FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Protección del conjunto histórico | Salvador García Llanos

Ermita de San Telmo, Puerto de la Cruz. Tenerife, Canary Islands, Spain, Southwestern Europe.

Un nuevo instrumento de planeamiento en el Puerto de la Cruz: el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico (PEPCH). Acaba de finalizar el proceso participativo para su elaboración. Se puede acceder, para tener un conocimiento detallado del objetivo, en el sitio digital:  conjuntohistoricopuertodelacruz.es

Es el enésimo intento para hacer que los portuenses se involucren en los procesos de desarrollo de la ciudad. El balance de los anteriores no es muy favorable que digamos: el grueso de la población cree que estas cosas no va con él, se desentiende o solo reacciona cuando se ve directamente afectado o cuando, convenientemente aireado un asunto que puede propiciar una modificación sustantiva, se mueve tratando de salvar ‘algo’ que, popularmente, se ha dicho que va a desaparecer, cambiar de uso o transformarse.

Pero, bueno, es positivo invitar a la ciudadanía aque esté activa, mejor dicho, a ser sensible con el entorno en el que se va a desenvolver, a favor de una convivencia que encuentre estimulantes. El propósito del gobierno local es que este Plan Especial sea el resultado de un amplio proceso colectivo, caracterizado, además, por la transparencia.

Según el concejal de Ciudad Sostenible y Planificación, David Hernández, la finalidad es contribuir a definir, junto a la ciudadanía, el tejido asociativo y los diferentes sectores económicos, “un modelo de ciudad sostenible para el Puerto de la Cruz desde los puntos de vista ambiental, económico y social, con perspectiva de género, orgulloso de su patrimonio e inspirado los principios de la Agenda Urbana Española y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas”.

La arquitecta de Gesplan, Mónica Socas, responsable técnica de la redacción del PEPCH, explica que el objetivo del nuevo sitio web es doble: por un lado, servirá para fomentar la participación ciudadana en torno al PEPCH, centralizando la información sobre las consultas, foros, talleres, recorridos de diagnóstico, entrevistas y cuestionarios que se irán realizando, en la medida de lo posible de manera presencial, durante la tramitación del documento; por otro, permitirá informar a la ciudadanía sobre las decisiones que se adopten a lo largo de todo el proceso.

Por otro lado, la concejala de Desarrollo Democrático, María Jesús Hernández, recuerda que ya ha finalizado un período previo de consulta cuyo fin era recopilar aportaciones que sirvieran para ultimar la redacción y la tramitación del Plan, esto es, recabar la opinión de la ciudadanía y de las organizaciones más representativas acerca de los problemas que se pretende solucionar con la aprobación del documento, de la necesidad y oportunidad de su regulación, de los objetivos que persigue y de las posibles soluciones alternativas. En todo caso, Hernández subraya que este es el solo el primer paso de un extenso proceso participativo que permitirá dar voz a la población portuense en las diferentes fases de tramitación del plan.

La duración de los trabajos de elaboración del PEPCH, encargados por el Ayuntamiento portuense a la empresa pública Gesplan, adscrita a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, está fijada en 24 meses. El presupuesto total es de 274.558,40 euros, financiados en un 60% por el propio consistorio y en un 40% por el Cabildo de Tenerife a través del Plan de Patrimonio Histórico 2016-2020.

Como casi todos los asuntos de planificación, todo dependerá del empuje y de la proyección que se imprima. Si el asunto no se airea y se propicia la participación, apenas servirá el valor del intento. El gobierno municipal debe ser el primer interesado en difundir el alcance del planeamiento y hacer del propósito un hecho dinámico que interese tanto o más que cualquier otra convocatoria. Aunque parezca grandilocuente, es el futuro del municipio lo que está en juego.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario