El estudio, promovido por el Ayuntamiento y el Comité permanente del Consejo de Mayores, ha sido desarrollado por el equipo de trabajo sobre envejecimiento del Centro de Estudios Universitarios de Desigualdad Social y Gobernanza (Cedesog), de la Universidad de La Laguna, y la Asociación de Investigación Acción-Social Siendo, con la colaboración de la Unidad de Mayores.

El concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, destaca que este diagnóstico «emana de un proceso participativo, en el que 300 vecinos y vecinas se han implicado y colaborado para que, entre todos y todas, podamos decidir qué modelo de municipio tenemos que construir para ser realmente una localidad amigable con las personas mayores, que promueva el envejecimiento saludable y activo, que mejore y adapte su entorno físico y social y que, sobre todo, se preocupe de que sus mayores tengan calidad de vida, se sientan seguros y participen en la sociedad de forma plena y activa».

Esta publicación es el primer paso para integrar plenamente a La Laguna en la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud que ya cuenta con 191 localidades adscritas en el país. Entre los valores que promueve esta Red, se incluyen el reconocimiento a la diversidad de las personas mayores, el respeto a sus decisiones y opciones de forma de vida, la promoción de una cultura de inclusión compartida por personas de todas las edades, así como la anticipación y respuesta, de manera flexible, a sus necesidades y preferencias relacionadas con el envejecimiento activo.

Convertirse en Ciudad amigable implica adaptar las infraestructuras, servicios y programas municipales para que sean accesibles y respondan a las necesidades de las personas mayores. Y el primer paso es conocer fielmente la realidad y escuchar a los que la viven.

El diagnóstico, de más de 350 páginas, ha seleccionado una muestra representativa de las personas de este grupo de edad en todos los distritos y ha contado también con las aportaciones del personal técnico municipal de las unidades de Mayores, Trabajo Social y Dependencia, del Organismo Autónomo de Deportes y del Área de Urbanismo, así como de otras administraciones públicas y de entidades sociales y empresas.

Para conocer la situación municipal, las necesidades y principales propuestas de mejora, se ha realizado un estudio completo estructurado en 8 áreas temáticas y se han identificado y analizado un conjunto de indicadores relacionados con el número y proporción de las personas mayores, tipo de vivienda y régimen de tenencia, distribución de servicios públicos, calidad del transporte público, de la topografía del distrito, de las condiciones medioambientales, de centros sanitarios o de actividades de ocioculturales existentes en el municipio.

A partir de entrevistas y cuestionarios, se ha generado una imagen global y por barrios en aspectos que abarcan desde la accesibilidad a la soledad, las barreras tecnológicas, los recursos residenciales o la situación económica, con casi un centenar de elementos de estudio.

El equipo de trabajo que ha desarrollado esta investigación destaca que, «además del análisis de los indicadores cuantitativos, una parte muy interesante del diagnóstico ha sido la identificación de aspectos positivos, negativos y propuestas de mejora del municipio, a partir de las experiencias de las personas mayores, personas cuidadoras, personal técnico, político y otros agentes sociales en el municipio».

En estes sentido, señala los relacionados con «la mejora del transporte público, de espacios verdes y vías públicas, de la oferta cultural para personas mayores en el municipio y, especialmente, de medidas de integración y participación de las personas mayores en la vida diaria del municipio».

El siguiente paso será la elaboración del Plan de Acción, «una potente herramienta que aporta una estructura sólida para que muchas de las acciones dirigidas a las personas mayores que se están realizando en la actualidad se lleven a cabo de forma coordinada y con una visión global a medio y largo plazo», explica el equipo de trabajo sobre envejecimiento del Cedesog.

El diagnóstico se presentó públicamente el pasado miércoles, 28 de octubre, en el acto de conmemoración del Día de las personas mayores. El Área de Bienestar Social ha editado 500 ejemplares de este diagnóstico, que serán repartidos entre las asociaciones de mayores, vecinales y sociales del municipio, además de en bibliotecas, centros educativos y ciudadanía interesada mediante el correo familia@lalaguna.es

La población mayor, en datos

·  Según los datos del padrón municipal a 1 de enero de 2020, 27.161 personas tienen entre 65 y más de cien años, lo que supone el 16,8% de la población de La Laguna. El 56,8% son mujeres.

·  Sobre un total de residentes de 162.063 personas, 27.298 (16,8%) tienen entre 45 y 54 años.

·  La edad media en el municipio es de 42,72 años y la densidad demográfica asciende a 1.587,92 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que supone una alta concentración de población, ya que la media insular (según datos de enero de 2019) es de 451 hab/km2.

·  Casi la mitad de la población mayor de 65 años no tiene el graduado escolar, un 4,5% posee titulación universitaria y un 2,8% no sabe leer ni escribir.