FIRMAS

OPINIÓN | Un día de furia | Adán Suárez

Hace poco anunció el Cabildo de Tenerife su proyecto estrella para hacer una circunvalación a La Laguna. Sin entrar a valorar los años que llevamos escuchando las mismas noticias con multitud de soluciones y que siempre son la definitiva; hagamos un poco de memoria.
La autopista del Norte -realmente autovía- sufrió una remodelación completa hace poco más de 20 años, donde se aprovechó para cambiar las canalizaciones, se eliminó la salida/mirador de El Sauzal, ampliaron lo que se pudo arcenes, mejora de la seguridad y se reasfaltó. Todo fue coincidiendo con la terminación del tramo desde el Puerto La Cruz hasta Los Realejos. Sumamos la remodelación de Padre Anchieta, remodelación Tres de Mayo, los túneles en la zona de Guajara, inauguración y remodelación de la Vía de Ronda, remodelación de la Autopista del Sur tramo S/C-Güímar, …. y un largo listado de modificaciones y desvíos provisionales; sin contar los problemas de circulación en el Sur o en el Norte a causa de las lluvias, accidentes o el colapso en horas puntas.
Creo que todos los que conducimos, en algún que otro momento, hemos sufrido esas colas interminables. Pero hay un sector, en especial, que lo ha padecido de manera muy especial: el transporte de mercancías. Recorridos que se pueden hacer en 40 o 50 minutos, se prolongan hasta las 2 horas o más; esto que parece sólo una pérdida de tiempo para el conductor, pero cuando se habla de transporte se transforma en dinero, en mucho dinero. No sólo por las pérdidas ocasionadas por el retraso, sino porque la jornada laboral de un conductor está limitada por Ley, porque el consumo de combustible es muy elevado con el vehículo a ralentí, porque existen penalizaciones por los retrasos en la entrega de la mercancía. Hay una serie de problemas que ahogan un poco más a un sector ya en decadencia.
Además, le añadimos el pequeño detalle de que todo el tráfico de mercancías pesadas pasa por delante del Recinto Ferial y el Auditorio, que son la entrada y salida del muelle. Quienes viajan entre islas con su coche, saben el tiempo que se tarda en salir del muelle en hora punta; es decir, cada vez que llega un barco. La mejora de la red viaria en Tenerife, es una asignatura pendiente, eso nadie la duda. Pero las mejoras tienen que venir acompañadas de soluciones reales para todos.
Hace unos pocos años, decidieron hacer un túnel en el muelle de Santa Cruz, para que los vehículos pudieran circular sin limitaciones; al mismo tiempo que abrían un nuevo espacio frente al Cabildo para los peatones. Se promocionó como el avance a la integración Puerto-Ciudad y se unía a la remodelación de la Plaza de España y la Vía Litoral. Pero nadie pensó que el problema seguía estando en la salida del muelle, nadie se acordó de los transportistas.
Les invito a que se paren en la escalinata del Auditorio -obra megapromocionada en el extranjero- y cuenten los camiones que pasan por delante de su fachada, las veces que suenan los claxon y las colas que se forman en los semáforos. ¿Es lo que buscamos promocionar?
En un territorio limitado como es Tenerife, la actual situación del tráfico, está terminando con lo poco que nos queda del transporte de mercancías. Mucho hablamos que hay que cuidar el motor económico que es el turismo, mucho se preocupan de hacer grandes campañas de publicidad e inversiones millonarias en infraestructuras y muy poco -por no decir nada- les importa la opinión de quienes mantienen toda esta estructura. Sin transporte no hay materiales, no hay comida, no hay luz, ni combustible. Si se sigue trabajando con la intención de tener titulares en la prensa, se están olvidando de todo un sector que nos proporciona nuestra calidad de vida. Por favor, aprendan de lo que ha pasado en Península e intenten incluir en sus proyectos a ‘todos’ los sectores implicados, no sólo a unos pocos. Ayuden al transporte de mercancías en su día a día o, quizás mañana, no podrán desarrollar ningún proyecto porque no habrá quien lo pueda ejecutar.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario