Calidad Canarias Comercio Consumo CORONAVIRUS | COVID-19 ECONOMÍA E INDUSTRIA Empleo Negocios Noticias de Empresa Política Económica Servicios públicos SOCIEDAD

CANARIAS | El comercio cierra el año 2020 con un descenso medio anual de ventas del 15%, muy superior al nacional (-6,8%)

EBFNoticias | El comercio ha sido uno de los sectores económicos que más ha notado los estragos de la crisis del COVID-19 con una caída promedio en sus ventas durante año 2020 del 15%, la mayor del conjunto de Comunidades Autónomas, superando en 8,2 puntos porcentuales el descenso promedio nacional que fue del 6,8%. Del mismo modo, se produjo un retroceso en la ocupación del 4,7%, casi el doble de la caída nacional (2,4%).

Un año negro para el comercio, que representa el 25% de las empresas de servicios de Canarias y el 20% de las afiliaciones a la Seguridad Social, tal y como se desprende del último Informe Sectorial elaborado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, que presentaron en el día de hoy la presidenta de la Comisión de Comercio de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife, Victoria Gonzalez, junto al director general de CajaSiete -entidad que financia el informe-, Manuel del Castillo y a la directora general de la institución, Lola Pérez.

Del análisis del informe se desprende que el sector no ha parado de encadenar retrocesos anuales en sus cifras de negocios en cada uno de los trimestres del pasado año. Así, pasó de retroceder un 7,1% de promedio en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2019, a darse un auténtico “batacazo” (-26,9%) en el segundo debido al confinamiento estricto al que estuvo sujeta toda la población y la mayoría de las actividades económicas no esenciales. Los trimestres posteriores, a medida que se iban levantando las restricciones, permitieron ir recortando mínimamente negatividad en los resultados con variaciones anuales del -13,7% en el tercer trimestre del año y del -12,8% en el cuarto, en el que no se llegaron a compensar las ventas de las campañas de Black Friday y Navidad.  La pérdida en la cifra de negocios del último trimestre es la primera, tras siete años ininterrumpidos de crecimiento en este periodo del año, superando incluso los peores registros que experimentó el sector durante la pasada crisis cuando llegó a retroceder en el cuarto trimestre de 2008 un 12% de caída anual.

Ante este preocupante escenario la presidenta de la Comisión de Comercio cameral manifestó la urgente necesidad de adoptar medidas que compensen estas importantes pérdidas pues, “si no somos capaces de reaccionar a tiempo asistiremos a una caída masiva de empresas y de empleos en un sector que, junto a la hostelería, representa la mayor parte del tejido productivo y los puestos de trabajos de las Islas”. “En estos momentos los comercios necesitan ayudas directas que les permitan compensar las pérdidas que, mes a mes, están soportando ante una caída significativa de sus ingresos que incluso llegan a ser total en aquellos comercios que se encuentran ubicados en las zonas turísticas y que aún no han podido abrir sus puertas por el cero turístico que estamos viviendo”, afirmó Gonzalez.

Para la presidenta de la Comisión de Comercio cameral, las exenciones o bonificaciones de impuestos municipales y regionales, las ayudas directas para sufragar gastos de alquiler, agua y luz; e incluso propuestas más valientes y contundentes como las bonificaciones transitorias de las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores en activo, además de la prórroga de los ERTES hasta finales de año, son, entre otras, “medidas de supervivencia” que se han de arbitrar de manera urgente para evitar el cierre de miles de empresas.

En Canarias existían en el mes de diciembre un total de 13.995 empresas inscritas en actividades comerciales, incluida la reparación de vehículos. Esta cifra supone un descenso anual del 5,6%, 865 empresas menos que en diciembre de 2019 motivado, principalmente, por la caída de los comercios minoristas (-676), ya que tanto los comercios mayoristas como las empresas de venta y reparación de vehículos de motor descendieron en menor medida, -120 y -69 empresas respectivamente. De forma paralela se redujo el empleo con una pérdida de 11.571 afiliados a la Seguridad Social y aumentó el número de parados en 9.841 personas, situándose las cifras totales a finales de año en las 151.154 afiliaciones a la Seguridad Social y 43.036 parados registrados en las oficinas de empleo público.

Por su parte el director general de Cajasiete, Manuel del Castillo, afirmó que “en Cajasiete hemos advertido que, si bien en el 2020 se incrementó el número de compras realizadas a través de nuestros TPVs en un 11%, el volumen total de dichas transacciones se redujo en un 9%, habiéndose reducido claramente el uso del efectivo”. Una vez más, “insistimos en la idea de que es muy importante que las Administraciones profundicen en el desarrollo de medidas que ayuden al pequeño y mediano comercio, pero no menos importante que cada uno de nosotros como consumidores, ahora más que nunca, seamos responsables con nuestras decisiones de compra, conscientes de la repercusión que tienen, y que tarde o temprano todos nos vemos afectados por ellas”, concluyó el director general de Cajasiete.

En esta línea y ante la caída del consumo provocada por la pérdida de la demanda de los turistas y por un poder adquisitivo de los residentes cada vez más debilitado por el aumento del desempleo y la incertidumbre de muchos ciudadanos sobre su futuro laboral, González quiso plantear la oportunidad de arbitrar medidas no solo de oferta, sino también de demanda. Entre ellas destacó la posibilidad de reducir temporalmente el IGIC al consumo o dar bonos de compra a las familias más necesitadas, tal y como ya están haciendo otros países como Alemania.

Asimismo, Victoria González destacó como esta crisis ha acelerado el proceso de digitalización que ha de afrontar el sector para adecuarse a los nuevos hábitos de compra de los consumidores y a los nuevos formatos de venta y distribución, una auténtica revolución tecnológica que está transformando al sector y acelerando la venta online a la que los pequeños comercios de las islas se están adaptando.

En este sentido afirmó que, el comercio electrónico ha venido para quedarse, pero también quiso reivindicar el apoyo que ha de dar la administración a la hora de igualar las condiciones de venta de los pequeños comercios, en su gran mayoría empresas familiares, a las de las grandes cadenas y plataformas de internet.  González advirtió que, “no es justo que una empresa que venda su producto por internet esté exenta del pago del impuesto de entrada de la mercancía si su valor es inferior a 150 euros y que un pequeño comercio, que ha de traer su mercancía con un mínimo volumen para que le sea rentable, que ha de tener un estocaje y que ha de asumir unos gastos fijos de alquiler, agua, luz, etc. se vea obligado a pagar el impuesto de entrada de esas mercancías”.

Este hecho está suponiendo una “competencia desleal” que está poniendo en riesgo la continuidad de muchos pequeños comercios de las islas, por lo que el gobierno ha de trabajar en medidas que igualen las condiciones de venta de todos los operadores, si no queremos perder nuestros comercios de proximidad, con una oferta diferenciada que aporte valor a las compras de residentes y turistas y que evite una cada vez mayor concentración de la oferta comercial en pocas cadenas.

Una campaña de Navidad para olvidar

Los últimos tres meses del pasado año registraron resultados negativos en el Índice de Comercio al por Menor (ICM) a precios constantes fue cayó un 12,8% anual, el peor registro en este trimestre desde el año 2008, motivado, principalmente, por la caída del mes de octubre (-15,2%), ya que los descensos de noviembre y diciembre fueron de menor intensidad, -14,7% y -9,2%, respectivamente. A nivel nacional el promedio trimestral del ICM también descendió anualmente, aunque a una tasa 10 puntos inferior a la canaria (-2,8%).

Por su parte el Índice de Ocupación del Comercio Minorista, elaborado por el INE, muestra un descenso del empleo en el sector a una tasa anual del -7,2% en el cuarto trimestre. Asimismo, el total nacional muestra también una variación negativa en el mismo período (-3,3%). El promedio de afiliados a la Seguridad Social en la rama de actividad comercial durante el cuarto trimestre registra una caída del 6,5% sobre la cifra del año anterior, mientras que el número de parados crece un 27,2%.

Otros indicadores de índole cualitativo como es el Indicador de Confianza Empresarial también retroceden un 4,3% hasta situarse en los 96,7 puntos. El 33% de los comercios de canarios mantuvo estable su actividad durante la última campaña navideña respecto a los tres meses de verano, un 10% consiguió mejorar sus ventas, mientras que un 57% manifestó un empeoramiento.

La debilidad del consumo continúa afectando gravemente a las expectativas del sector comercial que reduce su optimismo para los primeros tres meses del año con un porcentaje de respuestas favorables del 4% frente a un 60% que estima que esta empeorará. El 36% restante cree que podrá mantener la misma actividad que la de finales de 2020.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario