ECONOMÍA E INDUSTRIA Educación I+D+I Política Económica Servicios públicos TENERIFE UNIVERSIDAD

INVESTIGACIÓN | El claustro monográfico reclama reforzar los sistemas de gestión de la I+D

EBFNoticias |

El Claustro de la Universidad de La Laguna ha abordado este jueves día 24 de febrero de forma monográfica la situación de la investigación del centro académico, para conocer de primera mano su estado actual y sus retos de futuro. Si bien todos los grupos claustrales valoraron la competitiva actividad de esta institución en materia investigadora, añadieron que es necesario reforzar los sistemas de gestión de la I+D para descargar así a los investigadores de tareas burocráticas.

La sesión comenzó con un pronunciamiento de la rectora, Rosa Aguilar, en contra del conflicto bélico en Ucrania. Seguidamente, fue el vicerrector de Investigación y Transferencia, Ernesto Pereda, el encargado de presentar al órgano colegiado el panorama de la investigación en Canarias y muy concretamente en esta universidad.

Apuntó que al contrario de lo que sucede en el territorio peninsular, donde las universidades públicas doblan en número a las privadas, en Canarias es justo al revés: cuatro privadas -y otra que trata de serlo en ciernes- frente a dos universidades públicas.

El vicerrector explicó que la estructura empresarial de Canarias está configurada por un sector servicios que representa el 85% de la actividad, la construcción el 11% y la industria, donde caben más opciones de I+D, no llega al 4%. “Tenemos además la menor renta per cápita de España, lo que hace que estemos en un contexto desfavorable para la transferencia de la investigación al sistema productivo”.

En la Universidad de La Laguna hay matriculados un total de 20.430 alumnos matriculados, de los que un 6% realizan máster, otro 6% cursa el doctorado y resto, titulaciones de grado. Existen registrados 352 grupos de investigación. En cuanto al personal docente e investigador (PDI), la categoría más importante es la de profesores titulares, seguida de contratados doctores, catedráticos, ayudantes doctores y asociados. El número de mujeres investigadoras que están siendo contratadas es, a día de hoy, ligeramente mayor al de hombres, añadió.

Pereda afirmó que hoy el número de profesores es el mayor de la serie histórica, y el número menor, con 50 profesores menos, corresponde a 2018. Igualmente, la ratio profesor-alumno es hoy la más baja de la serie histórica, “algo muy positivo y dato incontestable”, señaló, sin contar con la nueva remesa de docentes que está en proceso.

Destacó que se han conseguido algo más de 6 millones por ingresos de proyectos europeos, al tiempo que se ha aumentado un 70% por ingresos de convenios públicos, y también ha habido un repunte de solicitudes de transferencia tanto desde el Cabildo como desde el Gobierno regional, en la idea de resolver problemas de interés para la ciudadanía. Descarbonización, transporte o nuevos modelos energéticos son algunos de los asuntos sobre los que versan estos contratos.

Se ha producido un 70% de aumento de importe de facturas de investigación, con una media de 20.000 euros. De hecho, en 2020 el importe total de facturas tramitadas ya superó los 6 millones de euros, por lo que destacó que el Servicio de Investigación ha tramitado más del doble de facturas que el resto de departamentos.

El tiempo promedio de pago ha disminuido un 30% y se han agrupado facturas de un mismo proveedor, para facilitar su tramitación. El número de publicaciones en abierto ha crecido, reduciendo así el dinero que se paga a editoriales. En cuanto al posicionamiento nacional e internacional de la ULL, el vicerrector explicó que pese a nuestra escasa financiación tenemos una investigación muy competitiva.

Panorámica general

El vicerrector se refirió a algunas novedades normativas y cómo afectarían a la institución. La nueva reforma laboral (RD 32/2021), entre otras medidas, elimina el antiguo contrato por Obra y Servicio, de tal modo que todas aquellas nuevas contrataciones que se realicen a partir del 30 de marzo deberán ser indefinidas. Por tanto, en caso de tener que finalizar un contrato, la indemnización correspondiente la deberá asumir la propia universidad. Pereda estimó positivo avanzar en este tipo de contratos porque darán más estabilidad a los trabajadores, pero conlleva un importante trabajo administrativo y legal detrás.

Sobre la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación destacó que propone un aumento paulatino del PIB dedicado a investigación con vistas a que en 2030 se pueda llegar al 1,25%, siempre que haya disponibilidad presupuestaria. Es decir, no cierra totalmente la propuesta, pero al menos es una declaración de intenciones. También modifica las condiciones del personal investigador, contemplando indemnizaciones para el predoctoral y crea una modalidad de contrato indefinido para posdoctorales que no computaría para la tasa de reposición e iría con cargo al propio presupuesto de las universidades.

En cuanto a las medias regionales, en la Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias, las dos universidades públicas han solicitado al ejecutivo que amplíe las líneas de investigación que contempla, dado que, con la actual formulación, no abarca ni la ciencia básica ni las Humanidades.

Pereda se refirió a diversos programas de captación de talento y estabilización, como el Catalina Ruiz, el cual ha logrado mejorar su cuantía, pasando de 30.000 a 40.000 euros anuales por contrato, y se ha conseguido que el programa Viera y Clavijo esté incluido en el listado de programas de excelencia I3 del ministerio, lo cual abre la puerta a la estabilización de sus beneficiarios. También habló del programa propio financiado por las fundaciones CajaCanarias y “la Caixa”, que ya han facilitado la incorporación de tres investigadores de excelencia.

Internamente, la Universidad de La Laguna ha desarrollado varias acciones para mejorar la comunicación y la ciencia abierta, como la puesta en marcha del Portal de Ciencia que, próximamente, incorporará información sobre contratos y convenios de investigación; los nuevos portales de investigación de institutos; el portal Research Gate ULL; varios acuerdos editoriales y participación en consorcios internacionales para tener unas condiciones de acceso a lectura y publicación más favorables en revistas de impacto; y la participación en la elaboración del Catálogo de Infraestructuras de Tenerife, que está a punto de salir.

Sobre las relaciones con la corporación insular, habló de que se está trabajando en un nuevo programa de transferencia que sea una evolución y mejora del actual Agustín de Betancourt. Pereda recalcó la importancia de estabilizar la Oficina de Transferencia, e informó de que justo la tarde de ayer el gerente de la universidad envió a la Junta de PAS Funcionario una propuesta para contar con una plantilla de técnicos estable. También señaló que se está trabajando para solucionar la problemática del personal técnico asignado al Servicio General de Apoyo a la Investigación, que desde mayo de 2021 no hay posibilidades legales de contratarlo bajo las actuales condiciones.

El vicerrector también puso en valor la labor que están desarrollando las diecisiete cátedras institucionales y de empresa activas, así como el nuevo proyecto de un Centro de Innovación en Desarrollo Sostenible que se pondrá en marcha junto al Gobierno de Canarias.

En cuanto alianzas internacionales, Ernesto Pereda mostró su optimismo por la vinculación de la Universidad de La Laguna en la Alianza STARS EUI, junto a ocho universidades de otras tantas regiones europeas, que permitirá concurrir con mayor fortaleza a las convocatorias competitivas europeas y contempla medidas como la creación de un campus europeo.

Finalmente, se refirió al Plan Estratégico de Investigación 2022-25, que está en plena fase de elaboración con vistas que se tramite en los próximos meses y pueda estar en marcha en el mes de julio. Para elaborarlo se ha hecho un importante estudio tanto externo, comparando la Universidad de La Laguna con otras de similares características (Las Palmas de Gran Canaria, Islas Baleares, Málaga, Extremadura, Carlos III de Madrid y Coruña), como interno, analizando varias dimensiones de todos los departamentos de la institución. A partir de ahí se ha generado un documento DAFO para detectar puntos de mejora y de fortalezas.

Pereda manifestó que es deseo de la institución que este documento sea abierto, por lo que, en dos próximos meses, el personal de vicerrectorado se reunirá con todos los departamentos, centros de estudios, institutos de investigación y otras entidades relacionadas con la ciencia, como el Servicio de Biblioteca o el STIC, para presentar, pero también debatir, este documento.

El vicerrector terminó señalando que el actual es un “momento de cambio importante para la I+D, basado en la excelencia, las colaboraciones internacionales, la transferencia y la igualdad de género y de oportunidades”, con dos grandes oportunidades internacionales como son los proyectos europeos MAC específicos para la Macaronesia, o la apertura a que las regiones ultraperiféricas puedan participar en el programa WIDENING, que conecta instituciones de regiones más desarrolladas con otras con menos capacidades.

Intervenciones

Tras la exposición del vicerrector, tocó el turno de intervenciones de los grupos claustrales. Espacio para la Unidad del PAS señaló que la creación de servicios a coste cero se ha demostrado poco factible y ha generado mayores problemas. Para su portavoz, la estructura de investigación debe sostenerse en la plantilla de esta organización, y no en entidades anexas, explicó.

Por su parte, el portavoz de Red de Participación Universitaria, del sector del profesorado, apuntó que hay que dejar trabajar a los investigadores, liberándoles de tareas de gestión que no les corresponden. Aplaudió la idea de descentralizar la gestión en esta materia en los campus, fortalecer los servicios administrativos en esta competencia, realizar un seguimiento del impacto de las medidas tomadas, canalizar las iniciativas de jóvenes investigadores, identificar grupos de investigación que ofrezcan un conocimiento vanguardista e innovador y promover la creación de empresas de base tecnológica, entre otras medidas.

Renovación Convergente, también del profesorado, sostuvo que la Universidad de La Laguna goza de buena reputación investigadora en el ámbito nacional e internacional. Con todo, señaló que la gestión de la investigación pesa muchas veces sobre los propios investigadores, lo que los disuade de abarcar esta tarea. A ello se añaden las labores de justificación de proyectos, que de nuevo supone una pesada losa. Hace falta pues mayor estructura de gestión en esta materia. El portavoz indicó que es pertinente contar con un plan estratégico de investigación por parte del Gobierno de Canarias para dotar de estabilidad a las plantillas.

Programa Alternativo para el Profesorado señaló que la actividad investigadora de esta universidad es relevante y sostenida en el tiempo en el sistema universitario español. El contexto social y económico para desarrollar la actividad de I+D+i no es el más proclive, como ya se dijo, y esta situación ha de revertirse, para lo cual, señaló su portavoz, el equipo de gobierno cuenta con el apoyo de este grupo claustral. Para este colectivo es necesario reforzar la estructura de plantilla, al tiempo que agilizar los plazos de contratación del profesorado, todo lo cual dificulta crear una política de planificación de la investigación y de captación de talento.

El vicerrector negó que los periodos de contratación sean mayores y de hecho señaló, en su turno de contestación, que se ha reducido al menos tres meses. Se felicitó por el buen talante del debate y porque muchos de los aspectos señalados acerca de los problemas de investigación, y también los retos, sean compartidos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario