CORONAVIRUS | COVID-19 INMIGRACIÓN POLÍTICA Salud Sanidad Sindicatos SOCIEDAD

MIGRACIÓN | Intersindical Canaria responsabiliza a los gobiernos de Canarias y de España de incumplir las medidas de prevención y contención de la COVID en Las Raíces

El sindicato critica que mientras la población de Tenerife está en nivel III de alerta por coronavirus, en el macrocentro de Las Raíces se hacina a más de 2.000 personas en casetas de campaña

EBFNoticias | 

Intersindical Canaria responsabiliza a los gobiernos de Canarias y de España, así como a la asociación no gubernamental que gestiona Las Raíces, Accem, de que no se cumplan los protocolos COVID en el macrocentro debido a las malas condiciones del mismo.

El sindicato recuerda que las instalaciones ya contaba con deficiencias en el momento en el que se puso en marcha hace unos meses, “unas carencias que en todo este tiempo no se han corregido, al contrario, se han agravado debido a la llegada de más migrantes”, critica la representante de la Federación de Salud del sindicato, Patricia Hernández, que califica de “campo de concentración” a este espacio.

“Ubicado en una de las zonas más frías de Tenerife, en él se aglutina a más de 2.000 personas con carencias de alimentación, de abrigo y de asistencia sanitaria, unas deficiencias que han sido cubiertas por la voluntariedad de la sociedad canaria, y no por las instituciones”, denuncia Hernández.

La portavoz sindical afirma que la falta de control sanitario en este espacio ha intensificado las condiciones de insalubridad en la que conviven las personas alojadas en el centro. “Son habituales las aglomeraciones de los migrantes durante los turnos del servicio de comedor y de ducha, además de que duermen más de 12 personas en una misma caseta”, critica Hernández, que afirma que tanto la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, como el Gobierno de España, son conscientes de la imposibilidad de que en el campamento tinerfeño se pueda realizar dicho control.

Además, la portavoz sindical critica las deficiencias de los protocolos COVID, “miembros de Accem nos han indicado que las medidas sanitarias se limitan a la toma de temperatura de los usuarios una vez al día”.

En este sentido, Patricia Hernández afirma que el comportamiento de los ejecutivos canarios y español no se corresponde con un gobierno progresista, “no han puesto en marcha acciones que permitan mejorar las condiciones de vida en el macrocampamento, haciendo la vista gorda a la situación de precariedad en la que conviven los usuarios, unas condiciones que han sido denunciadas por numerosas asociaciones e, incluso, por instituciones públicas”.

Intersindical Canaria reclama el cierre de este macrocentro y que se distribuya a los migrantes entre otros espacios, tanto de Canarias como del territorio español, en los que sí existan condiciones dignas y se puedan aplicar los protocolos COVID.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario