FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

OPINIÓN | El odio en Internet | Juan Miguel Munguía

El Congreso de los Diputados ha aprobado la ‘Proposición no de Ley sobre la prevención de la propagación de discursos de odio en el espacio digital’ con objetivo penalizar un amplio espectro de mensajes que puedan contener incitación al odio, discriminación racial, religiosa u homofóbica, así como la apología de la violencia, el terrorismo, o el acoso online.
Ya la Comisión Europea y las principales empresas tecnológicas, como Facebook, Twitter, YouTube y Microsoft (en adelante «empresas IT»), han dado a conocer recientemente un Código de Conducta que incluye una serie de compromisos para combatir la propagación on line de mensajes de odio, mensajes que son ilegales en Europa. En octubre de 2015, la Comisión inició un diálogo con las empresas IT, en cooperación con los Estados miembros y la sociedad civil, con el fin de hacer frente a las expresiones de odio ilegal en la web que se extienden a la violencia y el odio.
Entre los países referentes se coloca Alemania y Francia. En el caso del primero, en 2018 aprobaron una ley específica para evitar la difamación online, mientras que Francia aprobó en 2019 una ley similar con el objetivo de penalizar «mensajes que puedan contener incitación al odio, discriminación racial, religiosa u homofóbica, así como la apología de la violencia, el terrorismo, o el acoso online»
Se trata de que tener una responsabilidad colectiva de evitar estas conductas ilegales y, al mismo tiempo, facilitar la libertad de expresión.
Los compromisos más importantes asumidos públicamente por las empresas tecnológicas firmantes de este acuerdo son los siguientes:
1. Contar con procesos claros y eficaces para el examen de las notificaciones que denuncian mensajes de odio para poder eliminar o desactivar el acceso a dicho contenido. Las Reglas o Normas de la comunidad deben aclarar que prohíben la promoción de la incitación a la violencia y la conducta de odio. Habrá equipos dedicados revisar dichas solicitudes, que deberán comprobar que dichas expresiones son contrarias a las reglas y normas de la comunidad y en su caso las leyes nacionales de transposición correspondientes.
2.  El compromiso de eliminar en menos de 24 horas el contenido ilícito.
3. Educar y sensibilizar a sus clientes sobre los tipos de contenido que no están permitidos bajo sus reglas y normas de la comunidad, a través de herramientas como, por ejemplo, el sistema de notificación.
4. Proporcionar información sobre los procedimientos para la presentación de avisos, con el fin de mejorar la velocidad y la eficacia de la comunicación entre las autoridades de los Estados miembros y las empresas tecnológicas, en particular, sobre las notificaciones y sobre cómo desactivar el acceso o la eliminación de las expresiones de odio ilegal online.
En definitiva, consideramos que esta es una iniciativa que supone todo un reto y que, en el caso de que la participación y colaboración de todos los Estados Miembros se lograra supondría la victoria tanto contra el terrorismo, como también contra la xenofobia, el machismo, la violencia de género, la homofobia, el racismo y todas aquellas conductas de odio entre seres humanos que, en el siglo en el que estamos, ya deberían haber sido erradicadas.

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario