Seguridad y Emergencias Sucesos

LA PALMA | La colada ya ha generado un delta de unas 8 hectáreas en la zona de Tazacorte

EBFNoticias |

La erupción en la isla de La Palma sigue su curso dentro del guion geológico establecido. En la zona de la emisión, se sigue produciendo una actividad estromboliana que, en la jornada de este jueves no ha detectado movimientos diferenciados.

Su comportamiento sigue en los mismos parámetros de días pasado, con picos de mayor fuerza pero con una colada que avanza hacia el mar de manera estable y por encima de la primera colada. El fenómeno se sigue estudiando de manera estrecha tanto en el origen del volcán como en su llegada a la costa, donde se está produciendo un fenómeno de reacción de la lava con el agua de mar que se denomina penacho volcánico, cuyas emisiones de gases, de momento, no representan un peligro especial.

En la jornada de este jueves, se reportaba desde el litoral de Fuencaliente que se apreciaba en el ambiente un fuerte olor a «huevos podridos», algo habitual en las erupciones y con la llegada de la lava a la costa, por la presencia de dióxido de azufre. No obstante, siguen bajo confinamiento varios enclaves poblacionales de este municipio y se aconseja a la población a seguir utilizando medidas de protección.

El volcán visto desde el espacio

La erupción ya ha afectado a un total de 981 edificaciones, de las que 855 han  sido destruidas y 126 han padecido daños parciales.

La superficie que ha generado con la llegada de la colada al mar, que ya ha ocupado una profundidad de 24 metros, es un delta de unas 8 hectáreas, queque representa unos 8 campos de fútbol.

La superficie total que ha ha afectado el volcán ronda las 338 hectáreas.

Mientras, la lava sigue afectando a zonas de platanera y otros cultivo, siguiendo un trazado que discurre sobre la primera colada que llegó hasta Todoque, sin que por el momento se contemple un desdoblamiento de este caudal, que en alguna parte del recorrido se ha desviado pero ha vuelto a conectar con el flujo central.

La comunidad científica descarta, de memento, una disminución de la actividad del volcán de Cumbre Vieja, pues aseguran que sigue con su actividad fisural expulsando material y gases dentro de los parámetros que se han medido en los últimos días, «con una erupción de tipo estromboliano que tiene distintas fases, contando con pulsos más intensos y otros tramos más calmados», explicó la directora en Canarias del IGN, María José Blamco.

Desde el Pevolca se señalaba este jueves que el estudio de la calidad del aire es, en general, buena y se especificó que la expulsión de dióxido de azufre supera las 7.000 toneladas.

Durante esta jornada se han registrado más de medio centenar de terremotos, algunos de 3,3, algunas fases concentradas en el enjambre del pasado día 11 de septiembre y a profundidades superiores a los 10 kilómetros, aunque también se registraron movimientos superficiales en la zona de emisión.

La ceniza es el principal enemigo del perímetro de la zona de emisión, que con el paso de los días se amontona en azoteas, carreteras, techos y cualquier superficie. En esa labor se emplean voluntarios y profesionales, como los Bomberos de Tenerife