Administración local Cabildos Patrimonio POLÍTICA SANTA CRUZ

SANTA CRUZ | La Asociación Nuestro Patrimonio apoya la ampliación del BIC de la zona de Los hoteles-Pino del Oro

EBFNoticias |

La Asociación Nuestro Patrimonio, ante las inesperadas diferencias surgidas entre el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y el Cabildo, con respecto a la incoación de un nuevo expediente para ampliar el Bien de Interés Cultural (BIC) Conjunto Histórico de Los Hoteles-Pino del Oro por la anulación judicial del anterior intento debido a la caducidad del plazo, y tras un recurso de un particular, muestra su apoyo a la ampliación de este BIC que promueve el Cabildo para preservar una parte de la ciudad, que «merece quedar integrada en el Conjunto Histórico y prevenir así su desaparición o alteración, al tiempo que promover su recuperación como potente factor de desarrollo cultural y de creación de riqueza y empleo para la ciudad».
La Asociación recuerda que esta ampliación, en el trámite que fue anulado judicialmente por cuestiones formales, ya tuvo el visto bueno de las administraciones públicas, el Ayuntamiento incluido, y de cuantos órganos asesores y consultivos e instituciones participan en este tipo de expedientes administrativos, de ahí que mostramos nuestra extrañeza por que ahora el consistorio afirme que es innecesaria la ampliación del BIC.
Debido a que el Ayuntamiento sostiene ahora que no se puede iniciar aún un nuevo expediente de ampliación del BIC porque la ley obliga a que transcurra un plazo de dos años desde la caducidad del trámite, esta asociación «exige que se garantice con todos los procedimientos legales al alcance, sean cautelares o permanentes, la protección de los valores patrimoniales que se prevé proteger con la nueva delimitación del Conjunto Histórico».
«Es decir, caso de que por resolución judicial -si el asunto acaba en litigio por parte del Ayuntamiento- se concluyera que no se puede aún iniciar de nuevo el expediente de ampliación del BIC, se asegure que todos los inmuebles que el Cabildo prevé incluir dentro de Los Hoteles-Pino del Oro reciban una protección legal alternativa», añade, a la vez que precisa, «como puede ser su inclusión en el Catálogo del nuevo Protección del Plan General de Ordenación, en la actualidad en redacción, a la espera de que pudiera ampliarse el Conjunto Histórico».
También reclaman que, si se paralizara la declaración del nuevo BIC, en el entorno de esas edificaciones «no se permitan en ningún caso actuaciones impactantes que desvirtuaran su posterior consideración como parte de un Conjunto Histórico, pues esta sería otra evidente amenaza».
La Asociación se mantendrá vigilante para que en esta controversia institucional el resultado no desemboque en que alguno o algunos de esos inmuebles que justificaban la ampliación del BIC sufran intervenciones como remontas o demoliciones parciales o totales que desvirtúen los valores que el Cabildo promueve proteger, así como obras impactantes en su entorno.
Con igual firmeza, la Asociación exige que, de forma paralela, se pongan en marcha todas las medidas legalmente posibles que incentiven el mantenimiento, la restauración y la rehabilitación por parte de sus propietarios, siempre que se respeten los valores patrimoniales de la ciudad.
La asociación quiere recordar literalmente parte de la justificación de la ampliación de Los Hoteles-Pino del Oro según consta justificada en el informe emitido por la Unidad Técnica de Patrimonio Histórico del Cabildo en el que se propone la modificación de la delimitación de este casco histórico:
«La ampliación del Conjunto se justifica por abarcar nuevos espacios de gran valor urbanístico, arquitectónico e histórico. En la zona de La Rambla se incluyen varios ejemplos de vivienda unifamiliar pertenecientes a burguesía santacrucera del tránsito del siglo XIX al XX, en estilo ecléctico o neocanario, con elementos modernistas. Entre ellos destacan los casos de Villa Petra, Villa Clara, la Casa Hodgson, Casa Guimerá, Casa Caulfield o los notables edificios de la C/ General Ramos Serrano. Pero también han de citarse el eclecticismo de la Casa Santos Díaz, el lenguaje racionalista del Edificio Cruz, de Marrero Regalado o el tipismo del inmueble situado en la esquina de La Rambla con la C/ Horacio Nelson.
En el límite sur y este del Conjunto, la ampliación obedece a la necesidad de ejercer un control edificatorio sobre los inmuebles situados en la acera de la C/ José Naveiras, orientada a una pieza tan singular como el Parque García Sanabria, así como por el hecho de que existen algunos ejemplos destacados de estilo racionalista, neocanario y ecléctico.
En el tramo sur parece evidente la necesidad de incluir las Casas Amarillas junto a la totalidad de la margen sur de la C/ Méndez Núñez, con edificaciones de Antonio Pintor de los primeros años del siglo XX, en lenguaje ecléctico, y entre los que destacan el edificio de la SERU, los ejemplos de la C/ Viera y Clavijo, así como la singularidad de la Casa Marco, con ribetes modernistas, junto con varios inmuebles en lenguaje racionalista ubicados en la C/ Callao de Lima y uno en la C/ del Pilar, colindante con la antigua Fábrica La Moderna.
Por último, se estima fundamental incluir en el BIC el conjunto integrado por los edificios pertenecientes a la Administración militar, levantados en buena parte en las dos últimas décadas del siglo XIX y entre los que destacan el edificio de la Capitanía General, la Maestranza, el Parque de Artillería, junto con el edificio de Intendencia, obra de Pintor. Junto con la emblemática Plaza Weyler, no sólo conforman un espacio urbano de una gran calidad arquitectónica y urbanística, sino que constituyen el nódulo a partir del cual se produce la expansión hacia el este de la ciudad y la génesis del Barrio de Los Hoteles.
Por lo demás, en algunos tramos el límite es desplazado del eje de las calles a los planos de fachada con la finalidad de evitar que, estando protegido uno de los lados de la vía, se evite que en la margen opuesta puedan surgir elementos constructivos o estéticos que devalúen la imagen histórica del Conjunto. […]
[…] La ampliación hacia el oeste-suroeste se justifica por la necesidad de otorgar protección auna construcción tan singular en el ámbito urbano de Santa Cruz como es la Plaza de Toros y el depósito de agua, de principios del siglo XX».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario