Canarias ECONOMÍA E INDUSTRIA Educación POLÍTICA Política Económica Servicios públicos

EDUCACIÓN | CGT rechaza el falso optimismo de la rectora de la ULL

EBFNoticias |

El pasado miércoles 11 de mayo se celebró un Claustro en la Universidad de La Laguna, en el que el gerente presentó la liquidación de cuentas de la ULL del año 2021, que registran un superávit de 11,8 millones de euros. Tanto el gerente como la rectora, en sus respectivas intervenciones, «se mostraron orgullosos de este dato y lo presentaron como una muestra de buena gestión», indica CGT-ULL, sindicato que mostró su indignación por estas intervenciones y «nuestro rechazo a estas políticas de contención del gasto que están llevando a la ULL a una situación muy comprometida».

La formación sindical indica que los servicios públicos no se pueden gestionar como una empresa privada cuyo fin es generar beneficios. «Los servicios públicos necesitan una correcta financiación para que cumplan su objetivo, que en este caso no es otro que facilitar el acceso de la población a una universidad de calidad».

CGT-ULL quiere aclarar que dicho superávit ha sido conseguido, en buena parte, por la precarización del trabajo del PAS y de ciertos servicios, donde la falta de sustituciones del personal de baja, jubilaciones, vacantes, etc. está provocando que esos servicios estén al borde del colapso. No en vano, ya es frecuente el cierre de conserjerías, bibliotecas, etc. por la falta de personal. «Y no hablamos de unos días, hablamos de semanas, meses e incluso años. Ahora incluso se está tratando de conseguir que el Comité de Empresa dé el visto bueno a que algunas personas hagan funciones de otras categorías, además de tener a personal doblando turnos para evitar que se cierren algunas conserjerías. Entendemos esto como una clara apuesta por desmantelar servicios básicos para el funcionamiento de nuestra universidad con el fin de eliminarlos o privatizarlos, con las duras consecuencias que eso tendría para la supervivencia de este servicio público».

Desde CGT-ULL no se entiende que la rectora hable de la falta de financiación de la Universidad, mientras que su gerente presume de superávit.

En otro orden de cosas, también sorprende a CGT-ULL que la rectora, por desconocimiento o simple menosprecio, hable del convenio de colaboración firmado con la Dirección General de Función Pública del Gobierno de Canarias, cuando éste sólo hace referencia al personal de administración y servicios funcionario y no al laboral, como si este último no existiese o importase.

Por último, desde CGT-ULL se ve como curioso que la rectora parezca arrogarse el posible éxito, «aunque no se entiende como tal», de la Ley 20/2021 de reducción de la temporalidad, que obliga a reducir dicha temporalidad hasta el 8%, cuando hasta ahora no ha hecho nada por agilizar las convocatorias. «Tampoco ha tenido en cuenta la propuesta (que recogió después dicha ley) de CGT-ULL de incorporar el concurso de valoración de méritos como forma de acceder a la plantilla (algo permitido por legislación), por ser más ágil y justa para quienes llevan años prestando servicios en la ULL. Y, por supuesto, nunca tuvo a bien la Rectora reunirse con las personas contratadas y afectadas por el abuso de la temporalidad a pesar de solicitárselo desde la Plataforma Contratados ULL, a quienes ni siquiera le dio respuesta a su petición».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario