Administración local ECONOMÍA E INDUSTRIA LA LAGUNA Obras Partidos POLÍTICA Política Económica Servicios públicos SOCIEDAD

LA LAGUNA | CC-PNC reprocha al alcalde que diera lecciones de moralidad mientras se saltaba las normas urbanísticas

Ante la callada por respuesta de Luis Yeray Gutiérrez a la petición de un pleno extraordinario, se ha solicitado su comparecencia en el pleno ordinario de marzo

EBFNoticias |

El portavoz del grupo municipal de Coalición Canaria-PNC en el Ayuntamiento de La Laguna, Jonathan Domínguez, expuso hoy en rueda de prensa que el alcalde Luis Yeray Gutiérrez, «lleva desde el día 1 de este mandato dando lecciones de moralidad a todos los que hemos gobernado en este municipio, pero resulta que se detecta que hace ya desde hace bastante tiempo estaba realizando obras ilegales en su casa; se estaba saltando a la torera las normas que son de obligado cumplimiento para todos los ciudadanos».

En ese sentido, Domínguez expuso que su grupo político ha registrado hoy en el Ayuntamiento la solicitud  de comparecencia del alcalde en el próximo pleno ordinario para que explique la situación y despeje las múltiples dudas de su proceder y las preguntas que se está haciendo la ciudadanía. Una decisión que ha adoptado el grupo nacionalista tras la callada por respuesta que ha dado el alcalde ante la petición, hace 48 horas, de que convocara un pleno extraordinario en 24 horas para que se pudiera defender en el espacio democrático donde están todos los grupos políticos representados y despejar cualquier duda o pregunta al respecto.

Así lo ha expresado el concejal Domínguez en rueda de prensa hoy junto con el secretario general de CC en La Laguna y concejal Fran Hernández, quien dijo que «se supone que un alcalde debería tener una conducta intachable, ejemplar y no saltarse las normas según le convenga, no hacer triquiñuelas y trampas en su beneficio y que tendría velar por los intereses de sus ciudadanos de igual a igual».

Preguntas

Domínguez abundó en las preguntas y dudas que han surgido tras este proceder del alcalde y la concejala de Cultura, tales como: «¿De verdad que el alcalde desconocía que para el tipo de obras que estaba realizando en su casa necesitaba de una licencia de obra mayor?»; «¿Sabía el alcalde que estaba incurriendo en una infracción urbanística?»;  «¿Se estaba haciendo la vista gorda por parte del concejal de Urbanismo, esperando que pasara el tiempo y dar lugar a la prescripción de la infracción?»;  ¿Puede tener la ciudadanía de La Laguna todas las garantías, la certeza de que su alcalde desconocía si los trámites urbanísticos eran o no los correctos?»; «¿Estaba defraudando el alcalde a la hacienda municipal?»; ¿Conocía el concejal de Urbanismo esta situación?».

El portavoz nacionalista abundó en que mientras que en cualquier barrio humilde de este municipio hay vecinos que, por construir un pequeño cuarto, o por techar un patio para que no se le moje la ropa de su familia con 4 hijos pequeños, personas que lo han hecho por necesidad, con determinadas características sociales, inmediatamente se les ha abierto expediente de disciplina urbanística. Sin embargo, «se sabe que al alcalde no se le ha abierto expediente, nadie de Urbanismo le ha investigado en tiempo y forma por unas obras que, en su caso, han sido para rodearse de mayores comodidades y lujo de su vivienda particular, nunca con fines de necesidad».

Al respecto, se pregunta «¿por qué no se le hizo al alcalde la inspección rutinaria desde Urbanismo para comprobar si el acto notificado se correspondía con lo ejecutado?» o «si no hubiera existido la denuncia del concejal Alfredo Gómez en el pleno del pasado 10 de febrero, ¿hubiera ido Urbanismo a realizar la inspección de rutina y habitual?, ¿se hubiera enterado el ciudadano de estos hechos?».

Domínguez insistió en que «ya está bien del discurso progresista, moralista que practica el alcalde, de presumir de ser progresista, de decir que está preocupado por problemas sociales de este municipio cuando solo demuestra que es un alcalde excesivamente ostentoso y que cree que está por encima de la ley».

También se pregunta sobre dónde está y qué dice el concejal Rubens Ascanio, «quien se había proclamado el adalid de la denuncia en mandatos pasados, pero, sin embargo, hoy por 3.300 euros al mes está callado, manteniendo en alcaldía a una persona por ese precio, pisoteando todos los principios que defendió durante años»