Artes gráficas Cultura

CULTURA | TEA presenta el primer proyecto retrospectivo en España de la artista libanesa Etel Adnan

EBFNoticias |

TEA Tenerife Espacio de las Artes ha presentado la exposición Etel Adnan. Tras la línea del horizonte. Este proyecto, coproducido por TEA y el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía C3A, es el primero que recoge en España una retrospectiva sobre la trayectoria de la pintora, académica, poeta y escritora libanesa Etel Adnan (Beirut, 1925-París, 2021). El director artístico de TEA, Gilberto González, el director del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Juan Antonio Álvarez Reye, y el comisario de la exposición, Álvaro Rodríguez Fominaya, dieron a conocer los detalles de esta muestra que aborda la amplia actividad creativa y experimentación formal de Adnan a través de medio centenar de sus obras y que permite conocer todos los medios en los que produjo la creadora: pintura, dibujo, leporellos, cerámicas, textiles y sus películas en Super-8.

«El sentido de esta exposición en TEA era abrir una reflexión de la obra y de la figura de Etel Adnan», destacó Gilberto González quien explicó que «quien visite esta muestra la puede entender como una exposición enormemente vitalista, como un canto a la vida y que trasmite un gran optimismo, sin embargo, esto no debe hacernos olvidar quién es Etel y qué significó tanto en el campo de la poesía como del arte. Ella era una persona comprometida con su tiempo, sin ningún tipo de cesión en cuestiones ni de género, ni raza o lugar e hizo lo que creyó que debía hacer en cada momento, lo que la llevó a moverse, a trasladarse, a migrar e incluso a ser refugiada como víctima de la guerra civil de El Líbano».

Gilberto -quien adelantó que la propuesta expositiva se inaugura hoy [viernes 18], a las 19:00 horas, y que podrá visitarse de manera gratuita hasta el 30 de mayo- agradeció el apoyo de la propia Etel Adnan, que falleció tres días después de que este proyecto se inaugurara en Córdoba, así como la generosidad de The Estate of Etel Adnan, de la Galerie Lelong & Co. y de la viuda de la artista, Simone Fattal, ya que sin ellos «no habría sido posible esta exposición». También dio las gracias al C3A por trabajar desde un principio de manera conjunta con TEA en la realización de Etel Adnan. Tras la línea del horizonte, muestra que estará abierta de martes a viernes, de 12:00 a 20:00 horas, y los sábados, domingos y festivos, de 10:00 a 20:00 horas.

Por su parte, Juan Antonio Álvarez Reyes señaló que esta primera exposición que realizan de manera conjunta el C3A y TEA «ha quedado magnífica, muy distinta a la que se vio en Córdoba». En este sentido valoró que «trabajar unidos posibilita que se hagan proyectos relevantes como este que, de otra forma, no uniendo fuerzas, sería muy complicado».

«Etel Adnan habitaba el territorio de la ingravidez, y es lo que tratamos mostrar en esta exposición», subrayó Álvaro Rodríguez Fominaya quien puntualizó que esta propuesta tiene «una importancia histórica porque ayuda a establecer un nuevo canon en la Historia del Arte». «Etel -recordó- es una creadora que comenzó en el mundo del pensamiento y de la literatura pero que, a finales de los años 50, a partir de un viaje de emancipación y de lectura, comenzó a pintar. Y esto es lo que vemos en la exposición, un recorrido de cinco décadas que se centra especialmente en su último periodo, el de mayor creatividad, producción y calidad». Destacó que la muestra concluye con la videoinstalación I See Infinite Distance Between Any Point and Another, del colectivo artístico The Otolith Group, en la que se ve a Etel Adnan leyendo Sea (2011), un poema que conecta con el título de la exposición, elegido por la propia Adnan y que resume su posicionamiento vital: más allá.

Señaló además Rodríguez Fominaya que el desarrollo de este proyecto es fruto del diálogo con la propia artista, que tuvo su comienzo en el año 2020. «Esta es una de las muestras, tanto por calidad como por tamaño, más grandes que se han realizado a nivel internacional sobre esta influyente artista, a quien recientemente se le dedicó una gran retrospectiva en el Guggenheim de Nueva York».

«Cuando vemos el trabajo de Etel vemos una obra luminosa, pero es el reflejo de una vida intensa y con mucho sufrimiento también», indicó. «Uno de los aspectos que trata de resaltar esta muestra es la relación existente entre su trabajo escrito y su trabajo visual», agregó el comisario que además explicó que el estilo de la artista evolucionó desde posiciones cercanas a la abstracción geométrica más pura hasta acercarse al paisaje a partir de los años setenta, sin abandonar nunca su relación con la abstracción. No obstante, el carácter orgánico y luminoso es uno de los rasgos más reconocibles de sus óleos. El título de este proyecto expositivo habla también de la relación de la obra de Etel Adnan con el territorio y el paisaje. Y es que, como señala Fominaya, el libro Viaje al monte Tamalpais resume muchas de las ideas que Etel Adnan practicó en su obra plástica y que «definen su trayectoria creativa: la idea del horizonte, el viaje, el exilio, la identidad sexual y cultural, así como la noción de desplazamiento».

La exposición, cuyas obras pertenecen a las colecciones de la Galerie Lelong & Co., del Banco de España y del Museu d’Art Contemporani de Barcelona MACBA, se estructura en varias salas: Papel: Leporellos y dibujos; Pintura; Textiles y cerámicas y Obras en movimiento.

● Papel: Leporellos y dibujos. Etel Adnan se encontró por primera vez con los leporellos (técnica particular de plegado y de encolado de papel que genera un libro que se despliega como un acordeón) en el San Francisco de los años sesenta a través de Rick Barton. En sus primeros leporellos (1963) trabajó con textos en árabe de otros poetas (Badr Shakir Al Sayyab, Adonis o Mahmoud Darwish) y más tarde incorporó en ellos la obra de poetas franceses y norteamericanos como Lawrence Ferlinghetti. Para Adnan la noción de traducción se convierte en instrumental a la hora de trabajar con los leporellos. Este soporte introduce la cuestión del lenguaje en la obra visual de la artista, algo que será fundamental en su trayectoria. A partir de 1975 empezó a pintar sobre estos libros acordeón paisajes, formas abstractas o evocaciones de signos caligráficos, además de continuar trabajando con textos de otros autores. Al mismo tiempo que estos acordeones, el dibujo siempre acompañó a Adnan. En la exposición se incluyen dibujos de diversos periodos, comenzando en 1990 con una serie dedicada a la montaña Sainte-Victoire. Cabe resaltar que Adnan se enfrentaba al dibujo con una enorme libertad temática, que abarca desde el paisaje urbano hasta el bodegón. Igualmente experimentó indistintamente con grafito, tinta china o pastel.

● Pintura. La exposición incluye una amplia selección de sus recientes paisajes cósmicos, Planetas (2020) y Satélites (2020). En ellos, el espectador puede ver sus investigaciones sobre el círculo, que se contraponen a otras obras en la que el cuadrado toma un lugar preeminente. «El cuadrado es la pasión del círculo», decía la artista. Estas obras también reflejan una fascinación alrededor de la exploración espacial, especialmente los ámbitos a la intemperie, que aparece de manera continuada en sus reflexiones.

● Textiles y cerámicas. Etel Adnan comenzó a producir textiles tras un viaje a Túnez en 1965. Durante las primeras décadas la producción es escasa debido a la complejidad de las obras, pero a partir de 2013 realizó su producción de tapices y alfombras fundamentalmente con Les Ateliers Pinton, una histórica fábrica de tapices ubicada en Aubusson-Felletin (Francia). En los tapices y la alfombra incluidos en la muestra se aprecia la complejidad de estas obras de gran formato en las que integran muchos de los hallazgos del dibujo y los planos de color de sus pinturas.

● Obras en movimiento. En los años ochenta realizó setenta películas cortas con una cámara de Super-8, películas que recogen escenas cotidianas que la artista podía ver desde la ventana de su casa en Nueva York, pero también desde lugares en los que captaba el mar, el vuelo de los pájaros (un tema que también aparece puntualmente en su obra plástica), arroyos, bosques, centrales térmicas y edificios, y que son un documento fiel de su mirada durante esos años. En 2012 editó estos cortos, con música de Munir Bachir e incorporó esta nueva obra audiovisual a su repertorio creativo bajo el título de Motion. Ese mismo año fue cuando Otolith Group realizó la videoinstalación I See Infinite Distance Between Any Point and Another, vídeo que funciona como un estudio del silencio y la palabra, con imágenes microscópicas que toman el lugar de las pausas.

Etel Adnan, hija de una madre griega, cristiana y de un padre sirio musulmán, creció hablando griego y turco. Fue educada en un colegio francés y es en este idioma en el que comenzó a escribir sus primeros trabajos literarios. Estudió Filosofía en la Universidad de la Sorbona (París) y luego realizó una estancia en Harvard (Cambridge). Durante dos décadas impartió clases en la Universidad de California, pero en los años 70 regresó a Beirut donde compartió estudio con Simone Fattal, quien se convirtió en su pareja el resto de su vida. Abandonó Líbano con el estallido de la guerra civil y, tras un breve período en California, se instaló en París, donde falleció el 14 de noviembre de 2021.

Su novela Sitt Marie Rose (1977) fue galardonada con el Premio France Pays Arabes y publicada en más de diez idiomas. Su obra pictórica adquirió gran prestigio y difusión tras su inclusión en la Documenta de 2012. Adnan recibió numerosos premios por su contribución a la cultura, incluyendo, en 2014, el más alto honor cultural de Francia, la Orden de Caballero de las Artes y Letras.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario