FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | Ayudas a La Palma | Francisco Pomares

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, regresó de nuevo ayer a La Palma y aseguró que los damnificados por el volcán dispondrán a partir de hoy mismo de un sistema para solicitar online a través de la web del Ministerio del Interior cualquiera de las ayudas aprobadas por el Gobierno Sánchez para colaborar en la reconstrucción de la isla tras la crisis volcánica. Grande-Marlaska ha insistido en el mantra gubernamental de que no se dejará a nadie atrás (el mismo mensaje acuñado durante la pandemia), y se ha comprometido –también es recurrente- a que la emergencia no terminará en la isla cuando el volcán deje de echar lava “sino cuando los palmeros y palmeras afectados por la erupción, recuperen su vida anterior al 19 de septiembre”.

El ministro ha repetido punto por punto la agenda de las visitas ministeriales a la isla: asistencia al Puesto Avanzado de Mando de El Paso, acompañado por el delegado Anselmo Pestana, participación en la reunión operativa del Pevolca con el consejero Julio Pérez y el presidente insular, Mariano Hernández, y reuniones primero con efectivos de su departamento (en este caso agentes y guardias civiles de la isla o desplazados a ella) y luego con vecinos y damnificados. Es el mismo operativo de visitas que el Gobierno nacional ha diseñado –con mínimas excepciones- para todos sus ministros, de los que ya se han desplazado a la Palma nada menos que la mitad: después de la fulminante visita de Sánchez -llegó al atardecer del día en que entró en erupción el volcán- han viajado a la isla los ministros Alberto Garzón (Consumo), Ione Belarra (Derechos Sociales), Carolina Darias, (Sanidad) –lleva ya dos veces-, Margarita Robles (Defensa), Félix Bolaños (Presidencia), Isabel Rodríguez (Política Territorial), Fernando Grande-Marlaska (Interior) –la de ayer ha sido su segunda visita-, Nadia Calviño (vicepresidenta), Diana Morant (Ciencia)  y Luis Planas (Agricultura).  Aún no ha tenido el valor de acercarse la ministra de Turismo, Reyes Maroto, que se columpió alegremente destacando el valor turístico del espectáculo ofrecido por el volcán. Pagó el pato de intentar defender su cortijo. Y tuvo menos suerte que el presidente Torres, que había dicho antes lo mismo pero escapó casi entero. Y es que las declaraciones iniciales las carga el diablo.

No es que los ministros, ministras y ministres que han acudido en cabalgata lo hagan porque quieran aprovechar para ver el volcán. Es obvio que el Gobierno está decidido a demostrar su interés por lo que ocurre en La Palma, y convencer a los que han sufrido los estragos causados por la erupción de que el Gobierno de la nación no va a abandonarlos. El esfuerzo por poner en marcha medidas efectivas de ayuda a los damnificados es real, aunque a veces se enreda con la cacofonía de mensajes más o menos propagandísticos y promesas incumplibles. El Gobierno de España ha aprobado, vía Real Decreto-Ley, una panoplia de ayudas y medidas urgentes para hacer frente a los daños causados por la erupción volcánica de La Palma. Por un importe de 213 millones de euros, las ayudas se sumaron a los diez millones y medio aprobados por el Consejo para la compra urgente de viviendas y enseres domésticos, que fueron transferidos inmediatamente al Gobierno de Canarias, y son los recursos con los que el consejero Franquis inició la adquisición de las primeras 18 casas que –según ha asegurado hace pocos días el presidente Torres- se entregarán esta misma semana.

Sería injusto decir que el Gobierno Sánchez no se está ocupando  de La Palma. El problema es que las medidas tardan muchísimo en implementarse, y la situación en la isla comienza a ser de generalizado cabreo ante la lentitud con la que llegan las respuestas y las ayudas. A ver si la web de Marlaska funciona de verdad y todo empieza a acelerarse. Los palmeros llevan ya desesperando más de ocho semanas…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario