SANTA CRUZ Seguridad y Emergencias SOCIEDAD Sucesos

SANTA CRUZ | Denunciado un local por varios incumplimientos y por tener un servicio de «telebotellón»

EBFNoticias | Agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife han intervenido, en varias ocasiones durante las últimas semanas, en un establecimiento en el que se ha constatado la venta de alcohol fuera de los horarios permitidos, así como la existencia de un servicio de «telebotellón» vinculado al mismo.

Los policías locales han detectado que, en dicho local ubicado en el barrio El Perú, se infringe habitualmente las limitaciones en cuanto a la venta de alcohol, por lo que ya acumula varias actas de infracción por este motivo.

A la vista de esta reiteración, la Policía Local ha establecido durante varias jornadas una vigilancia especial en la zona, añadiendo a los hechos ya constatados que el establecimiento parece disponer de un servicio a domicilio para la venta de alcohol utilizando un vehículo de alquiler y a un repartidor que no figura como contratado en el mismo.

También averiguaron los policías locales que otras dos personas que se encontraban en el interior del local, una realizando funciones de dependiente y la otra, según sus manifestaciones como «seguridad», y tampoco pudieron acreditar su condición de empleados al no disponer de contrato laboral. Las sucesivas actas ya han sido remitidas a las autoridades competentes, desde el ámbito sanitario a la administración local e Inspección de Trabajo.

Además, dicho establecimiento ha sido requerido en multitud de ocasiones por ruidos, alborotos y molestias generadas a los vecinos de la zona, en especial en horario nocturno. También resulta habitual que muchos clientes se congreguen en los alrededores para consumir alcohol en la vía pública.

Un menor de 14 años conduciendo un vehículo

Por otra parte, el cuerpo policial de la capital compartía este miércoles una curiosa situación, que se producía hace unos días en el Distrito Suroeste, cuando un padre, a parecer, quiso enseñar a conducir a su hijo de 14 años. Ña ventura acabó, afortunadamente, en daños materiales.