Sin categorizar

OPINIÓN | Libertad y pluralismo, columnas de la democracia | Salvador García Llanos

En una fecha (3 de mayo) que no puede pasar inadvertida para los profesionales del periodismo, Día Mundial de la Libertad de prensa, hay que ponderar el anuncio hecho en la comisión de Cultura del Parlamento Europeo (PE) por el comisario de Mercado Interior de la Comisión Europea (CE), Thierry Breton, relativo a la promulgación de una ley orientada a la protección de todos los trabajadores del sector de la comunicación. El anuncio se produjo semanas después de que muriera asesinado el periodista griego Yorgos Karaivaz.

Breton, nacido en París en 1955, ha sido profesor en la Harvard Business School y Ministro de Economía de Francia. Ha ocupado los cargos de vicepresidente y director ejecutivo del Group Honeywell Bull, presidente y director ejecutivo de Thomson-RCA (1997-2002), y los mismos cargos de France Telecom (2002-2005). Actualmente, es presidente honorario de Thomson y France Telecom. Desde 2008, ha ejercido como primer responsable de Atos, una de las principales empresas de tecnología de la información del mundo (con 100.000 empleados en 72 países). De 2005 a 2007, fue ministro de Economía, Finanzas e Industria en tiempos que Jacques Chirac era el presidente de la República de Francia.

El comisario Breton adelantó que los eurodiputados que debatirán el nuevo texto legal incidirán en la situación de .los medios tras la pandemia de COVID-19 que ha impactado notablemente en el sector. Después de recordar que desde el pasado mes de diciembre se han llevado a cabo distintas actuaciones para defender la libertad de los periodistas, vigilar las violaciones de la libertad de los profesionales y apoyar con mecanismos legales a los periodistas amenazados, citó a Polonia, Hungría, República Checa y Eslovenia como países liderados por cuestionados liderados populistas en donde los riesgoshan aumentado sensiblemente. “Debemos defender al máximo la libertad de prensa que es, sin duda, una de las más sagradas”, explicó Breton.

El comisario francés admitió que las herramientas que tiene actualmente la Comisión para “intervenir en el área de la libertad de prensa son limitadas, especialmente al ver a varios países donde hay un aumento preocupante de la politización de los medios”. Ante la situación, reconoció que “indudablemente se necesita una herramienta complementaria”. En este sentido, afirmó que “debemos preparar una ley europea de libertad de prensa que complemente nuestro arsenal legislativo y asegurar que la libertad y el pluralismo sean los pilares de nuestras democracias”.

Es importante tener en cuenta los cambios que está atravesando el sector mediático, sobre todo por las posibles consecuencias “en su independencia y pluralismo”. Ello hace necesario vigilar más de cerca “la transparencia, independencia y la rendición de cuentas ante acciones que tratan de controlar la libertad de prensa”, según propugna Thierry Breton que remarcó en sede parlamentaria que “la medida habría de servir para fortalecer la gobernanza de los medios públicos” y, de paso, “evitar riesgos de politización y asegurar la diversidad y el pluralismo”.

Y es que la Comisión Europea también admite que la pandemia ha “acentuado las vulnerabilidades del sector de los medios”. Según datos del Ejecutivo comunitario, los medios de comunicación representan un 3 % del PIB de la Unión Europea, pero el confinamiento generalizado durante la primera ola de COVID 19 provocó “una caída de los ingresos por publicidad entre un 30 % y un 80 %, un porcentaje que se situó en el 20 % en el caso de la televisión”.

El aviso ya está lanzado por el comisario Breton y la pretensión de una norma europea requiere un debate en profundidad, capaz de contrastar criterios con los que, sobre todo, queden robustecidas las que pueden ser estimadas como columnas de la convivencia democrática en las coordenadas de la comunicación: libertad y pluralismo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario