Artes gráficas Cultura SANTA CRUZ

SALÓN DEL CÓMIC | Ángel Hernández: «El crossover entre Linterna Verde y Star Trek me sonó muy marciano, pero empecé con él y sigo trabajando en IDW hasta hoy»

El historietista tinerfeño, que trabaja principalmente para el mercado americano, habla sobre su trayectoria como dibujante profesional

EBFNoticias | Es de los ilustradores más internacionales del Archipiélago, y se graduó de Bellas Artes en la Universidad de La Laguna. Dio sus primeros pasos artísticos en el mundo de la publicidad, pero en 2012 tuvo la oportunidad de trabajar en la editorial Markosia y debutar como dibujante en el mundo del cómic.

Ángel Hernández participó en la creación de Tales of Discord y, más adelante junto a El Torres, en Las brujas de Westwood. Desde entonces, continuó su camino internacional, manteniendo así su unión con el mundo de Star Trek. Su último trabajo fue Star Trek: Picard Countdown, trilogía lanzada para acompañar el estreno de la serie Star Trek: Picard en Amazon Prime. El artista ha participado en ediciones anteriores del Salón del Cómic y este año se sumó a la iniciativa cibernética con una entrevista en exclusiva, en la que cuenta las claves de su carrera a lo largo de estos años.

Tras 20 años dedicándose al mundo de la publicidad, cuenta que «llegó un momento, que coincide con la crisis de 2011, en el que ya no tenía la misma ilusión por seguir trabajando en ese campo, no me encontraba igual de feliz». Buscó nuevas oportunidades en lo más esencial de su pasión, el dibujo, y tras un año acostumbrando nuevamente sus manos a los materiales analógicos, se fue a Madrid en busca de su nuevo destino.

«¿Qué he podido aprovechar de mi etapa anterior para funcionar en el mundo del cómic? Las fechas de entrega, los tiempos ajustados y la practicidad» comentó en cuanto a su metodología laboral. «Un 75% de cada página que envío me gusta y hay un 25% que lo podría mejorar, pero como se suele decir, página entregada, página olvidada», comenta con una sonrisa. El artista se ciñe a sus tiempos de trabajo con disciplina férrea y su principal objetivo son las fechas de entrega, aunque sin perder de vista la calidad del resultado. «Vi que estaban buscando un artista para una mini-serie de un kikstarter the un guionista americano de ciencia ficción y me tiré en plancha», cuenta Hernández sobre cómo llegó a Tales of Discord. Y así fue como dio el salto al otro lado del charco.

El salto internacional

Más adelante, El Torres contactó con él a través de redes sociales y le ofreció la oportunidad de colaborar en un número de Las brujas de Westwood. Siguieron trabajando juntos, y justo cuando estaban embarcados en un proyecto basado en la música del grupo Azul y Negro, Hernández atendió una oferta de trabajo de DC Comics. «Me llegó una propuesta de IWD porque se habían planteado hacer un crossover de Linterna Verde y Start Trek, y me sonó muy marciano, pero empecé con él y sigo trabajando en IDW hasta hoy», relata el artista.

Empezar a trabajar en una franquicia de cine, el ilustrador confiesa que fue una experiencia completamente nueva al tener que fusionar los parecidos con los actores. «En el primer número tuve muchas correcciones por parte de la productora Paramount, pero al tercero no tuve prácticamente ninguna, porque ya entendía cómo funcionaba el código que me pedían».

Hernández resalta el valor del cómic de franquicia para llenar las lagunas narrativas del fandom entre temporadas o incluso series completas. «Picard era una serie completamente nueva, con un apagón previo en The next generation, y en ese espacio de tiempo algo tenía que haber pasado incluso para justificar determinados personajes de la primera temporada», explica el invitado.

Utilizar un medio para complementar al otro que conforme una experiencia completamente inmersiva para el consumidor del producto, establece una relación simbiótica de lo audiovisual y el cómic tradicional que, para él, es un beneficio para ambas partes.

Ser parte de la experiencia Trek 

En cuanto a su relación con Start Trek, confiesa que al principio se aproximó a ese universo desde un punto más distante porque no vivió la serie como un fan. Sin embargo, conforme fue introduciéndose en los personajes y las premisas de la obra, iba descubriendo «valores tan positivos, interesantes y enriquecedores, y ser parte de la experiencia Trek tiene una profundidad de planteamiento súper interesante».

Para Hernández es una lástima que la buena fe en la humanidad que transmite el argumento de esta serie no se prodigue más, ya que según sus propias palabras «supone una elevación sobre lo mundano y miserable que vemos en el mundo hoy en día».