FIRMAS

OPINIÓN | Cortina de putrefacción | Valerio Felipe

En este momento de la historia que nos ha tocado vivir, cuando pensábamos que los logros de nuestros antepasados y los propios habían llegado para quedarse, nos sorprenden arrebatándolos con una pandemia de mentiras y un estado generalizado de shock y confusión que nos han puesto delante de nuestras narices de forma bien orquestada para centrar toda nuestra atención en lo que ocurre en la puerta principal, mientras sin la vigilancia adecuada,
se nos cuela por la puerta trasera el mayor ataque a los derechos y libertades desde la segunda
guerra mundial.

Tanto en la Declaración Universal de los Derechos humanos, en tratados de derecho internacional etc., se recoge un articulado donde se establecen entre otros “Los derechos básicos y las libertades fundamentales son inherentes a todos los seres humanos, inalienables y aplicables en igual medida a todas las personas”.

Bla,bla, bla.

También se habla de la libre reunión derechos civiles. Todos estos derechos son vinculantes para todos los países que los han ratificado. ¿Qué ha ocurrido con todo esto? ¿Dónde están?. ¿Quién los está haciendo desaparecer?. Y… ¿con que finalidad? Esto es lo sustantivo.

Y si no lo entiendes así, te lo haces mirar.

Miren voy a entrar de forma tangencial en lo de las famosas pruebas PCR. Estas pruebas lo que detectan es un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo. Si la prueba detecta ARN del virus el resultado es positivo.

¿Quiere decir esto que usted se va a morir o a entrar en UCI, pues no. La verdad es que no.

En este momento en este país en el que las cifras bailan, dependiendo de quién ponga la música, está bastante claro que un porcentaje “X” muy elevado, ni siquiera se entera de la sintomatología y otros muchos lo hacen de forma
muy leve, siendo una minoría los casos graves o muy graves.

Soy consciente de que muchos de Vds., amigos lectores, no son de ciencias, pero si obviamos lo de los tres primeros meses, donde se cometieron errores a punta pala: en el diagnóstico, en el tratamiento, en causas de la defunción etc…

Que nos digan de verdad, de una puñetera vez (perdonen por lo de vez), ¿ qué porcentaje de personas mueren exactamente por este virus? ¿Por qué tanto interés en retorcer la realidad? ¿Por qué este alarmismo tan
desproporcionado?

Los científicos y médicos saben exactamente qué se puede dar positivo en otras patologías respiratorias; véase tuberculosis y que su organismo no la desarrolle en la piiiii… vida.

Sigan mirando a la puerta principal.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario