Administración local Cabildos ECONOMÍA E INDUSTRIA POLÍTICA Política Económica Servicios públicos SOCIEDAD

ECONOMÍA | Empresas y autónomos podrán solicitar ayudas pese a no estar al día en el pago de impuestos

El Consejo de Gobierno ha dado el visto bueno a un proyecto de modificación puntual de la Ordenanza General de Subvenciones,  gracias a la cual no estar al corriente de las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social no será un obstáculo

EBFNoticias |

El Consejo de Gobierno del Cabildo de Tenerife ha aprobado un proyecto de modificación puntual de su propia Ordenanza General de Subvenciones gracias a la cual no será necesario -en las circunstancias excepcionales actuales-, para acceder a dichas ayudas estar al corriente de las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social por parte de las empresas y autónomos que se encuentren en esa situación y necesiten pedir alguna cantidad.

“No estar al corriente del pago de algún tributo con alguna administración por parte de las empresas y autónomos que soliciten la ayuda no será un obstáculo para acceder a las mismas”, explica el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín.

Añade que este proyecto deberá ser aprobado por el pleno y “quedan exceptuadas de las prohibiciones contenidas en las letras b y e del artículo 13, apartado 2º de la ley 38/2003 de 17 de noviembre General de Subvenciones que se refieren, entre otros aspectos, a no estar al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social impuestas por las disposiciones vigentes porque en estos momentos de crisis, con la pandemia aún por terminar de controlar; el Cabildo debe estar a la altura de las necesidades de las personas y empresas”.

Martín explica que “se trata de que las decisiones que tomemos lleguen a los que lo necesitan, y por ello buscamos con esta medida que permita remover obstáculos como pueden ser los requisitos difícilmente asumibles por la ciudadanía y los sectores productivos en este momento, y de este modo, puedan recibir el apoyo del Cabildo, justo en el momento que más se hace necesario”.

Esta medida se extiende asimismo a los colectivos más vulnerables como es el caso de las ayudas y becas a personas con discapacidad, ayudas destinadas a promover la generación de oportunidades y la empleabilidad de las personas beneficiarias.

Ampliación de plazo
Por otra parte el Cabildo, a través del área de Empleo, Desarrollo Económico y Acción Exterior ha ampliado hasta el 29 de octubre el plazo para que las empresas puedan acogerse a la segunda convocatoria de subvenciones para el mantenimiento del empleo tras la crisis del Covid-19, que está dotada con un presupuesto de 2,39 millones de euros.
Estas ayudas van dirigidas a empresas de hasta diez trabajadores que se vieron obligadas a aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que han retomado su actividad económica, reincorporando a la totalidad de su personal.
Con esta ampliación se da margen a las empresas que todavía están sufriendo las consecuencias de la pandemia y no han podido recuperar a la totalidad del personal, posibilitando que durante los próximos meses puedan reincorporar a totalidad de la plantilla.

La primera convocatoria estuvo dotada de 1,5 millones de euros y ya se encuentra resuelta. Las bases y la segunda convocatoria, que se abrió a mediados de diciembre, se encuentran publicadas en la página web de FIFEDE (www.fifede.org) y las solicitudes deben presentarse a través de la Sede Electrónica de la Fundación (sede.fifede.org).

Las personas físicas, entidades mercantiles con o sin personalidad jurídica propia, con capital íntegramente privado, legalmente constituidas, que tengan centros de trabajo en la isla de Tenerife que se acojan a este plan de subvenciones podrán recibir cuantías de entre 2.250 y 6.750 euros, en función del número de contratos afectados por ERTE y las jornadas de trabajo.

Las empresas beneficiarias se comprometerán a no efectuar ningún despido, ni reducción de la jornada laboral del personal de la empresa que se encontraba de alta a la fecha de la solicitud del ERTE, en los seis meses posteriores a su finalización.