FIRMAS

OPINIÓN | Teoría de las restricciones | Momo Marrero

La actividad empresarial, tanto productiva como de servicios, está condicionada por una serie de restricciones internas y externas que no pocas veces conllevan problemas de compleja solución.  Según la RAE una restricción es una “limitación impuesta en el suministro de productos de consumo“. El israelita Eliyahu M. Goldratt, doctor en Física y empresario tecnológico, ante la necesidad de dar respuesta a un problema productivo de un cliente postuló la Teoría de las Restricciones, también conocida como TOC (acrónimo de la expresión inglesa Theory Of Constraints), expuesta en distintas publicaciones noveladas que llegarían a convertirse en bestsellers, como la muy recomendable “Necesario pero no suficiente” o las reconocidas “La meta” o “No es cuestión de suerte“.

La Teoría de las Restricciones o Teoría de las Limitaciones propone una “metodología empresarial que permite detectar los cuellos de botella en el proceso productivo que dificultan la consecución de los objetivos marcados por ineficiencia o ineficacia“, entendiendo por cuello de botella “todo elemento o acción que genera una disminución o ralentización del proceso productivo y que deviene en el encarecimiento del valor unitario de la producción“.

Existen tres tipos de restricciones:

  • Físicas

Recursos humanos o materiales que condicionan el aumento de la capacidad productiva

  • Legales

Marco normativo que determina la capacidad productiva

  • Mercado

Demanda existente de sus productos o servicios

Para detectar estos cuellos de botella es necesario analizar el proceso productivo en planta, observando cuidadosamente el lugar donde se produce, analizando los procesos y los tiempos. Para ello debemos seguir los siguientes pasos:

  • Identificar la restricción
  • Determinar cómo explotarla
  • Subordinar el proceso a la decisión anterior
  • Superar la restricción
  • Mejorar de forma continuada, regresando al punto inicial

Una vez identificado el o los cuellos de botella, los convertiremos en el centro del proceso productivo, adaptando todo el proceso a su capacidad y evitando así colas de manufactura (materia adicional) que no aportan valor.

Para evitar estos cuellos de botella hemos de hacer llegar la materia prima manufacturada con antelación al punto referenciado que genera el embudo, con el fin de evitar paradas o ralentización del proceso. Si se quiere ampliar la capacidad productiva se ha de mejorar la tecnología, duplicar ésta interna o externamente o aplicar el método establecido en  la Teoría de las Restricciones para la mejora de la capacidad productiva   denominado DBR  (Drum · Buffer · Rope, en español, Tambor · Amortiguador · Soga):

  • Drum

Tiempo determinado por la restricción en el proceso

  • Buffer

Márgenes de tiempo, con sus fluctuaciones, estimados en el proceso

  • Rope

Canal de enlace y comunicación que permite el flujo constante de material en el proceso

Imagen: Momo Marrero

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario