FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Coyuntura de empleo en hostelería | Salvador García Llanos

La central sindical Comisiones Obreras (CC.OO.), teniendo en cuenta los datos de afiliación a la Seguridad Social, hado a conocer su estimación de las repercusiones laborales de la pandemia en el sector de la hostelería. Las cifras son inquietantes: un total de quinientas cincuenta mil personas dejaron de trabajar en el sector durante 2020, sumando las que perdieron su empleo y los afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Más datos del impacto: el pasado año, sobre un total de afiliados a la Seguridad Social de un millón cuatrocientos setenta y seis mil cuatrocientos treinta y siete (incluyendo personas afiliadas en régimen general y de autónomos) se produjo una disminución de trabajadores respecto a 2019 del -11,65 %, lo que significa una pérdida de ciento noventa y cuatro mil seiscientos noventa y cinco empleos. Afectados por un ERTE, aún dados de alta en Seguridad Social, se encuentran trescientos sesenta y tres mil seiscientos cincuenta y siete empleados.

El descenso anual del número de trabajadores en el régimen general en 2020 respecto a 2019 fue del -14 %. Y el mismo concepto, en el ámbito de los autónomos, del -1,4 %. Para CC.OO., más del 40 % del empleo existente en el sector se ha perdido por culpa de la emergencia sanitaria. El sindicato considera que el daño podría haber sido mucho peor, de no haber sido por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, una alternativa lograda a través del diálogo social que ha propiciado que la pérdida estructural de empleo se limite, por el momento, al 15 %. «De ahí la importancia de haber prorrogado la vigencia de los ERTE, y de las prestaciones (por desempleo, extraordinarias para fijos discontinuos) hasta el el 31 de mayo», añade CC.OO.

El responsable de Hostelería y Turismo de esta central sindical, Gonzalo Fuentes, señala que “en este dramático escenario, gracias las fórmulas suspensivas y de reducción de jornada (ERTEs), se ha evitado un impacto mucho mayor sobre el empleo, y ha disminuido la incertidumbre, pues es vital y estratégico garantizar que el sector turístico y las personas que trabajan en el mismo tengan soporte económico suficiente para aguantar el tirón».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario