FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cae la inversión hostelera | Salvador García Llanos

Canarias aparece en tercer lugar de los destinos turísticos que, durante el pasado año, acapararon el mercado de la inversión hotelera en España. La comunidad autónoma, con un 13 %, se sitúa detrás de Baleares, que registró un 34 % de la inversión total; y de Barcelona, con un 18 %.

Los datos tienen su importancia en unas fechas de zozobra del negocio turístico y cuando la incertidumbre predominante ha disparado el posibilismo sobre la evolución inmobiliaria de los establecimientos.

La situación de partida es preocupante: la inversión hotelera en España se desplomó en 2020 un 61 %, según el análisis hecho por la consultora inmobiliaria CBRE. Las causas se conocen: el impacto de la pandemia producida por la COVID-19, la crisis o la emergencia sanitaria y la paralización subsiguiente durante los meses de confinamiento.

Los datos de la firma señalan que, en total, durante el pasado año, se materializaron setenta y siete transacciones de activos hoteleros por valor de novecientos sesenta millones de euros, los cuales representan seis mil ochocientas habitaciones y dos mil futuras en edificios, solares y proyectos vendidos. Téngase en cuenta que el volumen de negocio de 2019, anterior a la pandemia, fue de unos dos mil quinientos millones de euros.

CBRE señala que, del total de la inversión en el año, un 74% fue destinada a activos individuales, mientras que los activos procedentes de carteras y portafolios captaron el 26%. Una cifra superior a la de 2019, cuando alcanzó un 21%. Siempre según los datos de la firma inmobiliaria, el año de la pandemia invirtió la tendencia de años anteriores, observando que la inversión en activos urbanos llegó a un 55%, mientras que los activos vacacionales acapararon el 61% de la inversión total.

En el desglose, dentro del concepto del perfil inversor, llama la atención que la inversión institucional encabezara la actividad, pasando de un 29% en 2019 a un 44% en 2020. En segunda posición se colocó la inversión privada, family office y empresas inmobiliarias o de otros sectores, con un 37% y los grupos hoteleros los últimos con un 16%.

En cuanto a la categoría hotelera que acaparó el mayor volumen de inversión en 2020 fue la de hoteles 4 estrellas (38%), seguidos de los de 5 estrellas y gran lujo (33%), mientras que los de 3 estrellas alcanzaron un 9% de la inversión total.
Desde CBRE confían, pese al descenso en la inversión, en «una recuperación del mercado este año 2021». En efecto, el responsable de inversiones en propiedades continental Europe de CBRE Hotels, Miguel Casas, ha vaticinado una actividad considerablemente superior que se acelerará en cuanto empiecen a cerrarse transacciones a partir del segundo semestre.

Nosotros seguimos en una idea, ya expresada en este mismo blog: no malvender hoteles, aceptando, tal como escribió la periodista especializada Ángel Vargas en hosteltur.com, que “el punto más conflictivo en estos momentos, es casar lo que quiere la oferta con la demanda.

Aunque la valoración de cada activo es muy particular, rige el principio de que un hotel vale lo que es capaz de producir, pero puede haber otros elementos que interfieran. Por eso se realizan diferentes valoraciones desde puntos de vista diversos. Tener diferentes enfoques para tener una visión lo más realista posible. Por ejemplo, el método de valor de reposición o el método de valor de comparación”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario