FIRMAS Marisol Ayala

Volando bajito | A Benito le dolía el carnaval | Marisol Ayala

No he encontrado a nadie que no me hable bien del querido compañero Benito Falcón, fallecido hace unos días. El frenesí de las redes es una carrera sin límites para dar una noticia, una exclusiva, ahora la muerte de Benito. En ese corre corre que todos conocemos por unos segundos escondo el deseo de que la noticia de la inesperada muerte no sea cierta, que todo haya sido un error.

La pantalla me devuelve una realidad dolorosa. Hago una llamada y desgraciadamente me confirma la muerte.  A nuestro amigo y compañero le falló el corazón ahora, cuando más tranquilo estaba, jubilado y viendo la vida pasar, sin prisa. Sí nos veíamos el saludo no podía ser un saludo de compromiso, no. Benito se interesaba por todo con pasión era un vitalista. No creo que haya dejado un solo enemigo.

Y si lo tuvo es que la otra parte no buscó una oportunidad u otra conversación con el amigo fallecido.  Era un gran tipo. Servicial hasta decir basta, tenía una debilidad, el carnaval. Lo vivía como el carnavalero que era y el informador riguroso que vibraba con la música y con las murgas. Era muy murguero. Toñi su mujer y en general su familia vivían las fiestas con la misma pasión que papá Benito; quiso una pirueta del destino que justo el año que el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria se celebra sin la explosión de fiestas anteriores Benito decidiera retirarse y descansar.

Habrá que ver si es capaz porque  estoy segura de que Benito Falcón ya tiene en la cabeza un baile de disfraces allá donde esté. Pocos como él conocían la fiesta de las fiestas, sus dimes y diretes, su grandeza y sus miserias. Nadie duda de que en el carnaval de LPGC Benito siempre trabajó a favor de obra, allanando el camino.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario