FIRMAS

OPINIÓN | 2021, ¿Año de constatación de la debacle o de oportunidades? | Momo Marrero

A lo largo de mi extensa trayectoria como asesor he tenido ocasión de pronosticar con mayor o menor acierto las previsiones para años venideros, después de analizar las distintas variables, establecer la radiografía de los posibles escenarios, planificar la estrategia más adecuada para lograr los objetivos marcados, previa determinación de los Indicadores Clave de Desempeño (KPI’s), y trazar y desarrollar la correspondiente hoja de ruta. Este año que acaba de comenzar todo se ha precipitado y nos ha obligado a diseñar y revisar las estrategias a corto plazo, con una proyección no superior a tres años.

Objetivamente, las previsiones no son buenas. En un entorno como el actual, de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (entorno VUCA) no sobrevivirán los mayores, ni los mejores, ni los más fuertes, como cabría imaginar, sino aquellos que tengan una mejor capacidad de adaptación a las circunstancias y a este entorno. Sobrevivirán quienes formulen y reformulen una y otra vez sus estrategias (no pocas veces aplicando el método ensayo y error) e implanten su plan de acción verificando continuamente los resultados, con el único fin de consolidar los aciertos y corregir los errores, y así sucesivamente, etapa tras etapa, hasta conseguir unos resultados óptimos.

Como ya he comentado en un artículo dedicado a los entornos VUCA, “la estrategia más clara y con menor margen de error en estos entornos consiste en centrarnos en las realidades constatables que nos rodean, aquellas que son tangibles. Es preciso darles respuesta con la mayor celeridad y aminorar el margen de error, o cuando menos que éste no sea determinante, de manera que las decisiones que se tomen y la estrategia que se ponga en marcha nunca dejen al descubierto las debilidades de la empresa ante posibles amenazas. En los entornos VUCA la toma de decisiones ha de ser ágil, dinámica, preferiblemente consensuada e inevitablemente flexible“. Créanme cuando les digo que poner en práctica estas directrices funciona y da buenos resultados.

Previsiones

Las previsiones en este momento, enero de 2021, apuntan que, si la vacunación funciona como se espera, empezaremos a ver la luz de forma escalonada y suave (como una “U”) en primavera y que para el cuarto trimestre, cuando comience la temporada alta en Canarias, disfrutaremos de una situación de cierta normalidad que se irá acentuando y que previsiblemente se extenderá hasta finales de 2023.

Soluciones

Personalmente considero que uno de los principales problemas de base es que se persigue como objetivo volver al punto de partida, es decir, igualar los resultados en número de turistas registrados en los años 2018 o 2019. Si reformulamos la pregunta y la planteamos de esta manera: ¿cuál es la estrategia que debemos seguir para alcanzar un crecimiento estable y proporcionado en beneficios, que a su vez nos permita tener más beneficios?(les invito a contestarla), las primeras respuestas serán las siguientes:

  • Hay que actualizar o cambiar el modelo de negocio.
  • Debemos cuestionar todo lo aprendido hasta el momento para saltarnos las normas establecidas y generar océanos azules, para ello deberíamos preocuparnos menos por los competidores y poner el foco en nuevas alternativas:
    • Crear nuevos espacios para el consumo.
    • Centrarnos en la idea y no en las cifras.
    • Ir más allá de la demanda existente.
    • Asegurar la viabilidad de la propuesta y del modelo.
  • Tenemos que ser autosuficientes, lo que implica contar con líneas aéreas, TTOO y OTS propias, que compitan con garantías. O mejor aún, innovemos y creemos un nuevo modelo de comercialización y distribución.
  • Hay que potenciar las ventas directas.
  • Hay que generar valor añadido en el destino que nos permita competir y en el que no sea determinante el factor precio.
  • Debemos prospectar países emisores emergentes que nos permitan contrarrestar la caída de los emisores tradicionales.
  • Debemos desarrollar un plan especifico y ambicioso de formación para el sector, potenciando ampliamente la formación profesional.
  • Hay que pensar en global y actuar en local (concepto Glocal.)
  • (…)

Consideraciones finales

Aunque pueda parecer una obviedad, como indica el refrán, a río revuelto, ganancia de pescadores. Estoy convencido de que aparecerán oportunidades de negocio y de crecimiento en nichos de mercado específicos, el mercado se llenará de profesionales altamente cualificados a disposición (muchos de ellos jóvenes talentosos llamados a liderar el cambio y ávidos de oportunidades), surgirán opciones de compra de negocios a precios y condiciones razonables, se crearán empresas innovadoras y aplicaciones como la inteligencia artificial, la robótica o la realidad aumentada reducirán considerablemente la curva de absorción del mercado y estarán disponibles de forma generalizada más temprano que tarde.

Ajenos a las circunstancias externas, dependerá de nosotros y de nuestra actitud y disposición que el recién comenzado 2021 sea un año de constatación de la debacle o un año de oportunidades.

Debo confesar que al comienzo de mi formación tuve el convencimiento de que Canarias era un destino donde el turismo se había “inventado” o “reinventado”, pero parece que mis mentores se equivocaban, o lo que es peor, ¿se nos habrá olvidado?

Todo lo comentado y algunas cosas más las iremos asumiendo en próximas fechas. ¿Y tú, qué estás haciendo para afrontarlo? ¿sigues sin enterarte? ¿a qué estas esperando?

Imagen: Unsplash

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario