Consumo Negocios Política Económica Salud Sanidad Servicios públicos Sostenibilidad

SALUD | El Colegio de Dentistas de Tenerife pide no recurrir a blanqueamientos sin control, al flexibilizarse el uso de la mascarilla

EBFNoticias 

Ante los cambios en la obligatoriedad del uso de la mascarilla en exteriores, siempre y cuando se mantenga la distancia establecida por las autoridades, un gran número de dentistas están viendo cómo aumentan las peticiones de información sobre el blanqueamiento dental. En este sentido, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife alerta, tal como ya han hecho otras entidades profesionales como el Consejo General de Dentistas de España, de los riesgos de realizarse este tratamiento sin control facultativo.

Existen empresas que promocionan sus productos en redes sociales y proponen la venta online de tratamientos de blanqueamiento dental sin el diagnóstico necesario del dentista o un seguimiento del proceso por parte del mismo.

Este tipo de ofertas publicitarias en materia sanitaria deben ser reguladas en beneficio de la salud bucodental de los ciudadanos, tal como el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife ha solicitado en diferentes ocasiones.

En este sentido, la presidente de la entidad colegial, Concepción Mercedes León Martínez, indica que «en 2015, tras varias reuniones de los colegios de dentistas canarios con los diferentes partidos políticos, el Parlamento Canario aprobó una Proposición no de Ley, en la que se pedía al Gobierno de Canarias instaurar una autorización previa de cualquier campaña. Es necesario avanzar en esta materia para garantizar la salud oral de los ciudadanos».

Productos que sólo pueden usar los dentistas

Es importante que el paciente sepa que, según la normativa española vigente, sólo pueden venderse al público general aquellos blanqueamientos dentales que tengan una concentración ≤0,1% de peróxido de hidrógeno, cuyos efectos son mínimos y, en ocasiones, inapreciables.

El uso de productos con una mayor concentración de este componente queda restringido a los dentistas. Llevar a cabo un tratamiento de este tipo en el domicilio, sin supervisión del odontólogo, puede derivar en daños para la salud bucodental, como inflamación de encías, deterioro del esmalte y sensibilidad dental, entre otros.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario