FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Línea aérea, ¿aventura o experiencia?

El sector aeronáutico también ha sufrido las consecuencias de la COVID-19. El transporte aéreo se ha resentido. Las grandes compañías han tenido que revisar o adelantar sus estrategias. El futuro, como todo, es muy incierto. Se supone que tendrá que remontar, pero…

En ese contexto, se produce la creación de una nueva firma, Canarian Airways, cien por cien canaria, promovida por hoteleros tinerfeños agrupados en torno a la organización empresarial Ashotel y el sello One Airways, con participación del Cabildo Insular de Tenerife y una aportación inicial de setecientos mil euros. En la presentación se dieron a conocer los primeros planes: empezar a operar en la segunda quincena de junio desde el aeropuerto Tenerife Sur-Reina Sofía, con un único avión de ciento cuarenta y cuatro plazas; empezar a reservar y vender plazas a partir de marzo y desarrollar programas de vuelo con destinos como Madrid, Barcelona, Vigo, Bilbao, Glasgow, Berlín y Cardiff.

Al dar a conocer la iniciativa, todo son buenas intenciones. Es un salto en plena crisis. Cierto que se venía hablando de esta opción desde hace muchos años pero es normal que al empresariado le haya costado dar un paso así. Para la mayoría de sus integrantes, se trata de un cambio sustancial de funciones, de otro papel en otro negocio, vinculado también al turismo, de acuerdo.

Si algún sentido tiene la palabra reto, tan empleada en casi todos los discursos y en todas las ofertas programáticas, estamos ya en la hora de asumirlo. No hay marcha atrás. El presidente del Cabildo, Pedro Martín, habla de símbolo de la capacidad del tejido empresarial insular para afrontar las tinieblas de la situación presente. Martín se mostró convencido de que “en el futuro se podrá ver la importancia que tiene esta aerolínea, en la que el Cabildo va a participar con un 25 % y en la que va a aportar la «solidez» de la institución, así como la experiencia que tiene en el ámbito de la promoción turística”. Y explicita metas más ambiciosas: “Se busca que volar no sea simplemente una opción, sino también un derecho; plantear tarifas a precios razonables y que éstos no estén sometidos a la especulación, y no intentar «amontonar» personas colocando más asientos, sino optar por un modelo donde prime la comodidad”.

Las dudas se centran pues en si la puesta en marcha se hace en el momento más idóneo y en la viabilidad del proyecto teniendo en cuenta que los promotores hasta hoy han invertido y se han ocupado en otros menesteres. Damos por sentado que se habrán reunido en infinidad de ocasiones, habrán procesado informes técnicos, económicos y financieros de todo tipo y se habrán convencido de la viabilidad de la iniciativa. Una compañía cien por cien canaria, dicen, para dar respuesta al problema de la conectividad. Canarian Airways nace como una empresa de vuelos comerciales no regulares, lo que permitirá rediseñar el plan comercial en el caso de que la pandemia obligue a cerrar fronteras, y avanzó que el primer avión de la compañía llegará el 5 de junio al Aeropuerto Madrid-Barajas, donde está previsto el vuelo inaugural hacia Tenerife Sur, en el que va a pivotar toda la operación de la compañía.

  1. ¿Aventura o experiencia? El tiempo lo dirá. Mucha suerte.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario