FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Sentirse informados antes que saberse informados | Salvador García Llanos

En alguna ocasión nos hemos referido a Periodismo 2030, un espacio de debate sobre la profesión periodística, impulsado por los periodistas Fernando Jáuregui y Sergio Martín. Los debates y estudios que se hacen tienen como objetivo analizar en profundidad cuestiones latentes como el futuro de la prensa de papel, las noticias falsas, hacia dónde van las radios y las televisiones de todo tipo, la supervivencia ante las redes sociales, los muros de pago, el periodismo espectáculo, el periodismo personalizado o qué va a ser de la libertad de expresión, tal como era.

Periodismo 2030 ha publicado recientemente una encuesta (GAD·Fundación AXA) cuyos resultados permiten concluir que los españoles, en general, se consideran bien informados y que la televisión es la principal vía de entrada de las noticias en los hogares. Los encuestados tienen, globalmente, un bajo grado de confianza en las redes sociales, que ocupan el penúltimo lugar en la valoración por este concepto entre los medios de comunicación, con un 4,9 sobre una puntuación de diez; apenas tres décimas por encima de la mensajería privada (como whatsApp), que es el medio que menos confianza ofrece a los ciudadanos.

En lo que respecta al consumo de información a través de las redes sociales por comunidades autónomas, son Asturias y Canarias, con un 48 y un 47 por ciento respectivamente, las que están a la cabeza frente a Baleares, País Vasco y Aragón, con un 39 por ciento, que son las que menos usan las redes sociales para informarse.

De este trabajo demoscópico se desprende que la radio y la prensa escrita son los medios que más confianza ofrecen a la mayoría. Así, la valoración de la información en la radio cuenta con un 6,4 sobre una puntuación de diez y cerca, con un 6,1, se sitúa la prensa escrita. Y en tercer lugar los portales digitales, con un 5,9 sobre diez. Los encuestados creen que la prensa escrita y la radio no difunden falsedades: apenas sobrepasan, en cada uno de los dos casos, el 2’5 por ciento quienes piensan lo contrario. Es decir, que casi un noventa y ocho por ciento de los encuestados por GAD3-Fundación AXA piensa que ni radio ni periódicos de papel admiten ‘falsedades’ en sus contenidos informativos.

Y así, tras insistir durante el cuestionario que es importantísimo separar con claridad la información de la opinión, llegamos a una especie de contraposición de ideas: pareciera que la opinión pública busca más sentirse informada que saberse informada: aunque dos tercios de loa españoles creen que la publicidad condiciona los contenidos de la información, poco más de un 25 % de los españoles creen que haya que pagar para obtener información de calidad.

“Es una situación de la que no es fácil salir –escribe Manuel Mostaza en La Opinión/El Correo de Zamora- y en cuya resolución está la clave del periodismo de las próximas décadas: sin pago, no hay información de calidad, pero una parte importante de la ciudadanía no está dispuesta a pagar por esa información de calidad. Sálgase del rebaño y no se deje engañar, desocupado lector: siempre habrá élites y, en este campo, las élites seguirán pagando por estar (bien) informadas, pues como suele decir Arcadi Espada: “Un periódico no es sólo un contenedor de relatos fácticos. Es, sobre, todo, un orden, una selección y una jerarquía del mundo”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario