FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | Román se desinfla | Francisco Pomares

La reacción de Nueva Canarias al fraude legal que supone que el Gobierno Sánchez modificara el REF sin siquiera tener en cuenta la oposición unánime del Parlamento de Canarias, no se hizo esperar: en una carta que dirigió a la portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, Román Rodríguez exigió una reunión urgente con el PSOE, entendiendo que las modificaciones introducidas al REF en la aprobación de la ley antifraude –y otras de las que el Gobierno regional se enteró por la prensa– suponían de facto un incumplimiento del propio REF y de su blindaje estatutario. Y también del acuerdo suscrito entre el PSOE y Nueva Canarias en el Pacto de legislatura, por el que los nacionalistas de Román votaron la investidura de Sánchez y han respaldado todas las decisiones del Ejecutivo sanchista.

En su misiva a Adriana Lastra, el presidente de Nueva Canarias exigía una inmediata reunión con la dirección socialista, para reconducir la situación. Una reunión que –se dijo– tenía que producirse antes del encuentro bilateral de ambos Gobiernos –el de España y el de Canarias– que es legalmente preceptivo si se produce un informe parlamentario contrario a las intenciones ‘reformadoras’ de Hacienda. Lo cierto es que Lastra no le ha prestado mucha atención a la petición de Román, ni probablemente vaya a hacerlo. En el PSOE no tienen intención de reunirse con Rodríguez para discutir el Pacto de Legislatura, al menos hasta que se produzca un acuerdo intergubernamental sobre el recorte del diferencial canario.

Después del espectáculo de los socialistas canarios votando en el Parlamento de Canarias una cosa y en las Cortes otra completamente distinta, tanto Ferraz como Ángel Víctor Torres quieren evitar como sea que se produzca una nueva confrontación interna. Desde Ferraz se ha pedido a los socialistas canarios que asuman la línea del partido, prometiendo a cambio una futura reconsideración del diferencial, aunque nadie sabe cómo se plantearía, ni cuándo, ni bajo que formato sería efectivo. Sánchez intentó quitarle hierro al estropicio de su ministra, asegurando con ejemplar cinismo que su Gobierno es ‘respetuoso’ con el REF. Algunos afirman que eso demuestra la intención de rebajar tensión en la comisión bilateral. Yo no lo creo. Yo creo que vienen curvas. Ya veremos qué sapos está dispuesto a tragarse el presidente Torres en este nuevo escenario, y si sus colegas mesetarios le salvarán el trasero con un arreglo, o le dejarán ante la tesitura de tener que acudir al Constitucional en defensa de los fueros. Si no arreglan la papeleta ni le dejan recurrir a los tribunales, va a ser complicado venderlo aquí abajo, en la España tropical.

Pero la capacidad de Torres para bandearse, en este PSOE sanchista, donde toser dos veces se considera traición de lesa patria, es escasa. Por eso era esperable que Román Rodríguez intentara jugar la baza nacionalista, dejara a Torres hacer el papel de poli bueno, y –frente a las trapisondas de la ministra andaluza que planta a los alcaldes– asumiera el de poli malo. No parece que vaya a ser así, y eso que siempre insiste en que le sobran motivos para estar «muy enfadado» con la señora Montero.

Para el nacionalista Román es peligroso dejar pasar este asunto: sus antiguos colegas de Coalición Canaria van a convertir en prueba del algodón lo que haga Román en los próximos meses, si no se produce un cambio sustancial que resuelva satisfactoriamente para Canarias el escamoteo del diferencial fiscal. Si Román se desinfla o se esconde, lo va a tener muy difícil para mantener su pedigrí nacionalista, cada vez más condicionado por la presión que le supone compartir el poder regional con el PSOE.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario