Administración local Cabildos Canarias Congreso de los Diputados Obras Partidos POLÍTICA Política Económica Seguridad y Emergencias Servicios públicos TENERIFE

EMERGENCIAS | Oramas demanda un puesto de salvamento marítimo permanente en el norte de Tenerife

La portavoz nacionalista insiste en la necesidad de que esta zona cuente con una embarcación de rescate para evitar la pérdida de vidas como la del joven Ale en octubre de 2019

EBFNoticias |

La portavoz de Coalición Canaria-PNC en el Congreso de los Diputados, Ana Oramas, demanda al Gobierno de España la creación de un puesto de salvamento marítimo con carácter permanente en la zona norte de Tenerife, una costa que actualmente se encuentra desprotegida ante cualquier accidente en el mar.
En la Proposición No de Ley (PNL) presentada hoy lunes 6 de septiembre, en la Cámara Baja, Oramas exige al Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana que ese puesto base disponga de una embarcación de rescate que garantice, como ya se hace en otras zonas de la Isla, “una intervención rápida y eficaz que minimice el tiempo de respuesta y que evite la pérdida de vidas humanas en esta costa”, donde el mar bate con mucha más fuerza y la corriente puede resultar bastante peligrosa.

La diputada nacionalista explica que, a pesar de esta circunstancia, a fecha de hoy en esta zona, el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Tenerife no dispone de embarcaciones de salvamento (Salvamar) ni de un puesto fijo, por lo que, cuando se produce algún accidente, los recursos se tienen que trasladar desde los puestos base ubicados en otros tres puntos de la Isla que se encuentran a una distancia bastante alejada del norte.

Las tres embarcaciones de rescate con las que, actualmente, cuenta Salvamento Marítimo para proteger toda la costa de Tenerife tienen base en Santa Cruz de Tenerife (este); Playa San Juan, municipio de Guía de Isora (oeste) y en Los Cristianos, municipio de Arona (sur). “La distancia y el propio carácter del mar, más bravo en la costa norte, juegan en contra cuando se trata de llegar a tiempo para salvar vidas”, lamenta Oramas.

Esto fue lo que sucedió el 5 de octubre de 2019, cuando Alejandro Torres González, un joven tinerfeño de 23 años de edad, perdió la vida tras caer al mar en Los Riscos de Martiánez, en el municipio del Puerto de la Cruz, tal como recoge la portavoz nacionalista en la iniciativa registrada hoy. Después de que su novia diera aviso, prosigue la PNL, se activó el dispositivo de búsqueda en el que participó un helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias. Ningún medio más se desplazó hasta la zona. Un rescatador se descolgó desde el helicóptero para rescatar de las rocas a la novia de Ale pero, a pesar de la insistencia de la chica que señalaba la zona donde se encontraba su novio, no se acudió, según consta en los testimonios posteriores de la propia afectada. Después de tres días de  búsqueda, su cuerpo fue encontrado cerca del Puerto de la Cruz.

Ana Oramas señala que la madre del joven, Natalia González, denunció ante la Fiscalía que el operativo de rescate en el momento del accidente había sido deficiente y, desde aquel trágico día, “inició una lucha incansable para pedir respuestas pero, sobre todo, soluciones oficiales con el único objetivo de que la muerte de su hijo no haya sido en vano”. Ante la falta de respuestas, un año y medio después, en mayo de 2021, Natalia puso en marcha una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org y, en apenas tres meses, las firmas registradas ronda la cifra de 30.000.

La portavoz nacionalista recuerda que esta petición, cuenta además con un amplio respaldo y apoyo popular, no solo en las redes sociales sino también a través de numerosos mensajes personales que Natalia y sus otras dos hijas adolescentes, hermanas de Ale, reciben cada día.

Oramas señala que “esta madre luchadora sabe que ninguna acción le devolverá a su hijo pero su mayor deseo es que con el apoyo de todos se evite que otra persona, otra madre, otro padre tenga que pasar por el dolor y el sufrimiento de perder a un hijo porque no había medios disponibles para salvar su vida”.