Atención social Concienciación Educación Familia/Infancia Salud Sanidad

PSICOLOGÍA | La depresión infantil también existe

El 52,2 % de los padres y madres que han convivido con sus hijos menores durante la pandemia ha percibido cambios en su forma de ser. | Foto: Adobe Stock

Según datos de la OMS, el 2% de la población entre los 6 y los 12 años la sufre, una cifra que aumenta en jóvenes entre los 12 y 14, con una tasa de entre el 4 y el 6%

EBFNoticias |

Semblante triste, no te mira a la cara, no quiere ir al colegio, llora, quiere estar solo o sola, no quiere los juguetes o las actividades de siempre…. Se le pregunta qué le pasa y no sabe que responder, retira la mirada o con un leve movimiento de hombros indica que no sabe.

Tan pequeño, ¿cómo va a saber identificar lo que siente? Sabe que no está bien, pero no puede expresar por qué. Así pasan las semanas, desde los ojos del adulto se percibe que pasa algo, que algo ha cambiado: no juega, a veces no come, evita hablar y el contacto visual.

Se piensa que pueden ser cosas de la edad o, incluso, capricho infantil. Pero no, hay que parar, observar qué ha pasado, ampliar el campo visual del entorno y de la vida diaria y sentarse progenitores, maestros y familiares de referencia, y consultar con un especialista, porque la DEPRESIÓN INFANTIL también existe.

“Según los datos de la OMS, el 2% de menores entre 6 y 12 años la sufre, una cifra que aumenta entre los jóvenes de 12 a 14 años, con una tasa de afectación del 4 % al 6 %.” Datos que posiblemente hayan sufrido un aumento tras la pandemia y el cambio de estilo de vida en este último año.

Es urgente prestar atención a los más pequeños. Necesitan del adulto para crecer y poder lograr un adecuado desarrollo personal. Se necesita una detección precoz desde la Atención Primaria, se necesitan recursos especializados, se necesita una prevención para la depresión infantil, para evitar que se prolonguen los síntomas hasta la adolescencia o incluso en futuros adultos.

Con una adecuada evaluación del entorno y un modelo integral del desarrollo, así como un tratamiento psicológico especializado para el niño o la niña, junto con orientaciones para progenitores y su ámbito escolar, se podrán observar avances importantes.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario