Administración local Partidos POLÍTICA SOCIEDAD

ARONA | El PSOE expulsa a José Julián Mena y a Luis García por desobedecer sus directrices

Imagen de Mena y García cuando firmaron el PGO.

Fuentes cercanas al todavía alcalde aronero señalan que la decisión de la Federal Socialista llegó antes a los medios que a él o al consistorio y apuntan que no renuncia a permanecer en el cargo de alcalde

EBFNoticias | Tachi Izquierdo | La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha adoptado la decisión expulsar del partido a José Julián Mena, alcalde de Arona, y a Luis García, concejal hasta hoy del grupo de gobierno en el municipio del sur de Tenerife.

La resolución se expresa en los siguientes términos:

«La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha dictado resolución sobre los expedientes disciplinarios incoados a D. José Julián Mena y a D. Luis García, acordando en los dos casos la expulsión como militantes tras considerarse probadas la comisión de sucesivas faltas de carácter grave y muy grave.

Las resoluciones determinan que D. José Julián Mena y D. Luis García han actuado al margen de las directrices recibidas por parte de los órganos de dirección del partido y han incumplido con los Estatutos Federales.

Vista la existencia de intencionalidad y los perjuicios causados a los intereses del partido, aplicando los criterios de graduación de las sanciones, las faltas cometidas son merecedoras de la sanción de expulsión del PSOE», concluye la instrucción de ambos expedientes.

Consecuentemente, la Comisión Ejecutiva Federal ha procedido a comunicar esta  decisión a los afectados y dar traslado de la misma tanto a la dirección regional, como insular del partido».

Futuro convulso

Los socialistas canarios están en una de las peores etapas de su existencia en el periodo democrático, ya que en un corto espacio de tiempo han tenido que asistir a una serie de acontecimientos que dibujan un complejo panorama que les viene en forma de sentencias contra algunos de sus miembros, o decisiones internas que acentúan algunas divisiones internas. A este conflicto de Arona, hay que sumar uno similar en Tacoronte, pendiente de resolución, y la inhabilitación de dos de sus alcaldes, Fidela Velázquez en San Juan de La Rambla, y Román Martín en El Tanque. 

Pese a todo, la dirección insular del partido, ha preferido no pronunciarse ante la avalancha de problemas que le rodea, puesto que, una vez expulsado Mena, no hace más que comenzar los problemas en Arona, ya que el consistorio, que hasta ahora ha estado bajo los dominios de sus siglas, comienza una etapa de división que protagonizarán los partidarios del alcalde expulsado del partido, en un ambiente en el que incluso se habla de moción de censura, actuación que, de momento, no parece factible.

Mena y García, a quien la federal ha rechazado sus recursos en el expediente de expulsión, rompieron relaciones una vez que el que fuera con el primer mandatario local su concejal de Hacienda revelara ante la justicia ciertas irregularidades en el área, se tendrán que ir de la formación con la que conformaron una mayoría absoluta en Arona por no entregar su acta de concejales.

Ambos, al no formar parte ya del PSOE, tendrán que pasar al grupo de no adscritos, y en el caso de Mena, con toda seguridad, protagonizará una nueva etapa en la que mantendrá abierto un contencioso con la formación que lo acaba de expulsar, ya que lleva meses anunciando que no aceptaba la investigación que se le había abierto y los motivos, y afirmaba que no dejaría su acta o renunciaría a su cargo. Mana ha insistido en que se debe a los votantes que le dieron la mayoría absoluta.

A partir de ahora se presenta una etapa convulsa en Arona, pues mientras Pedro Martín ha estado durante este martes, en determinados medios de comunicación, haciendo un llamamiento a los concejales a que están fuera de este conflicto a unirse con la intención de conformar un gobierno con un alcalde socialista y el respaldo de otras formaciones, desde el entorno de Mena se esgrime una reciente sentencia que avalaría su permanencia en la Alcaldía y la imposibilidad de los que han sido sus equipo de gobierno a presentarle una moción de censura.

Por lo tanto, y a la espera de acontecimientos, en el municipio del Sur de la isla, una de las potencias turísticas de Canarias  y el cuarto municipio en población de las islas, se presenta un pulso en el que parece que el expulsado Mena podría seguir teniendo la cuerda de la institución, apoyado por la mitad de su grupo, que le ha sido fiel hasta ahora, y buscando él el apoyo en otras formaciones para seguir el el cargo. En principio, algunas interpretaciones legales respecto a su nueva situación, apuntan a que sí Mena no renuncia, no es posible que otra persona ocupe su cargo como primer edil, porque ningún miembro de los 14 ediles que conformaron el Gobierno socialista pueden presentar una moción de censura.

Fuentes cercanas al aún alcalde de Arona señalaron en la mañana de este martes que ni al alcalde ni al Ayuntamiento de Arona se había remitido aún la resolución de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE en la que se adoptó la decisión de su expulsión. La mismas fuentes, señalaron que Mena sigue en su postura de no renunciar a su acta de concejal, como ya hizo, señala, cuando hace unos meses se le ofrecieron dejar el Ayuntamiento para ocupar un puesto en el Gobierno regional.

Tacoronte el siguiente

Una vez resuelto este escollo, al PSOE aún le queda por delante afrontar un capítulo similar, y que está relacionado con el municipio de Tacoronte, donde tres de sus concejales también están a expensas de la decisión de la Comisión Federal por el acuerdo de Gobierno que se firmó en las elecciones municipales del año pasado en dicho municipio.

El secretario general insular del PSOE, Pedro Martín, aseguraba por entonces que el pacto progresista suscrito entre NC, Sí se puede y los cinco ediles socialistas, aún vigente en el consistorios, no estaba de acuerdo con las directrices de su partido, que había marcado sus preferencias por rubricar un acuerdo con Cs, encabezado por la ex edil de CC, Virginia Bacallado.

Este expediente de expulsión de las direcciones insular, Federal y regional afecta a tres de los cinco ediles del PSOE en la localidad del Norte de la isla, afectando al que fuera su candidato y secretario general local, Carlos Medina, a la secretaria local, Sandra Ramos y a Tarsis Morales, concejal de Urbanismo, mientras que los otros dos concejales no pueden formar parte de este expediente porque se presentaron a las elecciones como independientes.

Esta resolución parece que también podría ser inminente, y, al igual que en Arona, lejos de esclarecer conflictos, podría abrir nuevos frentes tanto institucionales como políticos y orgánicos. El principal afectado, por el cargo que ostenta, Carlos Medina, ha asegurado que no renunciará su acta de concejal y, al igual que Mena, está dispuesto a dar la batalla para acceder a la Alcaldía de Tacoronte, tal y como estaba previsto en el pacto, justo cuando se llegue a la mitad del mandato. 

Medina ha explicado que hay legislación suficiente y experiencias como referencia, que lo pueden mantener a él como primer edil de Tacoronte, a pesar de que, en caso de que sus partido decida expulsarlo, y tenga que incorporarse al grupo de no adscritos.

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario