FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | El podio de Montero | Francisco Pomares

Miguel Montero

Miguel Montero, director general de Dependencia en Canarias y troll tuitero en horas de trabajo, volvió ayer a hacer un ridículo espantoso al cuestionar las cifras de una información de la agencia EFE, en la que se aseguraba que más de cinco mil dependientes fallecieron en Canarias de marzo a diciembre de 2020, de los que 1.045 de ellos estaban en lista de espera para ser atendidos.

Algo más de tres personas fallecidas al día, esperando ser atendidas, un verdadero drama. Montero desmintió la cifra alegando que el error provenía de la nota de EFE, lo que fue inmediatamente contestado por EFE, que le recordó que los datos aportados proceden del informe de la Asociación Estatal de Directores de Servicios Sociales, que realiza un pormenorizado análisis de la situación de la Dependencia en Canarias, en el que –entre otras cosas– explica que “la tasa de mortalidad ha sido superior a lo esperado” en relación a los años anteriores, y que la mortalidad de las personas atendidas es muy superior entre los dependientes que viven en residencias que entre aquellos que son atendidos en sus hogares.

La Asociación Estatal de Directores de Servicios Sociales mantiene un observatorio independiente cuyos diagnósticos son aceptados por todo el mundo. Pero Montero prefiere desmentirlos, probablemente porque el hombre no entiende lo que dicen las cifras… Y aunque sean dramáticas, no es tan complicado entender lo que significan: a 28 de febrero de este año, había en Canarias 6.494 personas con derecho reconocido esperando la prestación, y 15.278 esperando que se produzca la valoración de su solicitud. Cuando Noemí Santana y Miguel Montero se hicieron cargo de la Dependencia, tras llegar al Gobierno en julio de 2019, había 8.836 personas con derecho reconocido, esperando recibir la prestación, 2.342 más que ahora.

Ese es el dato que desde el departamento de Montero se convierte en un éxito extraordinario, y lo es –al menos para quienes han conseguido empezar a cobrar un derecho reconocido– pero debe confrontarse con el hecho de que las 13.629 personas que esperaban ser valoradas han pasado a ser 1.649 más. Lo que ha hecho Montero es poner a trabajar en tramitar pagos a la gente que tenía haciendo valoraciones. Pero la cantidad de gente colgada en Dependencia por uno u otro motivo apenas ha bajado desde que llegaron a la Consejería de Derechos Sociales en menos de 700 personas.

Mientras, y a pesar del triunfalismo de Montero –“Canarias en el podio de la Dependencia” se atreve a colgar en twitter mientras la gente sigue muriendo a la espera- la inversión media en Canarias sigue siendo de 67 euros por habitante, frente a los 152 de media nacional, Canarias tarda en resolver un expediente más del doble (927 días– que la media nacional (430 días), y 233 días más que la siguiente región española que peor lo hace, que es Andalucía. Canarias sólo atiende actualmente al 11,6 por ciento de sus dependientes potenciales, por un 18 por ciento en el conjunto de España, y es una de las tres regiones españolas –sólo superada por La Rioja y Cataluña– con más personas en lo que los Directores de Servicios Sociales denominan ‘limbo de la Dependencia’. Y esas son las cifras que –dice Montero– colocan a Canarias en el “podio de gestión de la Dependencia”, según escribió el miércoles en twitter.

Montero probablemente cree que la pelea que su departamento tiene que librar se libra en las redes, como las guerras de difamación, insultos y mentiras a las que lleva dedicándose desde hace años detrás de unos cuantos perfiles maquillados. Pero si yo fuera él, en vez de sacar pecho y presumir de estar sobre un podio desde el que se ven mil muertos desatendidos en diez meses, estaría trabajando, no mandando tuits. Y bastante avergonzado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario