Cultura Educación Parlamento Servicios públicos Sindicatos SOCIEDAD

EDUCACIÓN | ANPE cree que el esfuerzo presupuestario en las islas es «insuficiente y poco ambicioso»

EBFNoticias | ANPE Canarias valora el esfuerzo presupuestario en materia educativa del Gobierno autonómico, pero lo considera insuficiente y poco ambicioso. El sindicato con más representación en la enseñanza pública del Archipiélago cree que incrementar en 100 millones de euros la inversión -según las cuentas provisionales presentadas por el Ejecutivo- no permitirá afrontar las necesidades actuales, dadas las carencias estructurales del sistema y los desafíos que ha impuesto la pandemia de coronavirus.

La organización recuerda que los presupuestos de 2020 se incrementaron en 124 millones de euros con respecto a los de 2019, aunque entonces no existía la obligación de poner en marcha medidas sanitarias extras, e insta a los grupos parlamentarios a enmendar las cuentas para conseguir un aumento mayor. «Ahora mismo hay alrededor de 2.500 docentes más en plantilla, pero solo hasta el 22 de diciembre. Entendemos que deben prorrogarse, lo que conllevará una inversión considerable en materia de personal. El problema es que Canarias tenía muchas deficiencias en materia educativa antes de la pandemia», señala Pedro Crespo, presidente de ANPE Canarias.

El sindicato, no obstante, aplaude que el Ejecutivo esté haciendo un esfuerzo por consolidar aumentos presupuestarios cada ejercicio, lo que pone de manifiesto su apuesta por la educación.

Por otro lado, ANPE Canarias advierte de que no tiene constancia de que el Gobierno central haya transferido el montante correspondiente al Plan de Infraestructuras Educativas de Canarias de este año -42 millones anuales- y en los Presupuestos Generales del Estado de 2021, salvo enmiendas de última hora, no está prevista tampoco esta partida.

«Se trata de unas cuantías necesarias para atender las graves carencias que hay en muchos centros educativos de las Islas. No olvidemos que todavía hay alumnos en Canarias que estudian en barracones, lo que supone, en primer lugar, un agravio que debe solventarse y, en segundo, un derroche de dinero público para mantener el alquiler de estas instalaciones. Además, hay centros que no están en condiciones de albergar a la cifra de alumnado que acogen. Muchas instalaciones tendrían que haber sido reformadas o sustituidas hace décadas, pero no se hizo. Ahora, con una nueva crisis en ciernes, ¿qué ocurrirá con los espacios educativos de Canarias?», se cuestiona Crespo.

El equipo que se encargaba de la gestión de la educación durante la anterior legislatura calculó que Canarias necesitaba 500 millones de euros para atender las carencias en materia de infraestructuras educativas en 10 años. «Esa estimación da una idea de cómo se encuentran muchas instalaciones en nuestro territorio», apunta el dirigente sindical.

En la actualidad, muchos centros ni siquiera cuentan con zonas techadas para evitar la exposición al sol o la lluvia, a pesar de que este sindicato lleva años demandando un plan de techado de patios que permita usar los espacios exteriores en cualquier época del año, sin riesgos para el alumnado. «Si esos espacios existieran, también habría sido posible usarlos para impartir clases en el exterior, en zonas ventiladas, tal como recomiendan las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus», agrega Crespo.