ALIMENTACIÓN CORONAVIRUS | COVID-19 SOCIEDAD

SALUD | «Es urgente que la administración canaria incremente el número de veterinarios en los equipos sanitarios multidisciplinares»

EBFNoticias | 

El Consejo Regional de Colegios Veterinarios de Canarias se desea llamar la atención sobre una cuestión que desde hace tiempo viene señalando y requiriendo a nuestras administraciones públicas, especialmente a la administración autonómica canaria en cuanto sus competencias en materias relacionadas con la salud pública, la aplicación del denominado ONE HEALTH.

El concepto ONE HEALTH («Una sola salud»), responde a una estrategia mundial para aumentar la comunicación y la colaboración interdisciplinar en el cuidado de la salud de las personas, los animales y el medio ambiente, entendiendo que todas están ligadas entre sí, que fue puesta en marcha por una alianza concertada entre la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Situaciones como la actual pandemia provocada por la COVID-19, que parece inicialmente surgida de una zoonosis o enfermedad animal que se ha transmitido al ser humano, han demostrado la necesidad de que todas las administraciones públicas cuenten con unos mayores y mejores servicios sanitarios multidisciplinares en sentido amplio, a la hora de afrontar no solo sus   competencias ordinarias, sino también este tipo de situaciones extraordinarias a las que nos enfrentamos en la actualidad y las que puedan surgir. La convivencia entre las personas y los animales es cada vez más estrecha, así como la alimentación humana y animal, su trazabilidad, etc. y requieren una mayor presencia de los veterinarios en dichos equipos multidisciplinares sanitarios.

Por ello se aboga desde este Consejo, incluso para acercarnos a las «ratios» de otras comunidades autónomas más avanzadas en este sentido, que es más que necesario que las administraciones públicas aumenten su personal de profesionales veterinarios en el ejercicio de sus competencias, como las propias de Veterinaria Asistencial o de Agricultura, ya que los profesionales veterinarios son formativamente de los técnicos mejores preparados para el estudio y prevención en primera línea de los riesgos de zoonosis o enfermedades animales transmisibles al ser humano, en colaboración estrecha con el resto de profesionales sanitarios.

A modo de ejemplo decir que recientemente los colegios de veterinarios canarios han presentado un recurso de reposición frente a la última oferta de empleo público de 2020 del Gobierno de Canarias, dado que pese a la situación sanitaria actual y las previsiones de las instituciones nacionales e internacionales en este sentido, dicha oferta parece limitarse a cubrir las plazas públicas propias de veterinarios que han quedado vacantes por los motivos que fueren, sin ampliar nuevas plazas como entendemos que sería necesario.

A esto podemos añadir otro tipo de situaciones que desde esta organización profesional no acabamos de comprender, como por ejemplo no rectificar la relación de puestos de trabajo del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias, como ordenaba la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección Segunda, de 27 de julio de 2017, porque excluía a los veterinarios de determinadas plazas reservadas a otros profesionales sin causa legal para ello, dictando posteriormente dicha administración una modificación de esa relación de puestos de trabajo sin tener en cuenta la referida sentencia judicial. A pesar de los escritos presentados en dicha administración hace un año haciendo ver esta cuestión, no se ha recibido respuesta, lo cual llega a ser frustrante ante una situación injusta tan evidente.

Por último destacar la poca o nula presencia de veterinarios como personal técnico de los Ayuntamientos de Canarias. En la Provincia De Tenerife por ejemplo tan sólo hay conocimiento de colaboraciones puntuales de veterinarios clínicos, principalmente centradas en servicios externos de atención sanitaria mínima y esterilización de animales recogidos o abandonados, cuando sus funciones en los consistorios podrían ir mucho más allá, realizando labores de control sanitario general en centros de recogida de animales, ferias, mercadillos, tiendas de animales, núcleos zoológicos, transporte de animales y alimentos, control de plagas, redes sanitarias ante pandemias etc.

Entendemos que nuestras administraciones públicas a la hora de conformar sus equipos humanos deben tener en consideración dentro de sus parámetros, la citada  estrategia ONE HEALTH («Una sola salud») secundada por la OMS entre otras instituciones internacionales, valorando en su justa medida la necesidad de contar en sus equipos con una mayor presencia de los profesionales veterinarios, al ser de los más preparados formativamente para prevenir y afrontar los riesgos sanitarios derivados de las zoonosis, entre otras actuaciones necesarias no solo en pro de la defensa de la sanidad animal y alimentaria, sino  especialmente de la propia salud pública.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario