FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

OPINIÓN | Segunda oportunidad de los contribuyentes | Juan Miguel Munguía Torres

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 2021, en relación con la impugnación de una autoliquidación del Impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), más conocido como plusvalía municipal donde el contribuyente, tras abonar dicho impuesto, instó la rectificación de su autoliquidación y la devolución de los importes satisfechos por entender que eran indebidos al no proceder la exigencia del tributo. La solicitud le fue desestimada mediante una resolución del Ayuntamiento que quedó firme y consentida. Años más tarde, pero todavía dentro del plazo de prescripción, ese mismo contribuyente presentó una nueva solicitud de rectificación, insistiendo en el mismo argumento, es decir, que no procedía ingresar cantidad alguna en concepto de IIVTNU por cuanto la transmisión del inmueble no había generado rendimiento alguno.

Sin embargo lo importante de la sentencia es que dentro del término de los cuatro años siguientes a los que se puede solicitar la revisión, resulta que el Tribunal Supremo recoge que «no habría inconveniente en reconocer que, pese a una primera denegación, en aquellos supuestos en que no haya liquidación en sentido jurídicamente recognoscible, la rectificación se puede reproducir dentro del plazo de cuatro años de prescripción extintivasi se funda en causa, hechos o circunstancias sobrevenidas distintas de las que fueron motivadoras de la primera solicitud, esto es, que no pudieron ser conocidas y, por ello, esgrimidas en ese momento, con el exclusivo límite estructural del principio de buena fe […]». Si el acto resolutorio no realiza una cuantificación y determinación del importe de la deuda tributaria o de la cantidad que, en su caso, resulte a devolver o a compensar, en principio, no cabe calificar el acto de liquidación, y por tanto puede a volverse a solicitar la devolución por ingresos indebidos nuevamente exponiendo un recurso.

Una vez sentado que en el caso de autos no existe ninguna liquidación, debemos señalar que no existe impedimento alguno en la normativa tributaria para que un contribuyente solicite, dentro del plazo de prescripción( cuatros años) , una segunda rectificación de su autoliquidación con la consiguiente devolución de ingresos conforme la Ley General Tributaria que recoge » cuando un obligado tributario considere que la presentación de una autoliquidación ha dado lugar a un ingreso indebido, podrá instar la rectificación de la autoliquidación de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 120 de esta ley «. Y » cuando un obligado tributario considere que una autoliquidación ha perjudicado de cualquier modo sus intereses legítimos, podrá instar la rectificación de dicha autoliquidación de acuerdo con el procedimiento que se regule reglamentariamente”

Esta es la forma que tiene el Tribunal Supremo de equilibrar la balanza entre los contribuyentes y la Administración tributaria, dando una nueva oportunidad para recuperar los impuestos satisfechos como ingresos indebidos si, con posterioridad, las normas en las que la Administración tributaria fundó la denegación de la pretensión del obligado tributario sean declaradas inconstitucionales o contrarias al Derecho de la Unión Europea.

 

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario