FIRMAS

OPINIÓN | Precios inasumibles | Óscar Izquierdo

El sector de la construcción no ha parado desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19, con muchas dificultades añadidas, ha mantenido un ritmo de trabajo suficiente, para que siga vivo el sistema productivo, gracias a su repercusión positiva en los demás sectores económicos, induciendo más empleo y fortaleciendo la actividad económica. También nos enfrentamos desde el primer momento, a una subida generalizada de los precios de las materias primas, sobre todo, de las provenientes de la zona extraeuropea, principalmente desde Asia. Lo advertimos y se nos calificó de alarmistas, que no era para tanto. La realidad es tozuda, porque cuando la construcción estornuda, la economía termina cogiendo la gripe. Insisto, porque es fundamental comprenderlo, que el sector es el único que en estos momentos está en pie, trabajando con potencialidad, fomentando operativamente la actividad productiva, arrastrando a los demás sectores económicos y creando empleo. Además, hay un aumento significativo de los autónomos, como consecuencia del auge de las obras de reforma, rehabilitación, conservación y mantenimiento.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia y las consecuencias que está teniendo en toda Europa y en el resto del mundo son incalculables. Lo primero que hay que lamentar es la propia guerra, injustificable en sí misma, con todo el horror y dolor que provoca. Incomprensible, que haya un genocidio de esta magnitud, en la etapa histórica que vivimos, en el corazón del continente occidental. Parece ser y lo es en realidad, un retroceso de la humanidad.

Este conflicto bélico, agrava, aún más, la crisis económica y el desorbitado incremento de los precios de la mayoría de las materias primas, que impacta, directa y negativamente en el sector de la construcción, en su tejido empresarial y en el mantenimiento o posibilidad de creación de empleo. Además, se están produciendo episodios de desabastecimiento, lo que significa dificultades añadidas para cumplir con los compromisos adquiridos mediante contrato, público o privado. Lo que está provocando que muchas licitaciones se queden desiertas, la paralización de otras obras y la contención en el comienzo de algunas, por la incertidumbre creada.

Desde principios del año pasado, se viene produciendo un agigantamiento generalizado de precios, en algunos casos sin precedentes, en determinados materiales básicos de la construcción, afectando directa y gravemente, tanto en el proceso edificatorio privado, como en la obra civil. Por ejemplo, los incrementos de enero a diciembre de 2021,  han sido en acero corrugado (53%), cobre (22%), aluminio (43%), petróleo Brent (40%), madera (30%), mezclas bituminosas (55%) y en energía (68%). El aumento de precios desproporcionado de las materias primas está haciendo inviable la ejecución de muchos proyectos y complicando sensiblemente la ejecución de algunos contratos públicos, poniendo en peligro, en ambos casos, la viabilidad de las empresas. Lo que significa, que una vez más, las obras de infraestructuras se van a retrasar, complicando el crecimiento económico, un desarrollo sostenible y el bienestar social.

El agravamiento es mayor ante la ausencia generalizada de mecanismos de revisión de precios en los contratos de obras públicas, debido a la reforma realizada en la Ley de Contratos del Sector Público en 2007 que supuso, en la práctica, su casi completa desaparición de los pliegos de contratación. Ya que, sin revisión de precios, desaparece el elemento fundamental para el reequilibrio económico de los contratos, siendo imposible la equivalencia de las prestaciones, perjudicando especialmente a las pymes y dejando al contratista a su riesgo y ventura, sin apoyo normativo alguno, por lo que es necesario hacer reformas legislativas que sirvan y no parches de dudosa aplicación, como se ha hecho hasta el momento. Hay que  implantar una revisión de precios automática en los contratos de obra, para situaciones de emergencia o sobrevenidas.

 

Oscar Izquierdo es Presidente de FEPECO

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario