FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cambio de chip | Salvador García Llanos

Hay que impulsar la recuperación del turismo, que no se hace a un clic, desde luego. Han hablado los empresarios, desde las cúpulas de las todopoderosas Organización Mundial del Turismo (OMT) y Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que creen en un sector más inclusivo, sostenible y resiliente. L

os secretarios generales de ambas estructuras, Zurab Pololikashvili y José Angel Gurría, respectivamente, han coincidido en señalar la importancia macroeconómica del turismo en la mayor parte de las economías de los países y advierten que la reactivación de los viajes depende de una cooperación multilateral reforzada, con una regulación coherente a escala bilateral, regional e internacional.

El enfoque empresarial para acelerar la recuperación pasa por la adopción de medidas políticas nacionales e internacionales, entre las que se debe consignar un incremento de la coordinación en todos los sectores. Objetivo primordial: restablecer la confianza de los viajeros y del entorno empresarial. Para ello, es evidente que resulta necesario estimular la demanda.

La pandemia sigue causando estragos en el turismo. Entidades, agentes y operadores del sector sufren una crisis desconocida, especialmente en las economías en vías de desarrollo o de rentas bajas. Y, naturalmente, también en aquellas que dependen exclusivamente o en gran medida del turismo. Las estadísticas de los primeros ocho meses del año asustan y anticipan un cierre de ejercicio muy a la baja y un porvenir plagado de incertidumbres. No será fácil esa recuperación, no. Sobre todo, cuando la crisis ha dejado en evidencia las debilidades y las flaquezas, entre las que hay que consignar “las carencias en preparación y capacidad de respuestas de administraciones y empresas”, dicen los dirigentes empresariales.

Ello hace que se hable, cada vez con más intensidad, de otra fuente de productividad alternativa a la turística y de otro modelo turístico más lento, esto es, con la reinvención de destinos y negocios, la reconstrucción del ecosistema específicamente turístico y el impulso a la inversión e innovación en un marco sostenible.

Expertos, investigadores, gabinetes técnicos de estudio y foros de diversa naturaleza deben ponerse manos a la obra sin demora. La crisis va para largo, algunos ya se han cansado de perder dinero y los emprendedores querrán algunas garantías. Las sombras de una recesión mundial están cada vez más extendidas pues los gobiernos siguen adoptando medidas muy restrictivas, entre ellas los límites a la movilidad o los viajes.

La previsible caída del turismo internacional el presente año, entre un sesenta y ochenta por ciento, la reducción de las exportaciones y los riesgos que corren más de cien millones de empleos que dependen directamente del turismo, revelan un panorama muy inquietante.

Según los secretarios generales de la OMT y de la OCDE, la respuesta colectiva ha de ser contundente, por lo que la implicación de la ciudadanía ha de ser un hecho a fomentar. Si se quiere que en esa respuesta se anteponga a las personas, hay que abogar por una distribución más justa de los beneficios del turismo, “avanzando hacia una economía turística neutra en carbono y más resiliente”.

Se trata, en fin, de que los poderes públicos afronten los procesos de recuperación de una forma más integrada, o sea, con participación de las instituciones públicas, de la iniciativa privada y de la sociedad. Los retos son complejos pero no hay otra opción que afrontarlos. Es la hora del cambio de chip en el ámbito turístico.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario