FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Impulso industrial 4.0 | Salvador García Llanos

Expliquemos primeramente qué es el impulso industrial 4.0

Estamos, ni más ni menos, que ante la cuarta revolución industrial. Cuando la crisis económica arrecia, más allá de algunas fiebres consumistas localizadas, la forma en que los negocios operan y los entornos en los que se van a ver obligados a competir, van a experimentar –o lo están haciendo ya- importantes cambios a los que conviene prestar atención.

La industria 4.0 combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que se integrarán en las organizaciones, las personas y los activos. Para los líderes tradicionales, acostumbrados a los datos y las comunicaciones lineales, el cambio que supone esta nueva revolución industrial -proporcionando acceso en tiempo real a los datos y la inteligencia de negocio- transformará la forma en que llevan a cabo sus negocios. La integración digital de la información desde diferentes fuentes y localizaciones permite llevar a cabo negocios en un ciclo continuo. A lo largo de este ciclo, el acceso en tiempo real a la información está impulsado por el continuo y cíclico flujo de información y acciones entre los mundos físicos y digitales.

Según leemos en el sitio digital Deloitte, “es importante entender el potencial de esta cuarta revolución industrial porque no solo afectará a los procesos de fabricación. Su alcance es mucho más amplio, afectando a todas las industrias y sectores e incluso a la sociedad. La industria 4.0 puede mejorar las operaciones de negocio y el crecimiento de los ingresos, transformado los productos, la cadena de suministro y las expectativas de los clientes. Es probable que dicha revolución cambie la forma en que hacemos las cosas, pero también podría afectar cómo los clientes interactúan con ellas y las experiencias que esperan tener mientras interactúan con las empresas. Más allá de eso, podría generar cambios en la fuerza laboral, lo que requeriría nuevas capacidades y roles”.

Dicho esto, comentemos que el Gobierno de Canarias está por la labor y el pasado mes de noviembre destinó trescientos veintiún mil novecientos setenta y cinco euros para impulsar esta modalidad industrial, contribuyendo con ello a mejorar la competitividad de las empresas canarias. El crédito servirá para afrontar la transformación digital con el fin de evolucionar y posicionarse como sector competitivo de referencia.

El apoyo de la consejería de Turismo, Industria y Comercio se materializa por medio de la Asociación Industrial de Canarias (Asinca), que tendrá a su cargo un proyecto piloto demostrativo de innovación industrial para la promoción de la transformación digital entre las empresas.

Por otro lado, también concurre la Fundación Escuela de Organización Industrial (EOI) para la participación de Canarias en el programa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo Activa Industria 4.0, en la anualidad de 2020 y cuyo plazo de solicitudes se abre en el presente mes de diciembre. En este sentido, y dada la situación actual provocada por la COVID-19, se han incluido las actuaciones de Activa Industria 4.0dentro de las medidas de apoyo para la recuperación de las empresas, que se desarrolla desde la Secretaría General de Industria y de la Pyme, del Ministerio.

Las industrias canarias, especialmente las de productos manufacturados, se han encontrado a lo largo de los últimos años con una fuerte competencia derivada del proceso de globalización y de la crisis económica que ha mermado, sobre todo, su capacidad inversora. Eso influye en que cada vez sean más apremiantes los procesos que las empresas deben afrontar para transformar su propia capacidad. Fuentes de la consejería indican que muchos de los procesos, productos y servicios de las industrias deberán digitalizarse, interconectarse e integrarse, adoptando avances como la sensorización y digitalización de los procesos de planta, la automatización de los procesos y la total interconectividad del proceso de producción y el acceso al cliente. Añaden que esto que se conoce como cuarta revolución industrial, industria conectada o industria 4.0, ya es una realidad. La industria canaria ahora debe asumir el reto que plantea su adaptación.

El Gobierno de Canarias tiene previsto que, superada la crisis de la pandemia, replantear determinados proyectos consignados en el Plan de Seguridad Industrial 2020 para facilitar su ejecución durante el próximo año, atendiendo con el citado crédito disponible a la financiación para relanzar la aplicación de la industria 4.0 el sector industrial canario.

De modo que este es el impulso. Confiemos en la adaptación y la implicación, así como en los resultados positivos. Ya hemos dicho que no se puede depender solo del turismo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario