CORONAVIRUS | COVID-19 Salud Sanidad Seguridad y Emergencias

PLAYAS | Cruz Roja ha realizado en Canarias 3.318 atenciones en una temporada de verano marcada por al pandemia

Dispositivo de la costa de El Rosario FOTO: Luis José Camejo

EBFNoticias | Un total de 42 playas de la comunidad autónoma de Canarias han contado con los servicios de vigilancia, socorrismo y salvamento de Cruz Roja.

 Para ello se ha contado con alrededor de 200 profesionalesdel salvamento, entre socorristas acuáticos, personal sanitario, conductores, etc., además de otros muchos voluntarios y voluntarias de Cruz Rojaque han potenciado el servicio, además de realizar actividades complementarias, dando un valor añadido a esta prestación.

Las 3.318 atenciones realizadas durante la actual campaña de playas han sido entre el 21 de junio y el 15 de septiembre. La mayor parte de las asistencias han sido de carácter sanitario (2.051), que incluyen atenciones por picaduras, esguinces, luxaciones y erosiones.

Tras las sanitarias, también destaca el número de asistencias sociales (827), entre las que se recogen actividades como el baño adaptado, que permiten a personas con discapacidad el poder disfrutar de un baño seguro en el mar y que sus familiares puedan disponer además de una valiosa ayuda para disfrutar también del descanso. El rescate de personas (263) o la atención a menores extraviados (48) son otras intervenciones de esta atípica temporada de playas.

Bajo la sombra de la COVID-19

La presencia de Cruz Roja en las playas supone un importante valor añadido, el compromiso de la Organización con la seguridad y la calidad en la atención a las personas, porque no se limita a prestar un servicio, sino que va más allá, según explica el responsable de Playas de Cruz Roja, Miguel Ángel Sánchez Arrocha.

«Por ello, ante el actual contexto originado por el COVID-19, nuestro personal ha llevado a cabo otras labores adicionales a su habitual rol de ‘rescates’, como apoyar en ámbitos como la ordenación de las playas, siempre en coordinación con los distintos ayuntamientos», recalca Sánchez Arrocha.

Esta ha sido la principal novedad del Plan de Playas de Cruz Roja, «el rol añadido que han tenido nuestros socorristas y que han podido colaborar en aquellas tareas que permitían contribuir a la seguridad y al buen funcionamiento de la playa», explica el portavoz de Cruz Roja.

Estas nuevas funciones, recogidas en el Plan de Contingencia frente al COVID-19 establecido por Cruz Roja, han convertido de facto al personal de la Organización en ‘agentes de sensibilización frente al virus’, contribuyendo a la difusión de mensajes de prevención, o apoyando en el mantenimiento de la distancia social o de los aforos establecidos en los distintos espacios.

En este nuevo contexto marcado por el COVID-19, cerca de 1.100 profesionales del salvamento (entre socorristas acuáticos, personal sanitario, conductores, etc.) han prestado su servicio en 245 playas del litoral nacional, llegando a realizar un total de 44.000 atenciones.

El Plan de Contingencia de Cruz Roja incorporaba además protocolos específicos de seguridad para el personal de la Organización, así como consejos a la población. «La clave está en el comportamiento de la ciudadanía y en seguir unas pautas básicas como la distancia social, el respeto a los aforos y una adecuada higiene, como el lavado de manos e, insisto, desde este punto de vista, hay que felicitar a todos los ciudadanos», destaca Sánchez Arrocha.

Cambian algunas cosas, pero se mantienen las máximas que Cruz Roja aplica desde hace más de 60 años en las playas en las que presta servicio, prevenir accidentes y salvar vidas, indica el portavoz. «Nuestros equipos de playas ponen mucho énfasis en la prevención para no tener que actuar; nuestra experiencia nos dice que si logramos que las personas mantengan actitudes seguras, evitamos la mayor parte de los riesgos».

Con una dilatada experiencia de más de seis décadas y un amplio despliegue de recursos humanos y materiales, Cruz Roja apuesta además por la innovación tecnológica aplicada a la actividad de salvamento y socorrismo en playas, tanto a nivel preventivo como en el rescate de personas y embarcaciones.

Dispositivos y recursos innovadores han permitido que hoy en día sea una realidad el baño adaptado para las personas con discapacidad, el uso de nuevos dispositivos de rescate o la gestión de la información en tiempo real con aplicaciones para conocer el estado de las playas (banderas, posibles riesgos, etc.). en las que está presente Cruz Roja para velar por la seguridad y la protección de las personas en todo momento.

«El componente medioambiental también es una característica intrínseca de nuestro Programa de Playas; tanto la gestión de los residuos que generamos en nuestra labor diaria en las playas, como la vigilancia y defensa de nuestro entorno, son parte clave de nuestra intervención», apunta Sánchez Arrocha.

El dispositivo de Playas de Cruz Roja cuenta además con las Certificaciones ISO de Calidad y Medio Ambiente.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario