Comunicación Cultura Enología Gastronomía Internet Literatura Motor Patrimonio Periodismo Prensa Redes sociales SOCIEDAD Tradiciones Turismo

VIAJES | San Felices de los Gallegos, en la Frontera. BMW R 1250 RT

EBFNoticias | Willy Sloe Gin |

Dicen del lugar que es el pueblo de las tres mentiras. No parece santo. A tenor de sus caras, andan escuetos de felicidades y que se sepa,  resulta prácticamente imposible encontrar algún oriundo de Galicia entre sus habitantes. Tres mentiras o verdades. ¡Quién sabe!

Es, en cualquier caso, poseedor de una belleza sobria, vetona, leonesa. Situado  a medio camino de Miróbriga y Almeida, ha sido siempre referente  por su Fuerte, sus murallas y su condición fronteriza. Española Miróbriga, portuguesa Almeida. Ambas, ciudades amuralladas nacidas para la defensa. Vértices ancestrales de un cuadrángulo  que ha convivido con asedios  y disputas de lo más variopinto.

Fuera seguramente en el siglo XVIII,  cuando la importancia de estos sitios agarra la dimensión inmensa que hoy día tienen. Y no fue otra cosa que la invasión napoleónica y su mayor consecuencia, “La Guerra de la Independencia”.

El cuadro se cierra con otro vértice magnífico. El Fuerte de la Concepción. Sito a la vera de Aldea del Obispo y actualmente convertido en hotel de lujo.

Pero es en San Felices donde nos encontramos con la fortificación más antigua de la comarca. A uno y otro lado de la Raya. Pueblo adornado, además, por una iglesia con cierto sabor románico y ciertamente desproporcionada por su tamaño. Una maravilla que preside la Plaza Mayor del sitio, tenga o no gallegos inscritos en su padrón.

Fueron aquellos tiempos dieciochescos,  singulares en todos los sentidos.

Españoles, ingleses, franceses y portugueses, anduvimos a tortas y cañonazos no pocos años. Uno contra otro con la alabanza de un tercero y la no poca curiosidad del cuarto. Al poco,  el curioso aliado con el segundo, que contaba con el beneplácito del tercero para a pasar por encima al español indefenso. No faltó mucho para que acabáramos dándonos mandobles todos contra todos. Curiosa diplomacia y curiosos fines se  gastaban y perseguían entonces…

Siempre he pensado y San Felices así lo corrobora, que no hay sentimiento más abyecto que el apoderamiento de identidades falsas. Sean por nacionalismos extremos o por supremacías raciales absurdas. El primero necesita de la expansión para su continuidad, como el segundo  nace y crece de lo más vomitivo de origen.

Cosas que recuerdan a otras bien cercanas…

¡Cómo no pensar en el Viaje!

Es un axioma indiscutible que la estupidez se cura viajando.

 

Y estas Tierras, están pintadas con carreteras perfectas para andarlas en moto. Ha sido la RT una compañera perfecta.

Precaución habrá de tomar el viajero por lo inclemente de las temperaturas que aderezan estas comarcas. Salvado este pequeño y gélido detalle, nada como recorrer estas partes plagadas de historias, leyendas y mil rutas. Seguro que cada cual encontrará la suya…

No perderse:

Almeida, Ciudad Rodrigo, Castelo Rodrigo, San Felices de los Gallegos, Fuerte de la Concepción, los Arribes del Duero, Siega Verde, la Sierra de Francia y toda la Península Ibérica.

Mi agradecimiento como siempre a BMW Motorrad España, BMW Movilnorte Motorrad, Onda Cero y a todos los que me acompañan sin saberlo…

Willy Sloe Gin

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario