FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Nueva era para la radio | Salvador García Llanos

Una agradable conversación con el amigo y compañero Enrique Hernández nos refresca la pasión por la radio al analizar las nuevas modalidades de uso. La radio, siempre ahí. Antes, decimos, con una cierta rigidez horaria. Hoy, con opciones de escuchar a cualquier hora. La radio no se iba a quedar atrás en la revolución de las comunicaciones que se registra en la sociedad de nuestros días. Su papel histórico, su contribución al conocimiento y difusión de acontecimientos, su aportación a la vertebración de la sociedad, son relevantes.

Ahora que la era digital nos permite acceder a televisión, libros, periódicos, música y videojuegos con formatos inimaginables, en los que el usuario decide cómo y cuándo consumirlos, la radio no se iba a quedar atrás. La radio está ahí, en las vanguardias de la comunicación, ahora en forma de podcast, donde aficionados y profesionales hacen sus propios programas llevando sus palabras a cualquier punto del planeta.

Convenimos en que la influencia de la tecnología digital en el ocio es notoria. El rumbo del entretenimiento moderno lo marcan, precisamente, las nuevas tecnologías. Para los que siempre amamos el medio, estos nuevos soportes son un reclamo para seguir interesándonos. Estamos ante una nueva era y hay que conocerla y seguirla desde la madurez vitalista.

Así que, aunque la mayoría de los oyentes seguirá ‘desenvolviéndose’ en los esquemas convencionales o en los usos y las preferencias subjetivas, aceptemos que el resurgir de la radio viene de la mano de los podcast: programas de audio o vídeo que normalmente son publicados de manera periódica y se encuentran disponibles a través de Internet. Los oyentes pueden acceder al podcast cuando deseen, ya sea descargando un archivo, mediante aplicaciones o en el propio navegador web. Algunas de las principales plataformas de distribución son Spotify, iTunes, Ivoox, SoundCloud o YouTube.

El formato nació por parte de aficionados que crearon sus propios programas de gran variedad de temas, pero su aceptación hizo que grandes personalidades o programas de renombre imitaran la fórmula.

Uno de los ejemplos más ilustrativos lo tenemos en el programa ‘La vida moderna’ , un espacio que ofrece la cadena SER con participación de los humoristas David Broncano, Ignatius Farray y Quequé. Su grueso de audiencia procede de las descargas o escuchas en Youtube. Andreu Buenafuente y Berto Romero también se han sumado al carro de lospodcast con ‘Nadie sabe nada’ . Otro programa de gran interés es The Wild Project donde el influencer Jordi Wild hace entrevistas a diferentes personalidades como Iker Jiménez, Julio Maldonado o Claudio Serrano. Hay infinidad de programas, para que todo oyente pueda encontrar su favorito.

Es evidente que modalidades como el podcast aparecen para adaptarse a la modernidad en la que, sobra decirlo, Internet es una herramienta indispensable. Las opciones son casi infinitas como nos ilustra el propio Enrique Hernández moviendo el abanico de la búsqueda de nuevas formas de sintonizar y hasta de intercomunicar. El universo radio se ha agigantado. Millones de usuarios en todo el mundo deben ser los primeros en asimilar que la radio ha evolucionado a un formato imperecedero, disponible en las red para ser escuchado en cualquier momento y en cualquier parte.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario