FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | La Televisión del futuro | Salvador García Llanos

Según el último estudio de la Asociación de la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), integrada por más de ciento sesenta empresas o firmas relacionadas con los medios, tres de cada cuatro internautas están suscritos a alguna plataforma de video (Netflix, HBO, Amazon…), en tanto que uno de cada tres utiliza la televisión para conectarse a Internet y usa más programas y aplicaciones que antes del confinamiento.

O sea, que la pandemia ha ido cambiando nuestros hábitos ante el televisor. Ello genera las dudas de cómo será la televisión del futuro. Ya está anunciada la aparición de otras plataformas en nuestro país. La pregunta es si hay hueco para todas. Y otra: ¿dispondremos de tiempo para ver todo lo que nos interesa? Aún más: ¿cómo se las arreglará la oferta? Es evidente que pasaremos la contraprogramación a la superprogramación.

En efecto, las cadenas de televisión llamemos tradicionales antes se “contraprogramaban” en su emisión lineal pero esa estrategia debe evolucionar y, de hecho, la nueva Ley de Comunicación Audiovisual permitirá posiblemente que las cadenas no tengan que avisar con días de antelación sobre el horario de emisión. La profesora de Comunicación, Elena Neira, asegura que hemos pasado de la contraprogramación de contenidos a una superprogramación, donde cada plataforma ofrece programas tan variados y numerosos que es imposible verlos todos. Es la estrategia para conseguir nuevos suscriptores y mantener a los que ya tienen.

Van a cambiar hasta los mandos. Ahora, además de los números de los canales, aparecerán hasta los logos de las plataformas. Tengamos presente que tanto las plataformas de vídeo como la televisión tradicional comparten algo relevante: el usuario busca un contenido para convertirse en un receptor pasivo durante la duración del programa.

El director del grado en Comunicación, profesor e investigador de la Universidad Camilo José Cela, Jorge Gallardo-Camacho, director adjunto, además, del programa ‘Espejo público’ de Atresmedia, cree que hay espacio para todos: “La televisión tradicional lineal –escribe- convivirá con los nuevos videoclubs online y seguirá existiendo no solo para mostrarnos eventos o programas en directo. Y me remito a los 17,1 millones de espectadores que se sentaron delante de sus pantallas a la misma hora para ver en la CBS la entrevista grabada de Oprah Winfrey a Meghan Markle y el Príncipe Harry. Eso demuestra que la televisión lineal sigue teniendo poder de convocatoria”.

En fin, que la evolución tecnológica influirá decisivamente en los modos de consumir televisión. Nos preguntamos si ello no producirá una saturación. Porque la dependencia es cada vez más notoria. Si antes existía la teleadicción, ahora se hablará de una suerte de subordinación, al menos entre las cuatro paredes del domicilio. Habrá que afinar mucho, y bien, para seleccionar y acceder a los contenidos. La tele y las plataformas –habrá que decir- que, desde la distancia, todo lo pueden.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario