FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Sin ingleses, situación crítica | Salvador García Llanos

Apenas conocerse la decisión del Gobierno del Reino Unido, consistente en retirar a Canarias del litado de los corredores turísticos, valoramos en una intervención radiofónica que era una muy mala noticia por las consecuencias que acarreaba. Sin británicos, cuando ya se esperaba su llegada, el turismo en Canarias sufriría un impacto en la línea de flotación.

Veamos las consecuencias: a partir de hoy, los pasajeros del Reino Unido que regresen desde cualquier punto insular canario tendrán que autoaislarse por un período de dos semanas que podrá acortarse a solamente cinco días a partir del martes 15, aportando un test negativo de COVID-19.

La agencias de viajes británicas han elevado el nivel de su desesperación. Retirar Canarias del corredor es devastador, mensaje que llega sin dobleces. La medida deja a este subsector industrial con muy pocos destinos de invierno para vender, dada la exigencia de cuarentenas. Los trastornos que entrañan las cancelaciones suponen un frenazo a la reactivación que se vislumbraba con el volumen de reservas en fechas tan señaladas.

Y en casa, ¿qué? Pues tampoco tardó la reacción de la patronal Ashotel que ha solicitado al Estado un plan de rescate que incluya la exoneración de a los trabajadores que continúan en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) del cien por cien de las cotizaciones a la Seguridad Social. La situación conduce al empresariado turístico tinerfeño a solicitar la exoneración de tributos locales, “mientras continué el sector –señalan fuentes de la patronal- en esta situación de parálisis total”.

A la espera de precisar en qué consistiría el rescate y cómo llevarlo a la práctica, por si la propuesta puede incluir las cinco medidas urgentes que Ashotel solicita al Estado, la relación/petición de estas es la siguiente:

  • 1ª. Sistema de ayudas directas a las empresas basado en indicadores objetivos como la facturación del año anterior o el número de trabajadores. «Hay establecimientos que llevan cerrados desde el 26 de marzo sin ingresar un solo euro y pagando mensualmente una parte de la Seguridad Social. Esta situación es insostenible a medio plazo», dice Ashotel.

  • 2ª. Exoneración a los trabajadores que continúan en ERTE del cien por cien de las cotizaciones a la Seguridad Social, al igual que un porcentaje de las cotizaciones de los que están trabajando. «En un contexto de ingresos cero es imposible que las empresas tengan que seguir pagando por trabajadores que no están en situación de alta», apunta la patronal hotelera y extrahotelera.

  • 3ª. Exoneración de impuestos locales (IBI, IAE y tasas) «mientras continúe el sector alojativo en esta situación de parálisis total. Muy pocos son los ayuntamientos en Canarias que han adoptado medidas encaminadas a aliviar la presión fiscal a las empresas que pagan impuestos y tasas por servicios que no generan y actividad económica que no están realizando porque no pueden», dicen los empresarios.

  • 4ª. Ashotel plantea la necesidad de hacer cumplir la Disposición Adicional 11 del Real Decreto Ley 27/2020 en el que se hace alusión a la condición ultraperiférica de Canarias. «Según esta norma, en atención a la lejanía e insularidad que confieren a Canarias su condición de región ultraperiférica de la Unión Europea, el Gobierno de España tendrá en cuenta sus particularidades hasta la reanudación del tráfico aéreo internacional”. De este modo, dice Ashotel, «se hace necesario buscar el encaje en esta norma para justificar un paquete de medidas para Canarias en tanto no se recupere la situación turística».

  • 5ª. Se solicita la concesión de los aplazamientos de deudas tributarias durante un período de un año «para todas aquellas empresas del sector alojativo que tengan expedientes abiertos de reclamación de deudas tributarias, nacionales o autonómicas, que no hayan podido retomar su actividad en un nivel equiparable a un porcentaje a determinar del ejercicio anterior».

Situación crítica, pues. No serán fáciles las salidas, si es que las hay. Los apremios para que el turismo no sea monocultivo y no se dependa de él casi exclusivamente en el proceso de la productividad económica son cada vez más notables.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario