FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Un paso significativo de Ramón Michán | Salvador García Llanos

Ramón Michán Doña (derecha), junto a Manuel Siverio.

Ramón Michán Doña publica Ramón x 3 Una historia española (Ediciones Ibhuku-Atlántida Distribuciones), una narración autobiográfica de un director de hotel español que arranca con la vida de su abuelo, participante en la Guerra de Cuba; sigue con la vida de su obra, que combatió en la Guerra Civil española; y ofrece una visión particular de nuestro país a lo largo de los siglos XX y XXI, con especial atención al desarrollo del turismo, en la península y en las islas. Es la perspectiva de un profesional del sector, muy distinta –esa era su intención- “a los clichés de la propaganda turística”.

Y es que, en efecto, Michán da un paso significativo en su quehacer, sensible al hecho turístico, en el que no ha sido uno más. Su aportación al Centro de Iniciativas y Turismo (CIT) del Puerto de la Cruz, desde 2013, le valió un galardón de la entidad cuatro años después. Siempre atento a los antecedentes y a la evolución histórica, estudioso de personajes y episodios locales, fue de los primeros en llevar a cabo de forma personal unas rutas culturales. Su obsesión era que los clientes y visitantes se llevaran una impresión favorable de cómo se había gestado el turismo en la isla. Y les aportaba una información y una explicación interesantísimas.

En doscientas ochenta páginas y cincuenta cinco capítulos, el autor desmenuza sus vivencias y su esfuerzo personal, integrado en tres generaciones –de ahí el título- nacidas en Algeciras y que han vivido aquí desde el siglo XIX. Es una edición bilingüe, en castellano e inglés, lo que facilita el conocimiento de estudiantes e interesados. Ramón Michán Doña es un profesional del turismo, ejerció desde temprana edad en distintas responsabilidades, también como director de hotel hasta alcanzar la licenciatura en Filología Inglesa. O sea que conoce el negocio desde dentro, simultaneó trabajo con estudios, traspasó su caudal desde el Puerto de la Cruz al sur y asistió en primera fila al auge del sector en esta vertiente de la isla.

Michán narra en primera persona su proceso de formación y su largo desempeño en dependencias hoteleras, allí donde hay que tomar decisiones. Un profesional bragado, hecho a sí mismo, celoso y preocupado para hacer que la ciudadanía estuviera impuesta de lo que significa el turismo en una isla y de la trascendencia de las relaciones sociales cuando esa actividad productiva ya está consolidada pero sigue necesitada de profesionalidad, en momentos como el presente, por ejemplo, cuando la digitalización se impone. Michán vivió los momentos iniciales, plagados de voluntarismo, y también los presentes, plagados de innovaciones y exigencias.

Y su trayectoria turística, que se inició en 1962, está caracterizada por un modélico espíritu de superación. Después de una breve estancia en Las Palmas de Gran Canaria, arribó a Tenerife en octubre de 1968 y se afincó en el Puerto de la Cruz que ya había despegado y lucía los primeros establecimientos hoteleros y el asentamiento de turoperadores y agencias de viajes. Ya avanzada la década de los setenta, acudía a Santa Cruz para completar los cursos que le habilitarían como director de hotel.

Mucho mérito el suyo, sin duda. El autor agradece a cuantas personas –incluida su esposa- obraron con generosidad para que simultaneara trabajo y estudios. Se retiró en febrero de 2011, al cabo de un desempeño muy ponderado entre los profesionales del sector.

Ahora publica un libro bilingüe en el que relata sus experiencias y en el que acredita el conocimiento y la evolución del turismo al que estuvo ligado desde muy temprana edad. Una vida, personal y profesional, resumida en Ramón x 3, una sustantiva aportación a la historia del turismo insular.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario