FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | El chocolate del loro | Francisco Pomares

El pasado dos de noviembre, en declaraciones a la cadena SER, el consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias explicó que tanto los consejeros como el resto de altos cargos regionales subirían este año un 0,9 por ciento sus salarios, al igual que todos los funcionarios públicos, porque el incremento establecido por el Gobierno Sánchez afecta también a los políticos. Al hacerlo abrió la caja de los truenos.

Y no es la primera vez que Román Rodríguez la lía cuando adelanta decisiones del Gobierno sobre asuntos presupuestarios. Por ejemplo, el anuncio realizado sobre el incremento de entre cuatro y cinco millones de euros a la televisión canaria, que también destapó una pequeña escandalera: subir los sueldos al Gobierno o aumentar graciosamente el presupuesto de la tele, para que Francisco Moreno se luzca con pólvora ajena, resulta chocante en un momento en el que la mayoría de ciudadanos que no viven de lo público han visto sus salarios reducirse hasta un treinta y un cuarenta por ciento y pasan estrecheces importantes, y otras muchas familias de personas sin trabajo afrontan el futuro con verdadera angustia.

El anuncio de Rodríguez acabó por provocar una absurda guerra de declaraciones, que ayer, en la Comisión de Presupuestos, intentó zanjar el propio vicepresidente asegurando -ahora- que los sueldos de los altos cargos no van a subir. Rectificar es de sabios, pero hacerlo sin contar la verdad es de pillos.

Porque resulta que el Gobierno ya se ha subido el sueldo, en el año y medio que lleva de mandato, en dos ocasiones. Una inmediatamente después de tomar posesión, cuando se produjo una subida del 2,5 por ciento, y otra vez en plena pandemia, a la chita callando, cuando se produjo otra subida del 2 por ciento.

Es significativo que esa otra subida provocó un encendido debate parlamentario, porque los diputados se negaron a aumentarse el sueldo en medio del confinamiento. Lo que se pretendía ahora era colar por la puerta falsa esta otra subida del 0,9, a sumar a las dos anteriores, camuflándola en un cambio de presentación del presupuesto.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario