FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Los ERTE en Canarias | Salvador García Llanos

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), de los que hemos escrito en entradas precedentes, vuelven a ser noticia después de que haya trascendido que, durante el pasado mes de septiembre las empresas desafectaron a ochenta y tres mil personas. Actualmente, son más de doscientas noventa mil empleados los que continúan en alguno de esos expedientes. La campaña de verano significó uno de los retrocesos más ostensibles de los últimos años en nuestro país y eso se puso de manifiesto en índices de ocupación y afluencia de visitantes. Otra prueba, en efecto, la tenemos en que las comunidades de Baleares y Canarias han sido donde menos trabajadores han podido salir de esta situación.

Los datos registrados por el Instituto Nacional de Estadística indican que la recuperación de trabajadores han dejado setecientas veintiocho mil novecientos nueve personas afectadas por uno de estos expedientes. La cantidad supone que tres de cada cuatro empleados consignados en ERTE durante la pandemia de la COVID-19 ya lo han abandonado.

Son datos que, en cualquier caso, reflejan la gravedad de la crisis. Si se desglosan por sectores, lo podemos contrastar. Por ejemplo, los servicios de alojamiento turístico (hoteles, apartamentos y otros) tienen ciento dieciséis mil setecientos diez empleados en ERTE. En el transporte aéreo, son catorce mil ochocientos noventa y seis. Agencias de viajes y operadores varios mantienen desafectados a veinticuatro mil ochocientos cuarenta trabajadores. En el sector de comidas y bebidas, la cifra se eleva a ciento treinta y seis mil ochocientos veintiuno. No se incluyen, según las fuentes consultadas, las cifras de transporte marítimo y terrestre por abarcar datos externos al sector turístico.

De los más de doscientos noventa y tres mil expedientes de esta modalidad vinculados a dicho sector, más de doscientos ochenta mil son ERTE considerados de fuerza mayor. De acuerdo a los datos generales facilitados por el Ministerio de Seguridad Social, los más de setecientos veintiocho mil expedientes suponen un retroceso del 10,2 % respecto a agosto y de un 78 % frente a los máximos registrados el pasado 30 de abril, cuando 3,3 millones de asalariados llegaron a estar en esta modalidad de cobertura del desempleo.

Los datos reveladores que ponen de relieve el alcance de la preocupante situación: en Baleares, con el 48,8 % de los trabajadores; y Canarias con el 62,3 %, han sido los lugares donde menos trabajadores han salido de ERTE.

Recordemos que Gobierno, patronales y sindicatos acordaron una prórroga hasta finales de enero del próximo año, en tres modalidades, manteniendo que los trabajadores cobren el 70 % de la base regulatoria y prohibiendo los despidos durante seis meses.

Si se recupera el turismo, se supone que se irán cerrando expedientes y que mejorará la contratación laboral. No será fácil, desde luego, generar empleo, de modo que será necesario contar con bases mínimamente sólidas para motivar a las plantillas, darlas mínimos de estabilidad y verlas crecer. Es probable que las cosas cambien en muchos esquemas y hábitos en un proceso que seguro será largo. Pesará la incertidumbre, costará dar pasos: pero el turismo solo se fortalecerá con profesionales preparados y plantillas dimensionadas. Si se quiere alcanzar de nuevo la competitividad, habrá que ser generosos y flexibles.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario