FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Impacto de la pandemia en Canarias | Salvador García Llanos

El Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de publicar unos datos de Contabilidad Regional de España (CRE) que incluyen el año 2020 y que revelan hasta dónde ha sufrido Canarias en su economía las consecuencias de la pandemia generada por la COVID-19.

Un primer dato: el Archipiélago redujo su potencial de generación de riqueza, medido en términos de Producto Interior Bruto (PIB) regional, en nada menos que el 18,1% respecto al ejercicio anual precedente, 2019, que fue un año de los considerados normales.

Segundo dato: el PIB regional de Canarias en 2020, a precios corrientes, llegó a 39.162,6 millones de euros, por los 47.483,5 millones de 2019.

Ese potente impacto de la COVID-19 en la economía regional de 2020, sobre todo por las limitaciones a la movilidad de las personas y por las consecuencias singulares de la crisis sanitaria en la principal actividad económica de las Islas, el turismo, muy dependiente del exterior, supuso que el Archipiélago fuera la segunda región española con mayor caída relativa del PIB, con menos 18,1%, según las estimaciones reseñadas y solo algo menos que la comunidad autónoma con peor registro, Baleares, con menos 21,7%.

El efecto negativo de la COVID-19 en la salud pública y la movilidad de las personas y, con ello, en el sector turístico canario motivó que el Archipiélago redujera su potencial de generación de riqueza hasta 7,3 puntos más que la media española, en el -10,8%

La fuerte caída del PIB de Canarias en 2020 por la crisis sanitaria mundial desencadenada por el coronavirus implicó para las islas la pérdida de 18 puntos en su PIB regional, lo que representó 7,3 puntos más que la media nacional, en el 10,8 de caída en ese mismo año respecto a 2019. El promedio europeo se situó en menos 5,9%, casi la mitad del retroceso del Estado miembro España.

En términos absolutos, la pérdida de riqueza que ha afectado a Canarias representa el 6,5% de todo el valor medido para la caída del PIB español, lo que da buena cuenta del enorme impacto económico que tuvo la COVID en el Archipielago a lo largo de 2020. Ese dato absoluto de PIB per cápita supone que Canarias sea en 2020 la comunidad autónoma con riqueza repartida entre residentes más baja de España, con un valor absoluto que equivale al obtenido en 2002.

En definitiva, un impacto notable en el conjunto de la productividad económica de las islas. Ahora es cuando nos damos cuenta del alcance de lo que significa la merma de actividad en el sector servicios, muy dependiente de la llegada de viajeros desde el exterior.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario