ALIMENTACIÓN Atención social Concienciación Derechos sociales ONG Pobreza SOCIEDAD Solidaridad

ENTREVISTA | Luis Febles: «En Tenerife hay muchas personas pasando hambre y calamidades, que nuestros políticos, por desgracia, desconocen»

Luis Febles en la sede de Sonrisas Canarias.

EBFNoticias | Tachi Izquierdo | 

La ONG Sonrisas Canarias está viviendo de lleno el drama y las consecuencias que esta crisis sanitaria y económica está generando en los tinerfeños y sus familias. Esta organización, con sede en el santacrucero barrio de Valleseco, está a punto de cumplir dos décadas de servicio público, tiempo en el que ha repartido miles y miles de kilos de alimentos y una inmensa cantidad de ilusión para muchos que lo habían dado todo por perdido.

Luis Febles es el máximo responsable de esta ONG, con el que conoceremos cómo es la lucha que se está librando en nuestra isla contra el hambre y nos dará los detalles del último cargamento llegado a su organización, la segunda entrega del FEGA del presente año y que va a representar un ligero alivio para la compleja situación que, en su caso, pasan más de medio millar de familias.

Febles reconoce que esta situación actual es, probablemente, la más compleja vivida en estas dos décadas de dedicación a los más necesitados, pero también es singular por la solidaridad que siguen mostrando los ciudadanos y las empresas, aunque lamenta que las administraciones sigan en esa actitud eterna de no estar de frente ante los problemas.

¿Este cargamento del FEGA que ha descargado la OGN con ayuda del Ejército este viernes, día 13 de noviembre, qué características tiene?

Se ha recibido la segunda fase del FEGA, han sido 14.930 kilos de todo tipo de productos, entre los que figura aceite, alubias, enlatados de todo tipo, alimentos para niños, leche o pastas y todo tipo de conservas, entre otros.

¿Esta sería la segunda y última entrega del año del FEGA?

Sí. Ahora tendremos que esperar a marzo de 2021, que sería la tercera fase de este año.

¿Y estos alimentos de qué manera se reparten a partir de ahora?

Con las medidas tan estrictas que tenemos que establecer por la Covid, se tendrá que venir con una cita previa, justo a la hora que damos para poder recibir el lote de alimentos que corresponde a cada unidad familiar. Estos alimentos que hemos recibido se empezarán a repartir de manera inmediata, a partir de la próxima semana, a más de 600 familias que ya lo están esperando. Todas estas personas están derivadas por los servicios sociales de los ayuntamientos de la isla, cuyos informes, que son derivados a Madrid, son los que determinan la cantidad de alimentos que llega con cada entrega el FEGA.

La última remesa de alimentos del FEGA, llegada este último viernes, con casi 15 toneladas, se empezará a repartir a partir de la próxima semana a más de 600 familias de Tenerife

¿Osea, que la documentación ya la tendrán que enviar desde ahora?

Así es. hasta fin de año tendremos que mandar un listado nuevo, que incluye los datos actualizados y los nuevos casos que están surgiendo ahora.

¿Y esta crisis sanitaria en qué sentido ha afectado a los nuevos casos que debe atender Sonrisas Canarias?

La crisis ha supuesto que casi se ha incrementado en un 50% más de nuevos casos. En 2019 se atendieron a unas 7.500 personas, alrededor de 1.500 familias de toda la isla, y ya vamos por una media de 10.700, y nos tememos que se incrementará como consecuencia de la pandemia. Esta situación está haciendo muchos estragos, porque muchas personas están en un ERTE o en el paro directamente. Las ayudas no son suficientes, porque incluso el Ingreso Mínimo Vital en algunas ocasiones no llega ni a los 50 euros, porque se basan en las rentas del año anterior, que es absolutamente diferente al actual. Por nuestra ONG pasan a diario muchos dramas humanos.

¿Este sería el peor año desde que se creó la ONG?

Si. Porque pasamos la crisis del 2008, que fue muy, muy dura, pero era otra situación. Ahora, por desgracia, hay incluso fallecidos. Entre 2009-2010 atendimos a unas 10.000 personas en Sonrisas Canarias, en medio de una declaración de Emergencia Social, pero ahora hay más colectivos que ayudan a las personas en dificultades y se reparte la carga. 

¿Y la gente que ayuda Sonrisas Canaria, de qué sitios son?

Prácticamente de todos los lugares de la isla. Tacoronte es el municipio, en proporción a su población, que ocupa el primer lugar. Luego se sitúan La Laguna, Santa Cruz, y ya del resto de la isla, son de sitios como Puerto de la Cruz, Candelaria, Icod…

¿Esta nueva crisis ha representado también que se sumen personas, empresas y colectivos a colaborar?

Como voluntario se suma mucha gente, lo que complica la organización de todas esas personas. Pero se suple con buena voluntad. Ahora vienen fechas en las que hace falta mucha ayuda, porque se acercan las Navidades. Sin embargo, han caído las donaciones por parte de las empresas. Paradójicamente, somos nosotros los que ayudamos ahora a esas empresas, ya que muchos de sus empleados han cambiado sus condiciones laborales por la crisis.  

¿Acuden a ustedes personas que antes ayudaban a los demás?

Así es. Muchas de las personas que trabajaban en fábricas o empresas que nos donaban alimentos, ahora nos piden ayuda la ONG. Están en ERTE o han perdidos sus empleos, y ahora nosotros les devolvemos su solidaridad y apoyo en otros tiempos. Canarias es solidaria y Tenerife es una isla solidaria. Ya nos están llegando apoyos de todo tipo, que vienen de colegios, institutos, organizaciones, empresas, etc. Ya estamos recibiendo muchos juguetes nuevos para la nueva campaña, y otros elementos para esta campaña.

«La crisis ha supuesto que casi se ha incrementado en un 50% más de nuevos casos. En 2019 se atendieron a unas 7.500 personas, alrededor de 1.500 familias de toda la isla, y ya vamos por una media de 10.700»

¿Pero imagino que las dificultades por las que pasan las empresas, también habrá repercutido en un  recorte de las donaciones?

Si. Se recogen mucho menos productos de aquellas empresas que llevan años colaborando, porque muchas de ellas tienen menos posibilidades de producir y vender. Si se puede calificar como positivo, podríamos decir que la pandemia ha favorecido que muchos hoteles colaboren ahora un poco más, favoreciendo que muchos productos lleguen a las personas más necesitadas. Estamos inmersos en una situación muy mala y que con toda seguridad, se prolongará hasta el año 2023.

¿Las casi 15 toneladas que llegaron este viernes y ya están en los depósitos de la ONG, van a resolver los problemas?

No. Ojalá. Ayudará a esas 600 familias que ya tenemos asignadas, pero al resto hay que seguir atendiendo con donaciones de empresas y particulares. Seguimos en la brecha y la lucha de recabar todo el apoyo posible. De hecho, los próximos días 3, 4 y 5 de diciembre Sonrisas Canarias estará en las puertas de las grandes superficies para recoger todo lo que la gente considere que puede aportar para colaborar con alimentos.

En la actual situación, ¿por qué tipo de usuarios están más preocupados?

Por los más pequeños. Hay muchas familias desestructuradas y nos llaman desesperados ya no solo por los alimentos, sino por los juguetes. Ahí queremos que, cuando llegue el día de Reyes, ningún niño o niña se quede sin su juguete nuevo. El año pasado logramos ayudar a 1.200 menores, que se pudieron llevar una gran alegría con varios juguetes. En 2019 batimos récord de reparto. Este año es distinto y atípico, y esperemos que se genere colaboración.

¿Qué cálculos tiene la ONG para estas Navidades?

Creo que, además de las 600 familias que ayudaremos con los alimentos, esperamos que hasta diciembre podamos prestar apoyo a otras 300 familias más. Hablamos de casi 3.000 personas, unas cifras que dudamos sobre su cobertura, porque no sabemos cómo va a ser el respaldo que tendremos. Eso nos preocupa muchísimo.

¿Con un crecimiento de casi el 50% de solicitudes de ayuda, cómo cree que acabará este año?

Ojalá que acabe como está ahora, pero mucho me temo que va a ser un final de ejercicio muy negativo. Lamentablemente, el panorama es muy negativo, porque se prevé que más adelante cierren empresas y muchas personas vayan al paro. Quiero ser positivo, pero tal vez sea el año más raro que hemos pasado en décadas.

¿Y se aventura con alguna cifra para finalizar el ejercicio o con la que empezará el próximo año?

Terminaremos con 10.700 personas o más a las que hemos ayudado, frente a las 7.600 de 2019. A partir de ahora, todo dependerá de la responsabilidad de las personas, ya que esta pandemia depende de cada uno de nosotros. Cuando menos conscientes seamos, más casos de Covid habrá y más consecuencias para la economía. Hay que ser solidario, pero también responsable. 

¿Y las administraciones, qué papel están jugando?

Van a lo suyo. Están más preocupados por otras cosas, que de lo que se está cociendo en la calle. Muchas administraciones desconocen las necesidades de las familias, tanto a nivel insular como municipal. Muchos cargos públicos deberían salir a la calle y dejar los despachos para enfrentarse a la realidad. Tenemos muy pocas ayudas, y si escapamos algo, no es gracias a las administraciones. En 2019 se recibió más apoyo que este ejercicio de 2020 tan atípico.

«Muchas de las personas que trabajaban en fábricas o empresas que nos donaban alimentos, ahora nos piden ayuda la ONG. Están en ERTE o han perdidos sus empleos»

¿Eso lo dificulta todo mucho más en la labor de una ONG?

Absolutamente. Nosotros somos una entidad sin ánimo de lucro, y esa falta de respaldo nos obliga cada día a reinventarnos para lograr los objetivos. Nosotros no hemos parado con las ayudas de emergencia.

¿Desde marzo, cuántas ayudas de emergencia ha repartido Sonrisas Canarias?

Aproximadamente unas 800.

¿Y en un tiempo de normalidad, esas ayudas a cuánto ascendían?

Unas 200 o 300. En esta pandemia, lo que nosotros denominamos las ayudas SOS se han  triplicado. A veces no tenemos todo lo que necesitamos para ayudar, porque incluso están tardando mucho en dar las ayudas.

¿Cuánto tarda un ayuntamiento en conceder las ayudas de emergencia?

Hay algunos municipios que están dando cita para enero.

¿Y cómo pasan estas familias estos tres meses?

Acudiendo a las organizaciones de reparto de alimentos o a nosotros y otras entidades, que somos los que estamos al pie del cañón.

Por si alguien no se ha enterado aún, ¿podríamos decir que en Tenerife hay muchas personas pasando hambre?

En Tenerife hay muchas personas pasando hambre y muchas calamidades, que nuestros políticos, por desgracia, desconocen. Deberían conocer esta realidad y hablar con las personas que están en la calle, que tienen su dignidad y merecen un respeto. Muchos, son sus votantes, que ahora atraviesan por una situación muy compleja y los políticos deberían estar a piñón con estas familias. Hay auténticos dramas y hay muy poco interés por resolverlos.

«En estos casi 20 años de atención a los más desfavorecidos, hemos ayudado a más de 650.000 usuarios en Sonrisas Canarias, en todas las islas. Lógicamente, más del 90% en Tenerife. Además, en estas casi dos décadas, hemos repartido 72.000.000 de toneladas de alimentos»

¿Llegará un momento en el que Sonrisas Canarias ya no pueda más?

Siempre he pensado que tenemos ahí, arriba, a alguien o algo que nos empuja. Muchas veces he pensado en tirar la toalla, porque llegan momentos en los que dices que ya no puedes más, ya que miras a tu alrededor y nos ves ayuda por ningún lado. Lo importante es que aquí seguimos. 20 años los cumpliremos en breve, a partir de ahí, ya iremos viendo. solo hay tiempo para ayudar.

Siempre hay motivos para seguir

Si. Claro. Y le respondo con unos datos: En estos casi 20 años de atención a los más desfavorecidos, hemos ayudado a más de 650.000 usuarios en Sonrisas Canarias, en todas las islas. Lógicamente, más del 90% en Tenerife. Además, en estas casi dos décadas, hemos repartido 72.000.000 de toneladas de alimentos.

¿Cuando empezaron, ni se les pasaron estos datos por la cabeza?

Que va. Empezamos con 35 familias en Valleseco al año. Estos 20 años han pasado volando.

¿Y qué futuro le queda por delante a la ONG?

Quisiera mirar más allá, y pensar en que Sonrisas Canarias sea un aliciente para otras muchas entidades, a las que le sirvamos como referente, para que vean en nosotros que siempre se puede llegar. Esto es muy duro, y yo, por ejemplo, no voy a estar siempre aquí, y los voluntarios también se cansan, esto es muy duro, por el sufrimiento que ves a diario, y también es muy sacrificado, porque el tiempo que deberías dedicar a la familia, lo empleas en otras personas.

Pero, conociendo su capacidad de entrega, ¿imagino que, para usted, estos no son tiempos para lamentarse, sino para luchar con más fuerzas?

Y para mirar para atrás tampoco. Quisiera pedir responsabilidad, porque esta pandemia no es un juego, este es un virus que ha venido para quedarse mucho tiempo, y hay que ser solidarios con los que tienen ahora más dificultades.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes