FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Mujeres periodistas | Salvador García Llanos

Fue un acto singular, con sus emotividades y todo. Brotaba sensibilidad femenina por todos lados. Un distinguido broche, en la noche del martes pasado, a la conmemoración del 8 de marzo, Día de la Mujer, por parte del área de Igualdad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, consistente en un tributo a cuatro periodistas y profesionales de la comunicación cuya trayectoria, desde luego, es acreedora de reconocimiento. Las formalidades, como mandan los cánones o igual de tópico, como exigen las circunstancias. Las homenajeadas recogieron ellas mismas en una pequeña mesa lateral sus artísticos galardones acreditativos. Dos piezas musicales, para abrir y cerrar el acto, a cargo de un trío femenino de la banda municipal de música.

Todo muy delicado y muy logrado porque ya se encargaron las protagonistas de hacer unas intervenciones en las que fueron fieles a sus perfiles biográficos y profesionales. La lectura de los mismos se vio correspondida por los textos elaborados con mimo, significando valores que ponían de relieve desde el hecho vocacional al desempeño en sus respectivas tareas.

María Luisa Arozarena Marrero, Carmen Rodríguez Wangüemert, Mayte Castro García y Raquel Acirón Albertos, desde luego, se lucieron. Cada una de ellas, acaso unidas por el denominador común de haber trabajado en equipo con solvencia, sabiendo asumir responsabilidades y delegando tareas, ha acreditado que sus cometidos en el desarrollo mediático, en la docencia, en la difusión y en la investigación estuvieron guiados por el compromiso con la libertad y la información. Queriendo o sin querer, la suya fue una lección de periodismo.

Por eso, el alcalde José Manuel Bermúdez ponderó que “estas mujeres han demostrado desde hace décadas, con su apuesta por la vida y por la profesión, que estamos lejos de alcanzar una igualdad real pero que, con ejemplos como los suyos, estamos más cerca”. Insistió en que si las mujeres periodistas tienen una presencia mayoritaria en los medios, “no es así en los equipos directivos”. Sobre las homenajeadas, precisó que “comparten además un rasgo que es muy común entre sus compañeras de profesión: la preocupación por la defensa de las causas justas, normalmente muy presente en su quehacer diario, en el ejercicio de su profesión, que hace que se enfrenten a situaciones muy comprometidas desde un punto de vista social de una manera más empática”.

Unas palabras de Raquel Acirón, aptas para aludir a los problemas actuales o cotidianos de las mujeres periodistas, servirían para interpretar esas palabras de Bermúdez. “Quienes nos dedicamos al periodismo y la comunicación –dijo- tenemos una gran responsabilidad. Les invito a que nos detengamos unos minutos de la vorágine del día a día para observar cómo está representada la imagen de mujer estereotipada en los medios de comunicación y redes sociales”.

Afirmó que “es impensable que en pleno siglo XXI, las diferencias socioeconómicas entre sexos ocasionen que la mujer viva en una mayor precariedad laboral y que obtenga un menor salario. Es inadmisible que no exista una corresponsabilidad en la distribución de las tareas dedicadas al cuidado del hogar y la familia. Y es intolerable que aún tengamos que informar sobre mujeres que son violentadas y asesinadas por el mero hecho de ser mujer. Realidades que además destrozan la salud mental de las mujeres”.

Su conclusión es que “informamos, socializamos, creamos opinión y no podemos seguir contribuyendo y siendo cómplices, bajo ninguna circunstancia, de mensajes que anulan, invisibilizan o culpabilizan a las mujeres y mucho menos cuando se trata de mujeres que sufren las violencias machistas”.

El pensamiento de Raquel Acirón es que “no podemos continuar propagando y perpetuando mensajes que justifican y/o empoderan al maltratador”. Y remató: “Si no somos capaces de comunicar con propiedad, estaremos acabando con la esencia de nuestro oficio y fracasando además como personas”.

Los aplausos que rubricaron esta y todas las intervenciones anteriores, procedentes de un público mayoritariamente femenino, fueron el sonido de quienes también reconocieron una trayectoria admirable. ¡Enhorabuena!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario