Actualidad Defensa INTERNACIONAL NACIONAL POLÍTICA SOCIEDAD

ENTREVISTA | Hamdi Mansour: «En el pueblo saharaui hay una gran moral y una determinación de volver a la lucha armada como salvación nueva»

El Delegado del Frente Polisario en Canarias, Hamdi Mansour, señala que «llevamos 30 años esperando la paz, pero no ha llegado; ni la estabilidad, ni nada»

EBFNoticias | Tachi Izquierdo | Nos acercamos a una realidad compleja, como es la situación en la que se encuentra el pueblo saharaui, y lo hacemos con el Delegado del Frente Polisario en Canarias, Hamdi Mansur, con la intención de analizar cuál es ahora la realidad en este territorio tan cercano a las Islas y, a veces, tan distante. Hace dos semanas se rompía el débil alto el fuego establecido desde principios de la década de los años 90, para reavivar un conflicto desigual con Marruecos, tal y como ha sido con un país que en los años 70 entró en el Sáhara Occidental, arropado por una marcha popular, justo en el momento que expiraba la hegemonía española en la que fuera su colonia y que el régimen franquista que agonizaba por aquella época, consideraba como provincia, y que dejó a su suerte para que el reino alauita se lo adjudicara por la fuerza.

La situación de los saharauis en los territorios ocupados por Marruecos en el Sáhara y en los campamentos de Argelia ha vuelto al punto de partida, lo que significa un retroceso de cuatro décadas, lo que ha empeorado en las últimas semanas y, al igual que hace 40 años, con la comunidad internacional sigue mirando para otro lado.

Con la incertidumbre que toda declaración bélica origina, desde Canarias ponemos la mirada en una tierra que para el Archipiélago fue una prolongación de la propia, en la que miles y miles de isleños hicieron su vida. Ahora, con la indiferencia de los últimos años, y el desapego que cultiva el desinterés, los canarios cada vez ven más lejana esa estrecha relación que se ha ido diluyendo, lo que a su vez aleja a esta sociedad de la verdadera situación que padece un pueblo que sobrevive a escasa distancia de nuestras casas y de nuestro estatus europeo. 

¿Cuál es la situación actual en los territorios del Sáhara?

Estamos en plena guerra.

Y mientras que no se ha sobrepasado ese umbral bélico, ¿cuál ha sido la realidad que se ha vivido entre el Polisario y Marruecos?

Es una historia muy larga, que se prolonga ya por más de 40 años, cuando el Sáhara era una ex colonia española, tras su retirada sin concluir el proceso de descolonización, y nos abandonaron a la suerte de Dios, a través del acuerdo tripartito de Madrid, en el que no figuran los saharauis, sino España, como potencia colonizadora, Marruecos y Mauritania en el reparto de los territorios. En 1975, en unas circunstancias muy difíciles y peligrosas, nos enfrentamos en una lucha armada por nuestra liberación, en una guerra de 17 años, tras la cual, Mauritania sí reconoce el Estado saharaui, pero Marruecos no. 

Aprovechando que hay generaciones de canarios que desconocen lo ocurrido, me gustaría que recordase qué pasó después de casi dos décadas de enfrentamientos armados.

Luego vino el plan de paz, en 1991, para establecer un acuerdo con Marruecos, bajo el auspicio de la ONU, para celebrar un referéndum de autodeterminación, algo que representaba, nada más y nada menos, que someter nuestras demandas a las urnas y los votos. Llevamos 30 años esperando la paz, pero no ha llegado, ni la estabilidad, ni nada.

Si sumamos esos años de espera, y como hemos podido observar que ese proceso no ha cuajado, ¿se podría considerar que la comunidad internacional no ha estado a la altura de las circunstancias?

Claro que no. La Minurso, que es una misión de Naciones Unidas para la consulta de descolonización, parece que de sus siglas, la letra R, que era la de referéndum, se han olvidado de ella. Es más, a la población civil que quería cerrar los accesos y bloquear el cruce de Guerguerat, al sur del Sáhara, donde Marruecos está expoliando nuestras riquezas y exportando sus mercancías a África, atravesando las zona de exclusión del Plan de Paz, las Naciones Unidas han estado presionando a nuestra gente, para que se fueran de allí. Son ya casi 30 años donde no se ha movido nada, ni hay voluntad para alcanzar  una solución. Cada vez nos quitan más cesión en cuanto a lo político. Marruecos está respaldado por Francia en el Consejo de Seguridad y no hay nadie que se decida a impulsar el Plan de Paz y se ha quedado como una cosa perpetua, con lo que no estamos de acuerdo, porque no queremos seguir así toda la vida.

¿Se sienten respaldados?

El mundo mira para otro lado, mientras Marruecos sigue expoliando nuestras riquezas, cerrando el acceso a los observadores internacionales y violando todos los derechos humanos. La brecha ilegal e injusta abierta en el Guerguerat, ha sido la gota que ha colmado el vaso, porque han sacado al ejército para aplastar a la población civil. Ellos han provocado esta nueva situación.

«Lo que exigimos ya es desmantelar el colonialismo de nuestra tierra y la independencia de nuestro Estado»

Hay algunas voces que señalan que dicho enfrentamiento no es real.

El hostigamiento armado y los enfrentamientos son a diario. Se están produciendo combates desde el punto más al norte del muro construido por Marruecos hasta el Guerguerat.

¿La solución militar es la única que hay para resolver de una vez este conflicto?

No para nosotros. El Sáhara ha cedido y propiciado un alto el fuego para crear las circunstancias y las condiciones para organizar el referéndum de autodeterminación, que está preparado, y su cuerpo electoral está determinado por los expertos de la ONU. Pero cuando Marruecos considera que los resultados no le van a ser favorables, echa para atrás y empezó a obstruir el Plan de Paz para desviarlo hacia una autonomía que se sacó de la manga y que no figuraba en ninguna de las cláusulas del plan original.

¿Pero eso significa volver a los años 70?

Claro, es volver a lo que no queríamos antes y hemos rechazado toda la vida, incluso con España, cuya situación al retirarse, con el reparto que pretendía que fuéramos parte de Marruecos. Ahora, con más preparación y experiencia no lo vamos a aceptar. Lo que queremos es lo que la ONU consagra en sus múltiples resoluciones, que es el derecho de autodeterminación. Somos una colonia marroquí después de España. El territorio, ahora mismo, está considerado como no autónomo; pendiente de una descolonización y del referéndum, para darle al pueblo saharaui la posibilidad de decidir si quiere ser marroquí, independiente o vivir en una autonomía.

«Lo que queremos es lo que la ONU consagra en sus múltiples resoluciones, que es el derecho de autodeterminación»

¿Ha habido alguna reacción de Naciones Unidas después de que el Polisario declaró la situación de guerra?

Ha habido contactos con su secretario general y la dirección del Polisario, pero hasta ahora hemos dejado muy claro y alto, que volver a la paz está vinculado con la retirada de Marruecos del territorio.

Ya son varias las generaciones de saharauis que han vivido bajo esta situación, para los que la ruptura de la tregua significa un cambio drástico en sus vidas, ¿cuál es ahora la realidad de quienes viven en los territorios ocupados y de los que siguen en los campos de refugiados?

Los cambios que se han sucedido, no nos permiten tener ahora un censo exacto de dichas zonas, pero el estado de ánimo de todas esas personas es muy alto. Las escuelas militares y las instituciones militares de los campamentos están saturados de jóvenes voluntarios para ir a la guerra. Las mujeres y madres de estos jóvenes les acompañan hasta las bases de nuestro Ejército, para decirles que tiene que luchar, porque ellas también están decididas a la lucha. 

Material del Polisario en la década de los 90

«El mundo mira para otro lado, mientras Marruecos sigue expoliando nuestras riquezas, cerrando el acceso a los observadores internacionales y violando todos los derechos humanos»

Precisamente, preocupa un aspecto ante esta reactivación bélica, que es la diferencia de medios entre el Polisario y un Ejército marroquí más moderno y mejor equipado.

Quiero destacar otra cosa importante, que es que la población civil en las zonas ocupadas, desencadenaron unas manifestaciones en todas las ciudades de manera paralela al fin del alto el fuego. Las armas de Marruecos no nos preocupa, porque ya nos hemos enfrentado a ellas. Sabemos que superan a las nuestras y lo hemos hecho en circunstancias más difíciles y crudas que las de ahora, como cuando se retiró España y no teníamos nada. Éramos una población civil que hemos mantenido una guerra de 16 años, en la que Marruecos tuvo que reconocer el derecho de autodeterminación, que firmó en un acuerdo que luego no cumplió, y que ahora ha provocado con su última salida del Guerguerat, para volver otra vez a la guerra.

¿Cómo están los saharauis en, en general?

En el pueblo saharaui hay una gran moral y una determinación de volver a la lucha armada como salvación nueva, después de tantos años de oscuridad y paz incumplida. No solo en los campamentos, sino en la zona ocupada y en la diáspora.

Minas desactivas durante el alto el fuego

¿Qué ayuda mantienen desde el Polisario para esta nueva confrontación?

También tenemos amigos que nos pueden apoyar, pero contamos con la fuerza de la razón, la fuerza de la justicia, la determinación del combatiente saharaui, la experiencia del saharaui en su casa y el conocimiento de la misma. Las armas no son un instrumento, es la determinación de las personas, es el nivel de sacrificio y la experiencia en las armas.

¿Y la diplomacia, es un arma más o es válida en este conflicto?¿Tienen alguna confianza en la diplomacia francesa o la española, por ejemplo?

No tenemos ninguna confianza porque hemos dado 30 años de espera para que se haga diplomacia y justicia, pero hemos quedado totalmente desesperados, desamparado y sin ninguna esperanza en lo que dicen los políticos, porque todo son intereses, son los que mandan y esos intereses nos llevaron hasta aquí, porque en este mundo, quien tiene el valor es la moneda y los intereses económicos.

¿Si este conflicto se alarga más y llega a unas consecuencias más drásticas, de quién sería la responsabilidad?

De Marruecos, claramente.

«No importa que esté el PSOE o el PP, porque todos son iguales. Todos los gobierno españoles son de la postura de Felipe González o Zapatero, quienes creen más en la autonomía marroquí que en el pueblo saharaui»

¿Y qué papel tendrá la comunidad internacional?

Marruecos como ocupante de facto; España como potencia que está pendiente de nuestra descolonización. Detrás de ellos está occidente y Francia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

¿Por qué surge este conflicto de nuevo en medio de una pandemia mundial?

Esa pregunta se la tendríamos que trasladar a Marruecos, que ha cambiado el statu quo con una agresión armada a la población civil, que reivindicaba sus derechos de manera pacífica.

«El Polisario ha dejado muy claro y alto, que volver a la paz está vinculado con la retirada de Marruecos del territorio»

Si la solución no es armada, ¿hay que volver al origen del conflicto?

No. Lo que exigimos ya es desmantelar el colonialismo de nuestra tierra y la independencia de nuestro Estado.

¿La salida es que Marruecos se marche, sin más?

Que se vaya, que se retire y reconozca el Estado saharaui.

¿Pero, esa es la posibilidad más fácil y más complicada de encontrar en Marruecos?

Es difícil, pero a la larga es muy fácil. No estaríamos en una guerra de desgaste, donde hay dos ejércitos enfrentados y se acabó. Es una guerra de desgaste de dinero y medios, pues mantener a más de 100.000 soldados en un desierto, a lo largo de 1.700 kilómetros de muro defensivo, con su la logística y coste económico, justo a los bombardeos y a la presión constante del Polisario, le va a costar a Marreucos una hermorragia económica, que no puede con ella. Este país no tiene petróleo ni gas, ni es una economía sólida para afrontar una  guerra en las actuales circunstancias.

«Las mujeres y madres de los jóvenes les acompañan hasta las bases de nuestro Ejército, para decirles que tiene que luchar, porque ellas también están decididas a la lucha»

El reino alauí tiene aliados, que le pueden ayudar a aguantar esta situación.

Sus aliados también están fastidiados por el coronavirus.

Por eso le pregunté, precisamente, por la circunstancias del coronavirus que, por cierto, ¿cómo afecta a la comunidad saharaui?

Nosotros vivimos con muy poco y no gastamos tanto en una guerra así. Tenemos la iniciativa y no tenemos formada una instalación de defensa continua, sino unidades móviles que atacan donde quieran y en el momento que quieren. Esa forma de actuar desestabiliza una defensa a lo largo de 1.700 kilómetros de muro, para lo que se necesitan muchísimos millones, pero nosotros estamos libres de esa situación. A Marruecos el Covid le ha atacado duramente e incluso la bolsa marroquí ha bajado por este conflicto.

«Contamos con la fuerza de la razón, la fuerza de la justicia, la determinación del combatiente saharaui. Las armas no son un instrumento, es la determinación de las personas, es el nivel de sacrificio y la experiencia»

¿Cómo ha visto, en esta ocasión, con el inicio de las hostilidades, la reacción de la sociedad española?

Desde el primer momento ha estado con el pueblo saharaui, desde siempre. Los gobierno son los que no están haciendo su papel.

¿No ayuda que en España haya un gobierno progresista, encabezado por el PSOE?

No importa que esté el PSOE o el PP, porque todos son iguales. Todos los gobierno españoles son de la postura de Felipe González y la de Zapatero, quienes creen más en la autonomía marroquí que en el pueblo saharaui.

¿Y de Europa, qué podemos decir?

Hay países nórdicos que están con nuestra causa, pero Francia y España están más cerca de Marruecos que de nosotros.

¿Baiden va a suponer un punto de inflexión?

No creo, porque la política americana es un sistema fijo que cambia las caras cuando quieren. Baiden no va a ser favorable ni desfavorable, sino que seguirán la misma línea de Obama o Trump.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario