Periodismo Prensa SOCIEDAD Televisión

ENTREVISTA | Alejandro Rodríguez, periodista en Tenerife, Madrid y Miami: “Nací en Canarias y sí se puede”

EBFNoticias | Candela Hernández Sanz | Fotos: cedidas | 

Alejandro Rodríguez nació en Tenerife en 1985. Estudió arte dramático en la Universidad de Kent, en Canterbury, Reino Unido, de la mano de profesionales como Michael Garbon, actor de Dumbledore en la saga Harry Potter. Más adelante realizó la carrera de Periodismo en la Universidad de Nebrija, Madrid. Actualmente trabaja en un programa de Telemundo en Miami como presentador y productor creativo, además de ser corresponsal en EE.UU. de Telecinco.

¿Cómo comenzó tu carrera periodística?

Realmente mi sueño era ser actor, por eso estudié interpretación. Sin embargo, Radio y Televisión Canaria (RTVC) me dio la oportunidad de participar en un programa a mis 21 años y de ahí no paré. Fue con Código abierto cuando me empezó a gustar la actualidad.

Un día me llamaron de Telecinco para facilitarles un contacto y al siguiente para realizar un casting en el que me acabaron escogiendo para dirigir los exteriores del reality Foto de Familia en Canarias.

Después me destinaron a Madrid, donde trabajé en el programa de Ana Rosa Quintana durante 14 años.

¿Por qué el cambio de España a Estados Unidos?

Trabajar en el programa de Ana Rosa era muy duro porque hacíamos directos todos los días. Esto suponía recorrer España para ser los primeros en tener la información y entrevistas exclusivas, lo que implicaba una lucha brutal con Antena 3 por las mañanas.

Además, casi todos eran casos de pederastia, abusos y juicios. Por todo esto, empecé a tener problemas de salud, molestias en el cuerpo y ansiedad prácticamente todos los días. Sabía que tenía que cambiar de vida, así que realicé una lista de productoras de Miami y casualmente en una me conocían. Gracias a esto me nombraron corresponsal de España en Telemundo en el programa de Suelta la Sopa. Estuve de prueba un año y actualmente sigo trabajando ahí, además de ser corresponsal para Telecinco.

¿Cómo cambió tu vida este cambio de trayectoria?

El cambio más radical fue a nivel diario. En Madrid no tenía vida porque no me establecí de forma normal a causa de los viajes, que eran desde el domingo por la mañana hasta el viernes noche para grabar reportajes y emitirlos el lunes por la mañana.

Prácticamente no tengo ninguna amistad tras 14 años en la capital. Aunque amo mi trabajo, me siento realizado y mi felicidad viene de él, vivía esclavizado por mi empleo.

Ahora, trabajando en Miami, tengo tranquilidad, un horario fijo y muchísima menos presión. De hecho, Ana Rosa me comenta cada día mi visible mejora, hasta he perdido 19 kilos gracias a mi nueva calidad de vida.

“Cuando llegaba antes que la Policía había momentos en los que me jugaba la vida”

¿Qué diferencias crees que distinguen al periodismo español y al estadounidense?

Una diferencia que me marcó a mi es la seguridad. En la sección actualidad no eres bien recibido en casi ningún sitio, me llegaron hasta a amenazar con un cuchillo. Se volvió viral un vídeo en el que, estando en directo con Ana Rosa, me lanzaron una escalera de un cuarto piso y un ladrillo. Cuando llegaba antes que la Policía había momentos en los que me jugaba claramente la vida.

La figura del periodista de sucesos en España está muy desprotegida, yo iba prácticamente solo. En EE. UU. cuando voy a grabar a otros países me facilitan escoltas, y en el propio país tengo un equipo de cuatro o cinco personas.

Sin embargo, siempre estaré agradecido al periodismo español. Me enseñó a ser riguroso y darle prioridad a la información exclusiva y bien contrastada. En EUA se le da mucha importancia a la imagen, siento que a veces por encima de la información.

Por otra parte, el nexo entre ambos mercados es la relevancia de atraer a la audiencia por la manera de narrar las historias. La televisión es un examen continuo, y si hoy no funciona mañana te mandan a la calle.

¿Cómo llevas la conexión entre EE. UU. y Canarias?

Actualmente las fronteras entre EE. UU. y España están cerradas, por lo que llevo un año y cuatro meses sin ir a Canarias ni ver a mi familia, me relaciono con mis padres únicamente por FaceTime.

La parte positiva es que soy solitario y de ambición muy positiva, no necesito mucho para sentirme bien. Además, estoy agradecido por tener trabajo en un lugar tan importante, estando aún conectado personal y laboralmente con mi país y con mi calidad de vida actual. Por suerte, mis amigos de Miami se han convertido en mi familia. No tengo nada de qué quejarme.

¿Qué consejos darías a los periodistas y profesionales de comunicación respecto a salir fuera de Canarias y España?

Pienso que cuando se es joven no hay que acomodarse, sino vivir intensamente tanto a nivel personal como profesional. También exprimir el entusiasmo de luchar por nuestros objetivos, yo los tenía y tengo muy claros. Es una forma de crecer y de abrirnos a otros mundos muy importantes, y para volver  a tu país siempre hay tiempo.

En Canarias, un sitio donde los medios cierran en masa y otros como RTVC ¡no son muy abiertos a la hora de aceptar gente, se puede y es relevante recordar otras salidas. Yo aconsejo salir lo antes posible, nací en Canarias y sí se puede triunfar pese a que sea la pescadilla que se muerde la cola, no trabajas porque no tienes práctica y no la puedes obtener porque no te contratan.. Pero toda experiencia es importante, así, cuando surja la gran oportunidad estarás preparado.

¿Te queda algún objetivo periodístico en terreno canario por realizar?

La espina que tengo clavada respecto a mi tierra es presentar Carnavales. Nunca me han llamado y para nosotros es culminante, sería trabajar con lo que me criaron.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario